Archivos para febrero, 2013

Mi infancia

Publicado: 28 febrero, 2013 en bollo, homosexual, lesbianas, salir del armario
Etiquetas:,

Para ser sincera, recuerdo vagamente como fue mi infancia. A veces veo fotografías e incluso algunos vídeos y me acuerdo solo de algunas cosas.

Somos tres hermanos y yo soy la del medio. De mi infancia junto a mi hermano, que es el mayor, si que recuerdo alguna cosa más, aunque todo detalles. Recuerdo que nos llevábamos fatal, que nos peleábamos por todo. También, que teníamos varios insultos siempre en mente para referirnos el uno al otro y que siempre nos chivábamos a nuestros padres de cualquier cosa que hiciera el otro.

Sin embargo, con mi hermana no tengo tantos recuerdos, y eso que le llevo 3 años y medio. Los recuerdos con ella llegan cuando yo era algo más mayor. Recuerdo ayudarla con los deberes o que jugábamos al básquet, explicándole las normas. Sin embargo, con el tiempo, me surgen más recuerdos que los contaré e el siguiente post.

Recuerdo que era una niña inquieta, nerviosa. Me gustaba leer. Aun conservo el primer carné de la biblioteca. Me acuerdo que mi padre me llevaba alguna vez. Iba, cogía algún cuento, algún comic y me sentaba en esas mesas redondas y leía un poco. Si veía que me iba a gustar, me lo llevaba, siempre me llevaba alguno.

En casa de mis abuelos paternos había una pequeña biblioteca y me acuerdo que había una enciclopedia infantil en la que te explicaba muchísimas cosas, bueno, en verdad, para mí lo explicaba todo. Además era muy gráfica, todo con dibujos y fotografías para que entendieras cada tema.

Se que desde bien pequeña me gustó el deporte. El primero que practiqué fue el futbol. Mis padres se mudaron de casa cuando yo tenía 3 años. En el sitio nuevo había muchos niños de mi edad y de la edad de mi hermano y sin embargo pocas niñas. Comencé a pasar más tiempo con mi hermano, no me quedaba otra. Y ellos solo se dedicaban al futbol, así que yo jugaba con ellos. Este fue el principio de una de mis mayores aficiones.

Recuerdo la casa, mi habitación, el cuarto de baño tan pequeño y a todos nosotros ( cinco que éramos) peleando por entrar. Recuerdo el olor a café en la casa cuando nos levantábamos. En mi casa han sido muy cafeteros, cosa que he heredado yo, y nada más levantarte olía a café recién hecho.

Nosotros vivíamos en una especia de urbanización privada y cerrada. Eso es un regalo para cualquier padre. Nos soltaban en el patio y nosotros jugábamos hasta que desde la ventana nos llamaban y subíamos a casa. Había un pequeño polideportivo y varias zonas verdes. Jugábamos a “Pillar y salvar”, a “Pica-acera”, al “escondite”… La verdad es que nos lo pasábamos bien, éramos bastantes niños.

Recuerdo que me quejaba por todo, no estaba nunca conforme. Desde bien cría, defendía a mis hermanos con todos los argumentos que mi labia me permitía, descolocaba a los profesores, a la familia… Siempre había un ¿Por qué? Todo lo cuestionaba, bueno, todo tampoco, las cosas que no entendía, que no me parecían bien.

Desde bien pequeña me ha gustado respetar a todo el mundo y no me gustaba cuando no lo hacían. Ya sabéis como son  los niños. A los que son algo diferentes por el motivo que sean, les atacan. Y no se muy bien por qué, supongo que por mis padres, yo les defendía. Así que muchos de mis amigos de la infancia son los que en esa época eran gorditos, con gafas, con aparato en los dientes…. En fin.

Recuerdo que era buena estudiante. Me gustaba el colegio y también hacer los deberes. Cuando salía del colegio, mi padre me esperaba en la puerta y siempre me compraba algún dulce. Una vez en casa se sentaba conmigo en la mesa camilla y me ayudaba con los deberes, me corregía faltas de ortografía… Aunque cuando crecí un poco más, dejó de hacer eso. No se muy bien por qué.

