Posts etiquetados ‘amar’

Desde siempre, a las leonesas y leoneses se nos conoce comúnmente como “cazurras y cazurras”. Es cierto que en el resto del mundo esta palabra se utiliza para otros fines. Se suele utilizar para adjetivar a alguna persona como bruta/o, brusca/o, torpe… Sin embargo, a la gente de León les encanta que les llamen cazurros, y yo como buena cazurra, cumplo bien con el significado.

Todo el mundo sabe de dónde soy y lo orgullosa que estoy de mi tierra, y como buena cazurra hago gala de mis orígenes y de mi sangre por todos los sitios. Por eso creo que soy una buena cazurra, en el sentido leonés del mismo. Os preguntaréis, ¿pero qué significa?

Pues bien, la palabra “CAZURRO” deriva de las palabras árabes CAD` UR, el que no cesa, y esa precisamente soy yo.
Yo soy esa que no cesa, que lucha por aquello en lo que cree y busca la manera de conseguirlo. Yo confío en los sueños y confío en lograrlos. Yo soy la que mantiene la mente fría, pero atiborrada de ideas, algunas absurdas o difíciles, que me mantienen viva.

Todo lo que he hecho en mi vida tiene que ver con esta forma de entenderla, la de no cesar y luchar. He luchado por todo y he logrado más de lo que, a priori, iba a conseguir. Conseguí sacar mis estudios, conseguir el trabajo de mis sueños, emanciparme totalmente de mi casa, vivir en una ciudad como Barcelona con mis propios medios, encontrar el amor y cultivarlo día a día, casarme, ser madre… He conseguido tantas cosas…

Por eso cuando la historia que narro en SALIDA 6 apareció en mi mente, tuve que escribirla. Aunque no lo creáis, esa historia lleva rondándome mucho tiempo, a pesar de que no sabía como iba a unir todas las piezas o como remataría exactamente el final. Por eso, desde hace algunos años ya, la tenía casi lista, solo he estado ultimando y puliendo cada párrafo para que estuviera perfecta.
Así que sí, apareció esta historia y tuve que formarla y darle sentido, tuve que narrarla y darle un final. Tuve que publicarla y presentarla al mundo.
Esa soy yo, la que no cesa.

Orgullo cazurro. Orgullosa cazurra.

 

 

Os facilito el link de Amazon donde podéis encontrar la novela en los dos formatos, espero que la disfrutéis tanto como yo.

 

Anuncios

No entiendo cómo el día del Orgullo puede ser un día que cree tantos sentimientos encontrados entre la población. Puedo entender que haya gente que esté más a favor que otra, pero no logro entender cómo hay gente que critica, odia e intenta desprestigiar este día, cuando no es más que un día para reivindicar y seguir luchando, en ningún momento se debe de usar este día como nada más que esto.
Año tras año me veo en la necesidad de tener que explicar, según mi propia opinión o mi forma de ver el mundo, porqué es necesario que se siga celebrando y porqué es necesario aún. Siempre hay alguien que me pregunta o que directamente me afirma que este día solo sirve para que haya ciertas personas que se desnudan y que salgan a la calle a “provocar” al resto. Siempre hay gente que me afirma que este día es puro cachondeo pero en las calles de la ciudad, no escondido en un sótano…
¡Queda tanto por hacer!

 

Procuro respetar a todo el mundo, sus creencias, sus opiniones, su forma de vida, sus decisiones… Pero no las comparto en ocasiones, y por eso no puedo defenderlas. Cuando alguien desde el respeto me explica que ciertas cosas sobre el día del orgullo no le gustan o sobre mí, o sobre alguna decisión que yo he tomado, acepto sus comentarios y los valoro. Cuando el respeto se pierde por el camino, conmigo ya no hay mucho más que hacer.
Puedes estar o no a favor de cualquier cosa, pero al menos respeta, aunque te quedes al margen.

