Mi adolescencia

Publicado: 4 marzo, 2013 en bollo, homosexual, lesbianas, salir del armario
Etiquetas:, , , , ,

La verdad es que mi adolescencia no fue muy fácil, aunque ahora, con 27 años, miro atrás y pienso que en verdad no fue tan mala. Suele pasar.

Os pongo en antecedentes. Por esta época mis padres se pasaban todos los días peleados, y si estaban bien, poco les duraba. Yo creo que en verdad se pasaron toda la vida así, lo que pasa que de lo anterior yo no me acuerdo.  A veces se pasaban dos meses sin hablarse, así que imaginaros el panorama de mi casa. Al no hablarse ellos, al final lo pagaban todo con nosotros. Después lo arreglaban y se pasaban unos cuantos meses bien, hasta que volvían. Nunca sabías la situación que ibas a encontrar en casa.

Mi hermano, que es el mayor, era el que cuidaba de nosotras cuando pasaba esto. A veces venía a nuestro cuarto o se llevaba a mi hermana pequeña al suyo. Mi hermana, la pequeña lo pasó muy mal. Mientras desde el salón se oían gritos, mi hermana lloraba. Recuerdo que yo al principio también lloraba cada vez que les veía discutir, pero llegó un día en que no lo hice. Estábamos tan acostumbrados a oír voces, que era como algo normal. No me malinterpretéis, las discusiones no pasaban de cuatro voces, todo quedaba ahí.

Por esta época yo ya estaba sintiendo cosas, cosas diferentes a las que sentían mis amigas, pero no tenía con quien hablarlo, a quién dirigirme. No sabía qué hacer. No conocía a nadie que fuera homosexual.

Por aquel entonces yo tenía una “mejor amiga” en el colegio. Ella salía ya con un chico, un amigo mio. Nos hicimos amigas enseguida, nada más que llegó nueva al colegio. Lo pasábamos muy bien juntas. Así que un día se lo conté. Recuerdo contárselo entre lágrimas. No se que había pasado antes, ni que pasó después, pero de lo que sí me acuerdo fue de lo que me dijo : “Eso es lo peor que te puede pasar, es peor que un cáncer”…. Así, a bocajarro… Me dejó muy descolocada. Yo iba ya bastante preocupada, bastante asustada, y mi mejor amiga, que por cierto era un año mayor que yo, me decía eso. ¿Qué debía de hacer entonces? Me asusté y además estaba sola.

Con mis padres no podía hablar de nada de esto. No me llevaba mal con ellos, pero tampoco bien. Era una relación extraña. Quiero decir, cuando estaban de buenas…Bien, pero no teníamos confianza, no hablábamos de nada personal. Y cuando estaban de malas todo les parecía mal, así que yo prefería no hablar, no decir, no contar.

Me refugié en los libros, en escribir, en la música. Siempre me había gustado leer, pero en esa época devoraba los libros. Había una cafetería cerca de mi casa, que tenía mesas muy grandes y entraba muchísima claridad. Me escapaba allí, con mi cuaderno de pasta rojo, un libro, la música y me tomaba un café o dos… Y escribía, me desahogaba, interpretaba las canciones que escuchaba… Después volvía a casa, dejaba todo guardado y me iba con mis “amigas” y cómo que no hubiera pasado nada. Fingiendo, todo el día fingiendo.

Por aquella época mis amigas y yo salíamos a una discoteca “Teenager sesión” … Ya sabéis. Y hacíamos botellón en un parque cercano. Imaginar el panorama. La disco abría a las 18 y cerraba a las 22. Pues a las 17 o así ya estábamos haciendo botellón. Comprábamos calimocho para un montón de gente, es decir, que en verdad, bebíamos dos vasos como mucho… Pero en fin, hacíamos botellón. Esos días disfruté, disfruté mucho. Guardo buenos recuerdos de esa discoteca, de la gente con la que iba, de las peleas más tontas que surgían.

Las que íbamos siempre éramos tres, mi mejor amiga, a la que le había confesado lo mio y otra chica, la llamaremos A. Luego, si había suerte, venían muchos más.

Al año siguiente, el primer día de colegio, estábamos todas en la puerta, fumando un cigarro ( sí, éramos muy malas) apareció alguien… Alguien que me cambió. Digamos… M.

Era la chica nueva, mayor, había repetido dos cursos. Un estilo hippy, segura de sí misma, guapa, muy guapa, con unos ojos verdes…increíbles y una voz… Todos la miraban, todos y yo.

