Ser, estar y existir.

Publicado: 6 enero, 2014 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Gracias por existir, por ser y por estar. Gracias por venir, por quedarte y por no sucumbir. Gracias por luchar con armas, sin armas, con piedras o con tu valentía por bandera. Gracias por empujarme hacia adelante, hacia el mañana, hacia el futuro, hacia un mundo mejor, eso seguro. Gracias por enseñarme a creer, por implantarme la fe, por mirar al cielo y llegar a comprender que el mundo tiene mil planes para mí, para ti, para las dos juntas, mujer, mi mujer. Gracias por enseñarme a mirar con los ojos cerrados, a quitarme las gafas de cerca y ver tan claro como nunca antes lo había hecho, por enseñarme que no hay más ciego que el que no quiere ver, ni más infeliz que el que se olvidó de sonreír, del que teme oír su carcajada arrastrada por el viento… Gracias por enseñar como mirarme. Gracias por enseñar como verme. Yo que no hacía más que mirar hacia atrás, como si el sol del mediodía estuviera en lo más alto y la sombra que proyectara fuera tan alargada que diera miedo… Yo que solo miraba hacia atrás por si me perseguía mis demonios, mis miedos, mis porqués y mis peros. Gracias por estar a mi lado y conocerme. Gracias por escuchar cada historia que te cuento, cada anhelo del que me quejo, cada sueño que a tu lado veo más certero, más claro, más cercano. Gracias por dejar conocerme, gracias por dejar que me muestre sin titubeos, sin dudas y sin ningún terciopelo que suavice algún defecto, alguna carencia, alguna… ¡Qué se yo! Gracias de todo corazón, porque a tu lado soy yo, a tu lado soy plenamente yo, con mis miles de manías, con toda mi ironía, con todo mi humor esperando en cada frase, en cada esquina, con todas mis ganas de hacerte mía o de que tu me hagas tuya. Gracias porque a tu lado he aprendido a querer, nada de palabras vacías al finalizar un mensaje, una carta o una nota entre clase y clase. A querer de verdad, a querer del resto de mi vida, a querer tu compañía frente a mi persona, a querer tus besos de madrugada y bien temprano, a querer tus conversaciones entre sábanas revueltas y labios insaciables de besos, a querer de impaciencia por llegar a casa, de impaciencia por verte, a impaciencia por recibir un mensaje, impaciencia porque te despiertes y me des los buenos días, a impaciencia por vivir cada segundo de cada minuto junto a ti, a ese querer me refiero. A ese querer que entendemos tú y yo, a ese querer que es tan nuestro, que nadie llegará a comprender lo grande que es, que nadie entenderá lo bonito que es, que nadie entenderá que una cosa así, nos de la vida…

Así que gracias, mi vida.  Por quererme y por dejar que te quiera, aunque eso es tan fácil… Gracias mi vida, por estar, por existir y por ser. Porque yo solo se estar contigo, solo existo contigo y solo soy contigo. Gracias.

Anuncios
comentarios
  1. maricarmen dice:

    Simplemente bello!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s