Archivos para abril, 2014

Sin duda, el mejor regalo que pueden hacerte tus padres, es un hermano. Mis padres, por suerte para mí, han sido generosos en ese aspecto y me han regalado dos, dos maravillosos hermanos y amigos. Mis padres lo han hecho muy bien, porque no podían regalarme nada mejor.

Cuando yo tenía tres años y medio llegó al mundo mi hermana, la niña pequeña que todos cuidaríamos y mimaríamos, sin saber que sería la que más rápido crecería. Mi hermana creció siendo una niña tímida, una niña callada y reservada, aunque con un gran sentido del humor que compartía con todo aquel que estuviera en su vida. Mi hermana creció siendo la gran compañera de habitación a la que contarle todas las confidencias y preocupaciones. Mi hermana creció, sin saber que, de alguna manera, le debo parte de lo que soy…

Hoy hace veinticinco años de la llegada al mundo de esa niña… Un cuarto de siglo desde que por fin la tuvimos entre nosotros. Hoy es su día, su cumpleaños…

Mi hermana ha sido mi confesora en tantísimas situaciones… Siempre está ahí, para apoyarme, para reírse de mis paranoias, para ayudarme en todo lo que esté a su alcance. Siempre me llama cuando lo necesito, siempre me escribe, siempre se preocupa…

Porque un hermano es sin duda, el primer amigo que puedes tener  y en mi caso, así fue. Compartir habitación con ella ha sido lo mejor que me ha pasado. Porque en una habitación como esa, con dos niñas adolescentes, las emociones iban y venían demasiado rápido.

Es cierto que el mejor regalo que pueden hacerte tus padres es un hermano. Pero no es menos cierto, que el mejor regalo que puede hacerte un hermano es un sobrino. Y yo, vuelvo a estar de enhorabuena… Mi hermana me ha dado a mi niña, a mi sobrina y ahijada…

Mi hermana no solo me ha dado motivos para luchar y para continuar, charlas para subirme el ánimo y la autoestima, me ha dado un hombro en el que llorar y una mano a la que agarrarme cuando he caído… Pero también me ha dado una sobrina de ojos despiertos y mirada penetrante. Me ha dado el mejor regalo, el que no esperaba, el que no sabía qué me iba a hacer tan especial. Eres genial, hermana.

Así que, sopla las velas de esa maravillosa tarta y piensa que este año, es el tuyo… Así que a exprimir los días y las horas, y a ser muy feliz, aunque felicidad tienes a raudales.

Te quiero, hermana.

 

Anuncios

Las semanas pasan volando, atropellando casi a los días, que con su juventud y su inocencia, se pasean. El tiempo vuela, el tiempo tiene alas y las despliega, arrancando las hojas al calendario, arrancando las horas al reloj, arrancándote una sonrisa…

Algunos dicen que lo más caro del mundo es un diamante… Otros dicen que es el oro… Otros dicen que es una propiedad en una gran ciudad… No tienen ni idea de la vida… Lo más valioso es el tiempo, lo tengo claro.

El tiempo ni se vende ni se compra, el tiempo no puede cambiarse por cualquier otro objeto, el tiempo no se detiene, no corre, no vuelve hacia atrás… El tiempo es el tiempo. Es eso que jamás podrás controlar perfectamente, es eso que te da la vida y que te la quita, el tiempo no es solo lo que marca tu reloj de pulsera, es lo que marca tu vida.

El tiempo me ha enseñado que la vida jamás es lo que te esperas, que siempre guarda un as en la manga, que siempre juega con ventaja… El tiempo me ha enseñado a que es más importante mirar hacia delante que hacia atrás. El tiempo me ha enseñado que una sonrisa, puede ser lo más cálido del mundo y que un abrazo, puede ser el único abrigo en un invierno frio.

El tiempo borra huellas y borra heridas, pero jamás dejes que borre una sonrisa o un buen día… El tiempo es quien realmente pone a cada uno en su sitio y creo que yo ya he encontrado el mío…

El tiempo pasa tan deprisa, que a veces asusta… Por eso hay que estar ahí, al pie del cañón, para hacer que todas las horas del día cuenten, que todas las horas del día tengan su momento, tengan su sonrisa y valgan la pena.