La primera actividad extraescolar a la que me apuntaron mis padres fue Kárate. Mi padre siempre me decía que tenía que saber defenderme. También me dijo cuando me hice más mayor que además de defenderme que me dedicara a lo que me dedicara que no dependiera jamás de nadie, que pudiera ser totalmente independiente.

El kárate me gustaba, disfrutaba mucho practicándolo. Mi hermano y mi primo también estaban apuntados, así que allí nos plantábamos los tres.

Y pocas cosas más recuerdo. A veces, al ver una foto…Recuerdo el momento en que se tomó esa foto, aunque antes no lo había recordado.

El siguiente post irá de cuando crecí un poco.

Un saludo, muac

Feliz Lunes

Publicado: 25 febrero, 2013 en bollo, homosexual, lesbianas, salir del armario
Etiquetas:, ,

Hoy comienza una nueva semana, un nuevo lunes y ya el último de febrero. No se que me pasa últimamente, bueno, desde hace ya algún tiempo, que desprendo positividad por allá por donde voy. No me importa que sea lunes, para mí lo importante es que es un día nuevo, un día nuevo que quiero disfrutar, 24 horas más que poder vivir, que poder recordar, de las que poder aprender. Creo, que si tu te enfrentas a tu vida de manera positiva tienes un alto porcentaje de ser feliz, de sonreir a diario. De nada vale levantarse y quejarse de todo, porque eso no te reporta nada bueno, sino todo lo contrario.

Hoy me toca ir a trabajar en el turno de tarde y aun así me he levantado a las 7 de la mañana. Estaba sola en la cama, porque mi chica ya se había ido a trabajar. Hoy no la veré hasta la noche, me fastidia, pero no puedo hacer nada más que escribirle un mensaje y darle los buenos días.

Me he puesto en plan maruja y he recogido la casa. A las 8 ya iba de camino al gimnasio. Parece una tontería, pero cuando voy al gym aunque vengo cansada…vuelvo con las pilas renovadas. Da igual que haga más o menos, el caso es que me hace sentir viva, con ganas de seguir. Así que después de una ducha caliente que me ha relajado muchísimo y un desayuno ejemplar, me he puesto a estudiar.

Así que, ahora me voy a preparar, me voy a ir a trabajar y hasta la noche no volveré a casa. Solo deciros eso, que os enfrentéis a la vida con una sonrisa, viendo el vaso siempre medio lleno, porque… ¿De qué sirve lo contrario?

Feliz lunes 🙂

Un saludo, muack

La sorpresa

Publicado: 23 febrero, 2013 en bollo, homosexual, lesbianas, salir del armario
Etiquetas:,

