Hoy tengo una cita con la mujer más maravillosa del mundo.

Hay tantas cosas que tenemos que celebrar, que no podía pasar de esta noche. Así que, me llevo a la chica más maravillosa del mundo a cenar. Tenemos reserva en un céntrico restaurante donde podremos disfrutar de un suculento menú y brindar con una buena botella de vino.

Ha sido una semana llena de emocione y de noticias buenas, no queríamos dejar pasar la oportunidad de salir y celebrarlo, brindar y reír, rendirnos ante la suerte o ante su sonrisa, que me hará caer antes, seguro.

Esta semana envié el contrato firmado. ¡Uf! Ya está, enviado y mi copia guardada, a buen recaudo. Fue una sensación extraña firmar esos folios, ver mi firma plasmada debajo de “AUTORA”. Ni en mis mejores sueños hubiera podido imaginar algo así… Fue una firma especial. Cogí el bolígrafo y puse la punta justo donde tenía que esbozar la firma, mientras miraba fijamente el papel, mi chica me preguntó que si todo estaba bien, que si había algún problema… No, respondí yo. Pero era un momento tan importante, tan trascendental para mí, que necesitaba coger aire y disfrutarlo un poco, hacer ese momento mío, pero mío de verdad y para siempre.

Hemos tenido una semana de locas con muchísimo curro y demás obligaciones, por lo que la celebración se ha ido retrasando, retrasando y retrasando… Hace una semana que me llegó la carta y hace tres días que yo respondí a esa carta… Hoy podremos celebrarlo, las dos.

Pero es que, por si esto fuera poco, esta semana me entero que otro de los proyectos con los que estoy colaborando y del que pronto podréis conocer más cosas… Va viento en popa y a toda vela… Porque ha sido seleccionado… Pero hasta ahí puedo escribir. Espero que pronto, muy pronto, pueda decir más cosas y hablaros de ese proyecto con el que estoy también muy ilusionada, muchísimo. Ha sido una semana redonda.

Me hace mucha ilusión salir esta noche a salir y poder celebrarlo con ella, porque sin duda alguna, ella es mi alpha y mi omega. Porque ella fue la que me animó a escribir, ella fue la que me animó a continuar, ella es la protagonista de todas mis historias, ella es la dueña de mi blog, ella es la que hace que estos dedos tecleen más rápido, imaginen más cosas, sueñen imposibles y compongan guiones. Ella es el principio y el final. Ella es la causante de que esta noche tengamos una cena.

Así que, me voy a poner todo lo guapa que pueda, con mis mejores galas y mi mejor sonrisa, y nos vamos a ir a cenar y a brindar. A celebrar la vida, a brindar por ella y dejarnos embrujar. Porque la vida en general debería de ser celebrada. Sea en casa o en un restaurante, siempre hay algo que celebrar, siempre hay algo por lo que brindar, siempre hay algo por lo que luchar y siempre hay algo que decir. Yo celebro mi vida contigo y brindo porque haya muchas más noches como esta, con o sin noticias súper interesantes por las que brindar porque el motivo principal estará sentada en frente de mí.

Gracias cariño por darme tanto, por darme todo. Gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s