Nos pasamos la vida, pasando de la vida.

Publicado: 6 julio, 2014 en bollo, homosexual

A veces tengo la sensación de que el mundo se ha vuelto loco y que los cambios suceden sin ninguna demora. Lo mismo da que sea hacia delante o hacia atrás, el casi es cambiar y no parar, no detenerse, no dejarte reaccionar o pensar… Todo es tan rápido, todo sucede tan veloz, que a veces tengo la sensación de que me mareo…
Es cierto que la vida pasa sin miramientos, que los días se suceden como se suceden las horas, rápidamente. Nadie se para a pensar o a mirar la vida pasar… Nadie valora el tiempo, los segundos, el movimiento de las agujas. A veces tenemos tanta prisa, tanto trabajo, tanta desgana… Que dejamos de ver lo que tenemos enfrente, lo que nos hace reír y lo que nos hace llorar, lo que nos hace dormir plácidamente, la biodramina que detiene el mareo que provoca el ritmo de la propia vida… ¿Qué nos ha pasado?
Nos pasamos toda la semana deseando que llegue el viernes. Nos pasamos todo el invierno deseando que acabe el frio. Nos pasamos todo julio deseando que llegue agosto, para poder irnos de vacaciones. Nos pasamos todas las mañanas deseando que lleguen las tardes, para descansar. Nos pasamos la vida… pasando de la vida.
No nos damos cuenta, pero nuestra vida tiene fecha de caducidad. No sabemos cuándo será y deseamos que sea dentro de mucho, por supuesto. Pero caduca, no lo olvidemos. Entonces, ¿por qué pasarnos todos los días deseando que pase el tiempo, cuando lo único que no podemos reemplazar o alargar es precisamente eso?
Lo que pasa entre lo que estamos viviendo y lo que queremos vivir en ese momento, sigue siendo vida, siguen siendo los minutos de nuestra cuenta personal. No los malgastemos.
Así que, mientras siga teniendo minutos en mi reloj de arena particular, prometo reír a carcajadas, hasta despertar a los vecinos. Llorar sin miedo, sin temor o pudor a que alguien pueda verme o pueda juzgarme. Prometo vivir a mi manera, de la única que se y que por supuesto, me hace inmensamente feliz. Prometo darte los mejores momentos de tu vida y no descuidar un martes, por el mero hecho de que está muy lejos del viernes. Prometo brindar contigo uno, dos o tres veces por semana mientras nos susurramos cosas que solo tú y yo lograríamos entender. Prometo buscar planes alternativos siempre, para que jamás nos falte algo que hacer. Prometo abrazarte todas las noches antes de dormirme, mientras te aparto el pelo y te beso. Prometo que jamás te dejaré llorar, al no ser que sea de felicidad. Prometo viajes, muchos viajes, me da igual que sea empujando una maleta de ruedas o con una mochila a la espalda. Prometo hacerte sentir la mujer más especial, más bonita y más deseada cada día, porque así me haces sentir tú a mí. Prometo mil entradas al blog explicando la suerte que tengo de tenerte a mi lado. Prometo cafés con confesiones y confesiones con cafés. Prometo besos robados en todos los ascensores en los que montemos. Prometo chistes malos a diario. Prometo acompañarte siempre que pueda a donde quiera que tengas que ir. Prometo mi vida junto a ti. Prometo gastar la batería de mi móvil hablando contigo. Prometo tener fotografías de todo lo que hagamos. Prometo recordar, sentarme frente a ti y recordar. Prometo sacarte a cenar y dejar que me saques. Prometo que disfrutaremos de buenas películas, acomodadas en nuestro sofá, mientras nos abrazamos. Prometo mirarte, aunque tú no te percates de ello. Prometo escribirte siempre, aunque esas letras aguarden en un cajón. Prometo ser tu hombro, si algún día lo necesitas. Prometo ser tu amiga, ser tu amante, ser tu compañera y estar a tu lado, siempre. Prometo sentarme contigo a mirar las estrellas, mientras imaginamos como será nuestra vida en un futuro. Prometo disfrutar cada día que la vida me da, porque las dos sabemos lo efímero que puede ser esto, lo radical que es la vida cuando le da la gana y lo que cambian las cosas y las personas de un día para otro. Por eso, hay que luvhar por lo que quieres y por lo que tienes y que cada día que pase, se sienta especial, sea diferente, sea digno de mención… Tú eres la mejor inversión que puedo hacer de mi tiempo, porque a tu lado, mis minutos de vida, aumentan. TU multiplicas los segundos de mi vida y las risas de mi día a día, tu consigues que me sienta viva con solo mirarme, que me sienta especial y querida, que me sienta deseada y comprendida, que me sienta como en casa estando a más de 800km de ella, tu consigues que ame todo lo que a ti te rodea, consigues no que sea mejor persona… Sino que luche por querer serlo. Consigues que crea en mi misma, al ver que tú lo haces con los ojos cerrados… Consigues hacerme feliz.

Anuncios
comentarios
  1. Mon Bihotz dice:

    Perfecto 🙂 Me ha encantado ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s