El tiempo pasa tan deprisa, que sin darme cuenta ya han pasado ocho semanas desde que nos alegraste la vida a todos. Ocho semanas que hemos pasado mirándote y queriéndote, aunque tu aun, no te das cuenta. Ocho semanas de noches sin dormir y de llantos. Ocho semanas de risas incontroladas y felicidad plena a la hora de dormir… Merece la pena.

Es increíble lo que el tiempo ha hecho contigo, cariño. Es increíble lo que el tiempo ha hecho con todos nosotros. Nos has cambiado la vida… No sabes hasta qué punto.

Puedo pasarme horas mirándote, mientras te doy algún beso o te canto alguna canción… Puedo pasarme el día revisando las fotos del móvil. Puedo pasarme el día entero hablando de ti… Eres, sin duda, el mejor regalo que mi hermana podía darme.

¿Os ha pasado alguna vez, que sientes que pierdes la fe en el mundo? Eso es lo que he sentido yo esta semana… Que pierdo la fe en el mundo, en nosotros mismos, en las generaciones que nos sustituirán y por las generaciones que comienzan a apagarse…

Ha salido a la luz esta semana que en Irak quieren legalizar la pedofilia… Y a mí se me ha caído el mundo encima, con la fe, con la esperanza en que todas las cosas van evolucionando y por suerte, cambiando… Nada ha cambiado, todo sigue igual, vamos hacia atrás, como los cangrejos.

¿Cómo es posible que se piense en la simple hecho de legalizar la pedofilia? ¿Nos estamos volviendo locos?

No… Siempre podemos estar un poco más locos… También quieren aprobar el derecho de los varones a VIOLAR a sus mujeres cuando ellas no quieran tener relaciones con ellos. Va a ser legal violar a una niña de 8 o 9 años… Legal… ¿Cómo puede ser legal arrebatar a alguien su inocencia y su vida? Eso jamás podrá ser legal…

Ellos se justifican y se amparan en su religión. Su propio profeta se casó con una niña de 9 años, con la que inició relaciones tres años antes. Si el profeta al que siguen y veneran, consentía y disfrutaba de la pedofilia, ¿Cómo no lo van a hacer sus seguidores?

Pensé que el mundo no podía ir peor, que nada era más importante que los niños, su inocencia y su vida. Pensé que ya había visto e imaginado demasiadas cosas… Entonces una noticia me devolvió a este mundo…

Una niña yemení muere por lesiones y por una hemorragia interna en su noche de bodas… ¿Cómo es posible que tu marido te cause esas lesiones y esa hemorragia interna en tu noche de bodas? ¿Cómo es posible que un hombre de 40 años le haga pasar por todo esto a una niña de 9 años? ¿Cómo es posible que el resto del mundo contemple esta noticia (y las que desgraciadamente no saldrán a la luz) y nos lamentemos desde nuestros sofás, mientras no hacemos nada, porque la mayoría no podemos? ¿Cómo es posible que este tío, este hombre, pueda dormir por las noches después de lo que ha hecho, cuando a mí me ha dejado sin sueño?

Eso es lo que vale ser mujer en países como Irak… No vale nada, cuando la mujer lo vale todo. De poco me sirve mi libertad y mis derechos en un país como España, si día a día tengo que ver por las noticias cómo las mujeres de otros países luchan cada día por sobrevivir, por no ser violadas en la entrada de una universidad por ir a estudiar en vaqueros, por conducir coches, por querer salir a la calle, por querer a una persona de su mismo sexo, por querer entrar en un banco, por no saber cocinar o no querer, por no querer mantener relaciones sexuales…

Creo que  Al Maliki, que es la cabeza pensante que ha propuesto legalizar la pedofilia, lo único que intenta es legalizar el violar a niñas menores de 9 años. Sé que suena muy duro, sé que suena muy fuerte y lo estoy escribiendo y me está entrando una mala leche… Pero creo que lo único que pretende es que sea legal poder tener relaciones sexuales con niñas y así, cubrirse las espaldas…

¡Qué asco!