Ayer fui testigo como ciertas personas e incluso plataformas o grupos lanzaban imágenes “cuestionables” para criticar el día del Orgullo, supongo que así es más fácil, ¿cierto?. Pones una imagen poco apropiada o fea y explicas que este día no sirve para luchar o reivindicar, si no que es un día más de fiesta y lujuria, ya.
Ignoro cuantas personas se han lanzado este año a ir a Madrid para celebrar el World Pride, pero supongo que son miles y miles, y ciertas plataformas sacan un par de fotos de un par de personas haciendo cosas “poco apropiadas” para un día en el que deben de primar las reinvindicaciones ¿no?, y ¿qué queda de los otros miles y miles de personas que reivindican y luchan manifestándose por la libertad sexual y por la igualdad a todos los niveles? ¿Esas fotos no interesan, no venden, no dan pie a críticas? No me vale entonces… No me vale…
Yo no estoy aquí para juzgar si esas imágenes son o no apropiadas para cualquier día, sea o no el día del Orgullo, pero lo que sí creo es que el resto de imágenes que forman el Pride son más importantes porque muestran la realidad del día en sí, la realidad del Orgullo.
Son millones de personas las que se juntan para celebrar el Pride en todo el mundo. Conmemoran un día importantísimo para la historia del colectivo LGBTI pero también para el resto del mundo, o al menos para el mundo que quiere una igualdad real. Seguirá siendo, por desgracia, importante festejar este día y conmemorar todas las cosas que hemos conseguido y las que aún nos faltan por conseguir. El día seguirá siendo importante mientras haya tanta gente que crea que este día solo da pie a lo que da… y sigan sacando imágenes totalmente sacadas de contexto sobre lo que es este día.
Supongo que las imágenes sobre la igualdad, las familias homoparentales, los niños, los derechos y demás, eso no vende porque es lo de siempre, pero ver a una persona ligera de ropa, sí…

 

Dia_del_Orgullo_Gay-Sociedad-Madrid-Manuela_Carmena-Sociedad_187496278_26391301_1024x576

 

Se que no es justo intentar defender una idea criticando otra, pero lo que leí ayer sobre estas imágenes me dolió tanto, que no puedo evitar compararlo, lo siento.
Son muchas las situaciones, fiestas, conciertos, denuncias públicas… que nos explican como ciertas personas HETEROSEXUALES han tenido ciertos comportamientos no adecuados a un contexto, o a la dignidad propiamente dicha, y no se han descontextualizado. No se habla de “la lacra heterosexual que infravalora, viola, pega, insulta… a cualquier otra persona. Se habla de una persona en cuestión, sea quien sea. Porque sus actos hablan por sí mismo. Esto para empezar.
Pero también es importante recalcar que si estos comportamiento inadecuados se dan en el curso de un acontecimiento multitudinario, apenas se da a conocer, porque priman más el resto de cosas que han pasado en ese acto, no la individualidad de uno.

El día del Orgullo, como ya he explicado en el blog y se ha explicado en mil sitios, no surge por aburrimiento o por ganas de juntar a un grupo de personas con ganas de fiesta, no. Surge, como la mayoría de días señalados en el calendario por una lucha, por una batalla, por una reivindicación… Por eso es importante.
Ojalá el día 28 de junio pase a la historia y no se tenga que celebrar más, puesto que todas las personas gozaremos de las mismas libertades y derechos independientemente de TODO. Igual llega el día en el que ninguna persona tendrá miedo en decir lo que siente, ni en mostrarlo en público. Igual llega el día en que en cualquier parte del mundo dos personas se pueden casar sin tener que justificar nada más y sin tener peligro de muerto por ello. Ojalá, mis hijos vean que sus madres son unas madres más, iguales al resto.

Por todo esto, creo que el día del Orgullo debería de ser un día que cualquier persona que busca y quiere la igualdad para TODXS debería manifestarse y plantar cara al odio y al miedo. Cualquier persona debería apoyar una lucha por la igualdad y la diversidad, independientemente de a quién ame.

Y sí, el día del Orgullo cada unX lo vive como quiere, a su manera. Eso que no se nos olvide.

 

 

La vida es dura, muy dura. No necesitábamos que venga nadie y que nos lo diga, que nos escupa la realidad como si nosotras mismas no fuéramos parte de ella, como si viviéramos lejos del mundanal ruido y complejidad, como si viviéramos ausentes de todo, ausentes de nada…

La vida es dura, muy dura. No todos los días tenemos la misma fuerza para levantarnos y poner en marcha cada uno de nuestros músculos y de enfrentarnos al día a día con una sonrisa, dibujada o tatuada, en el rostro. No todos los días son iguales y no todos tenemos la fuerza y el coraje para hacerles frente, pero de una manera u otra, lo hacemos. Suena el despertador y sabemos que nuestro día comienza, con o sin nuestra fuerza, por lo que hacemos de tripas corazón y de desgana, fortaleza, y nos aferramos a una taza de café ardiendo, listas para dar el pistoletazo de salida. Listas para continuar aquello que aún no ha terminado.

La vida es dura, muy dura. No siempre entendemos qué queremos, qué deseamos, porqué estamos dónde estamos y no más allá. No siempre entendemos lo que en silencio gritamos a los cuatro mares, y lo que en público callamos por miedo a que alguien nos escuche. No siempre entendemos los vaivenes de nuestro corazón, agitado o paciente, pero vivo. No siempre entendemos el porqué hacemos ciertas cosas o porqué sentimos cuando no queremos hacerlo. No siempre entendemos lo que esconde la naturaleza humana, nuestra propia naturaleza humana; pero lo intentamos. Una y otra vez. Una y otra vez…

La vida es dura, muy dura. Nos pone a prueba continuamente, sin descanso. Aquí no existen fines de semana ni fiestas de guardar. No hay recreo ni tiempo muerto. La vida viene, a su paso y sin más, prosigue, sin mirar atrás, sin dejar lo que ha dejado por medio, sin preocuparse por nada más que continuar su curso, que seguir llenando hojas de un diario o de seguir arrancando las hojas de un calendario. No mira atrás, la vida sigue, aunque tú te pares, aunque tú no camines, aunque tú no lo entiendas ni luches por hacerlo.