/>Ya os comenté en la entrada anterior que había sido nuestro aniversario. Le quise sorprender con algo diferente. Llevamos un tiempo un poco estresadas, el día a día, la vida en sí, el trabajo, algunos problemas familiares… Y siempre estábamos comentando: “Necesitamos unas vacaciones”. Pero claro, para la época vacacional, aun falta un poco.
Así que pensando en qué podía hacer para nuestro aniversario, se me ocurrió que la podía llevar “lejos” de Barcelona, salir un poco de la monotonía. Pero aunque parece algo fácil, no lo es tanto.
Nuestro aniversario caía en martes. Yo tengo la gran “suerte” de que trabajo a turnos y puedo trabajar cualquier día de la semana y a cualquier hora, vamos, una joya a la hora de planear una escapada.
Ella libra los jueves… Así que tampoco me valía de nada. Hablé con su jefe y le pedí que si podía cambiar el día de fiesta del jueves al martes, que era nuestro aniversario y tenía una sorpresa para ella…El jefe, que por cierto, es un encanto, me dijo que por supuesto, que no había problema. Hablé con el mio y le pedí librar el martes. Así que, el lunes trabajamos las dos por la mañana. Yo llego a casa sobre las 14,15 y ella sobre las 14,40. Así que llegué, hice la maleta, metí todo lo indispensable para pasar una noche fuera. Preparé la comida, y cuando llegó no se dio cuenta de nada, comimos tranquilamente.
Me dijo que se iba a duchar en un momento, momento que aproveché yo para bajar la maleta al coche. Cuando salió, le dije que se preparara, que habíamos quedado.
Nos montamos en el coche, y fuímos viendo desaparecer Barcelona, ella incrédula… No hacía más que preguntarme qué a dónde ibamos, qué dónde habíamos quedado… Que nos alejábamos demasiado.
La entretuve como pude contándole mil historias, hasta que aparqué el coche en el mismo paseo marítimo de Sitges, en la puerta de un hotel en primera línea de playa, con unas vistas…increíbles. No os podéis imaginar la cara que se le quedó. Le dí un beso y le dije “vamos”. Al entrar en la recepción su cara era una mezcla de mil emociones, y cada una de ellas más bonita. Le dí a la chica de recepción el papel de mi reserva, y ella contestó ” Ah, las chicas de la Suite”… Qué bien sienta eso, aunque sea una vez en la vida.
La habitación no era grande… Era como todo mi piso de Barcelona. La cama… Increíblemente grande. Tenía un salón, un recibidor, no se cuántos sofás repartidos por la estancia, dos vestidores ( DOS ) y tres balcones orientados al mar, a la playa, a la Iglesia. Desde la cama ( La gran cama) se veía y se escuchaba el mar…
También había reservado en uno de sus restaurantes favoritos, que cómo en la mayoría de los casos, hay mil franquicias por todos los sitios. Hablo del Tagliatella, un italiano que le encanta. Así que dimos un paseo por la playa, por la zona de la iglesia, por todas las calles estrechas… Y me la llevé a cenar… Cuando vio el restaurante…
Fue solo la noche del lunes al martes, porque por temas de trabajo no podíamos estar más tiempo. Pero fue increíble.

Vistas desde la terrazaPlayaSitges

Nuestro aniversario

Publicado: 23 febrero, 2013 en bollo, homosexual, lesbianas, salir del armario

Quiero dedicar este post a mi chica.

Hace cerca de un mes, fue nuestro aniversario, y quería decirte unas cositas. Cómo se que de vez en cuando te dejas caer por aquí y lo lees ( y me comes a besos, también ) aquí queda.

Antes de conocerte, no era la misma persona que soy ahora. Tenía los mismos valores, los mismos sueños, muchos de los amigos que tengo ahora, la misma risa tonta… Pero también tenía infinidad de miedos, de dudas, baja autoestima…. En fin, podría decir varias cosas más.

Por una cosa o por otra, el “mundo” siempre me ha enseñado o me ha dado a entender que no valgo para muchas cosas, que era mejor que me rindiese, porque lo único que iba a conseguir es perder el tiempo, la paciencia y pasarme varios días un poco decaida. Por eso nunca he tenido el valor suficiente de apostar por mí, por mis sueños, por lo que me gusta, me llena y me hace feliz.

El “mundo” también me “ha obligado” a no valorarme. A no ver en mí, nada bueno. Siempre había alguien que intentaba echar por tierra lo que yo había conseguido. Porque a pesar de todo lo que me ha pasado, lo que he tenido que aguantar, he tenido la suerte de que soy bastante optimista y a la par que caía, ya me estaba levantando. Pero estas cosas, poco a poco, van haciendo mella, van dejando su huella, por supuesto.

Pero entonces te conocí, te conocí de la manera más tonta, de la misma manera que me enamoré. Así deberían ser las cosas, fáciles, imprevistas, pero preciosas.

Desde que estoy contigo he hecho frente a mis sueños y mis miedos. Yo quiero hacer “Esto”…porque me gusta, me hace ilusión… Pero tengo miedo de fracasar, de hacerlo mal… ¿Y por qué va a salir mal? … Es cierto, ¿por qué va a salir mal? Pues gracias a tí, estoy estudiando, estoy en la radio, estoy saliendo todos los días a comerme el mundo, conduzco una moto, viajo… Es todo por tí, es todo gracias a tí.