La pusieron en mi clase, y cómo nos ordenaron por orden alfabético la sentaron a mi derecha. Estaba perdida. Con el paso del tiempo nos hicimos amigas, muy buenas amigas. Pero la chica que era mi mejor amiga no lo veía con buenos ojos, no se si eran celos o simplemente estaba entendiendo que me gustaba, que me estaba pillando.

El tutor creó un grupo de debate e hizo dos grupos. Para mi suerte o mala suerte, nos puso en el mismo equipo. Nos mencionaba temas que nosotras teníamos que debatir, defender o atacar, estuvieras a favor o en contra. El tutor decía que para poder defender cualquier tema, tenías que poder atacarlo, conocer todos los detalles. Estos debates nos subían la media, así que la gente se esforzaba mucho. Cada vez que nos mandaba un tema, ella y yo nos repartíamos el material, lo sacábamos de casa y quedábamos para tomar un café y compartir lo que teníamos, para empezar a forjar los argumentos. Compartíamos muchas tardes de cafés, de risas, de argumentos a favor o en contra de la pena de muerte… Fueron buenas tardes.

Nos dimos el número de móvil, el número del fijo. Nos escribíamos, nos llamábamos, compartíamos cigarrillos a escondidas en el recreo…

En la época de exámenes recuerdo que me pasaba casi media noche estudiando, pero al día siguiente cuando llegaba a clase, ella me daba una carta. Cómo también se había quedado estudiando, había aprovechado para escribirme. Eran cartas muy graciosas. Así, poco a poco fuimos forjando una buena relación, hasta que un día, no se cómo me armé de valor, que se me pasó por la cabeza, pero se lo dije, le dije que me gustaba, que no sabía cómo había pasado, que no sabía muy bien que significaba, pero había pasado. No pasó nunca nada, pero ella me tranquilizó, me dijo que no pasaba nada, que era de lo más normal. Que ella no sentía lo mismo que yo, pero que seguiría a mi lado siempre y cuando yo quisiera… Fue la primera vez que me sentí…Bien.

Acabé la ESO sin ningún problema. Los estudios se me daban bien, no es que fuese la estudiante del mes, pero lo sacaba bien. Era la hora de ir al instituto. Aquí, aunque parezca una utopía empecé a disfrutar de los estudios. Yo soy de letras, desde pequeña. Y eso de tener como asignaturas Historia de España, Historia del arte, Historia de la filosofía, Latín, Griego lenguaje…. Y como optativa pude coger literatura. Imaginaros en clase de literatura…¿qué tenemos que hacer? Y el profesor nos decía leer mucho y hacer trabajos. Pensé, esto es increíble, me van a avaluar por algo que hago todos los días.

El instituto era diferente, los profesores y los trabajadores pasaban de ti. Tu entrabas y salías cuando quisieras, nadie te preguntaba, nadie te decía nada.

Recuerdo la primera vez que falté a una clase. Fue a la clase de griego. Mi mejor amiga y yo no teníamos ganas de ir, así que nos fuimos a un parque cercano y nos sentamos en la hierba. Estábamos las dos eufóricas. Habíamos faltado a clase para ir a sentarnos a un parque…increíble. Aunque como podéis imaginaros, no fue la última.

Por esta época mi hermano se fue de casa para estudiar fuera. Recuerdo cuando se fue. Él se fue bien, contento, sabiendo que comenzaba una nueva vida, a pesar de que se que nos iba a echar mucho de menos. Nosotras, mi hermana y yo, si que le echamos de menos. Por esta época, la relación que teníamos con mi hermano no era la mejor del mundo, pero mi hermano no dejaba nunca que nos pasara nada. Nos protegía de todo, se preocupaba de todo. Aunque luego viniera y se metiera contigo, o te hiciera bromas. Siempre estaba pendiente de que estuviéramos bien. Nadie nos ha protegido nunca como mi hermano.

Cada vez que pasaba cualquier cosa, le llamábamos al móvil, le teníamos informado de todo.

Otro día sigo explicando más cosas, porque esto no se acaba aquí, ni mucho menos.

Mil gracias a tod@s los que os pasáis por aquí, de verdad.

Un saludo, muac

 

Anuncios
comentarios
  1. Me he quedao como en ascuas…espero q la continuacion salga ya!! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s