En estos cuatro años ¿Cuántos días nos hemos separado? Pues… no los tengo contados, pero yo creo, que como mucho hemos estado 15 días sin vernos. Siempre que me he tenido que ir a casa por cosas no demasiado buenas y tu no has podido acompañarme. Pero siempre estamos juntas. Yo no me imagino de otra manera.

Vivimos juntas, compartimos los mismo amigos, por lo que, si quedamos para tomar un café, cenar o salir con amigos, siempre vamos las dos. Puede parecer empalagoso, igual hace cuatro años os hubiera dicho que sí, pero hoy en día, te aseguro que no. Yo estoy encantada, no lo cambio por nada, de verdad que no. Y además, después de pasar todo el día juntas, cuando acaba el día y nos metemos en la cama, continuamos hablando. Eres, sin duda, la mejor amiga que he tenido jamás. Ya sabes que soy bastante “hermética”. No me gusta mucho comentar mis cosas, mis sentimientos, mis pensamientos… Y ¿contigo? Pues te lo cuento todo, sin que me saques información con un sacacorchos.

Así que gracias por cambiar mi vida, por cambiarme a mí y por hacerme tan feliz, a tu lado, se que todo es posible. Te quiero.

Hola a todas, por fin estoy de nuevo por aquí. He tenido unos meses un poco estresantes, porque he tenido muchas cosas que hacer y de las que preocuparme, pero estoy por aquí, os leo, de verdad.

Este tiempo ha sido tiempo de visitas, es lo que tiene vivir a 800km de casa, que la familia me echa de menos ( yo más ) y vienen a verme.

Ha venido mi hermana una semana a verme. Estaba un poco preocupada y ha decidido darse “una semana tranquila”. Y yo encantada de tenerla cerca, además, es la pequeña de los tres, ya sabéis, la mimada, la consentida y a la que más cuidamos. Pero lo hacemos con todo el cariño del mundo.

Me encanta tener gente en casa, preparar la habitación de invitados, ir a hacer la compra para tener las cosas que les gustan, preparar miles de planes para el tiempo que estén aquí. Aunque mi familia ha venido tantas veces a verme a Barcelona, que ya lo han visto todo. Pero ¿ Quién no volvería a ver la Sagrada Familia? o ¿Quién no volvería a darse un paseo por el parque Güell, el borne, el centro? Y más cuando vienes de una ciudad pequeña y del interior. Así que me la llevé a la playa a comer, que viera el mar, que eso reconforta a todo el mundo.

También ha sido época de exámenes. Tenía tres exámenes en febrero, pero me he visto tan sobrepasada por todo… que al final solo me presenté a uno. Más vale pájaro en mano que ciento y volando. Pero bueno, no me puedo quejar. Estudio por hobby, por decirlo de alguna manera… Y entre el trabajo, mi vida social, mi familia, mis obligaciones en casa… A veces cuesta un poco.

Ya os comenté lo de la radio bollo de las chicas del andamio de enfrente. Pues mirad, de vez en cuando hago alguna emisión. Me lo preparo mucho y comento cosas que a mí me han llamado la atención, que me han cabreado, que a pesar del tiempo, no logro entender. En el último programa hablé de Stonewall, del origen del día del orgullo gay, de la bandera del arco iris… Estuvo entretenido. Si alguna de vosotras quiere escucharla, entrar en www.elandamio.org y en el apartado de radio tenéis el enlace. Yo pondré uno en el blog, pero eso me lo tiene que hacer la niña, que yo no se…

Me he creado una cuenta de correo a propósito de la radio, así que si alguna quiere mandarme algún relato, cuento, poesía, pedir alguna canción, dedicarla…. Ya sabéis.

Blogentendemos@hotmail.es

Un saludo, muac