La vida es dura, muy dura. Nadie sabe las respuestas adecuadas y no creo, que haya ninguna. La vida no reconoce entre “el acierto” y “el fallo”, creo que las cuestiones de la vida, tienen más de dos opciones y son todas válidas, solo depende de quién esté al otro lado juzgando y valorando. Somos nosotros mismos los que “nos ponemos nota” y valoramos a los demás, juzgando y prejuzgando, dándoles un valor, dándoles una nota… Somos nosotros mismos, nosotros…

La vida es dura, muy dura. No sabemos cómo hacer ciertas cosas porqué no tenemos libro de instrucciones ni un croquis o un mapa conceptual que nos explique el cómo y el porqué, el cuándo y el dónde. No lo tenemos, y eso es lo que nos hace débiles, el no saber responder a nuestra propia vida. Nos sentimos como cuando salimos de Ikea con un mueble grandioso y vemos, que hemos tirado a la basura, junto al embalaje, las instrucciones de montaje… Así es la vida, como un puto mueble de ikea sin instrucciones y con siete llaves allen.

La vida es dura, muy dura. Pero lo más duro de la vida, es vivirla sola, sin nadie con quién compartir esa dureza o esa desgana, sin nadie que te ponga la mano en el hombro, mientras que notas que la vida se ralentiza, se pausa… La vida es dura, pero contigo es posible. No siempre tenemos las respuestas adecuadas o sabemos con certeza qué debemos de hacer, pero lo que sí tengo claro es que te tengo de mi lado, y así, somos mayoría para ganar el día a día. Juntas somos más que un equipo, más que una pareja, más que dos… Juntas somos la respuesta a la vida, a los días de desgana, a la desconfianza o a las preguntas de opción múltiple.

Somos la respuesta, cariño. La respuesta a la vida, somos nosotras mismas.

Después de siete años contigo, me he dado cuenta de que aún hay cosas que tengo que aprender de ti, que hay cosas que me llaman la atención y que hay cosas, que mejoran por momentos. Quizá sea por eso, que cada día estoy más enamorada de ti, porque cada es distinto al anterior, aunque sean las mismas actrices, nosotras.

Cada día descubro una anécdota diferente que hace que te quiera aún más si cabe, y siempre cabe. Algún hecho en concreto te hace recordar algo, y tu mente vuela años atrás, para contarme aquello que te pasó y que, por un momento creías que habías olvidado. Cada día, descubro alguna historia más que me hace comprender tu carácter, tu personalidad, tus cicatrices, tus victorias…
Cada día mi vida, me descubro mirándote con la misma necesidad que hace siete años, mientras tomábamos ese café y yo no paraba de mirarte a la boca, y a tu forma de pronunciar cada palabra. Tienes los labios más bonitos que jamás he visto y que jamás he besado. Quizá sea por eso, por lo que nunca me canso de hacerlo.
Cada día mi vida, siento que he acertado, que por fin he encontrado a alguien que vale la pena de verdad. He encontrado a mi compañera de vida, mi compañera de viaje, con la que compartir cualquier cosa que se me pase por la cabeza, desde locuras transitorias, hasta aventuras que no acaban. He acertado, porque nunca he sido tan feliz como lo soy ahora, siete años después. He acertado, porque tengo la suerte de compartir mi día a día con alguien que me conoce mejor que yo misma, que me quiere y que, confía más en mí de lo que yo misma soy capaz. He acertado porque con nadie me siento mejor que contigo, con nadie.
Cada día mi vida, cuenta. No es un día más, un maldito lunes más… No. Cada día tiene su misión, su lugar, su porqué… Y es hacerte feliz. No me canso de levantarme e intentar que tú día sea lo más feliz posible y que, no te canses de sonreír en todas las horas que estés despierta. Esto es pura magia, porque sé que precisamente tú, intentas lo mismo conmigo. Es el amor.
Cada día mi vida, es mejor que el anterior. Cada día nos queremos más si cabe, que cabe, nos valoramos más y nos entendemos mejor. Cada día nos necesitamos más, a pesar de ser más independientes, cada día tenemos más claro lo que queremos y luchamos por ello. Cada día lo tengo más claro.
Cada día mi vida, es un regalo. Quizá, estos siete años han pasado tan rápidos como toda mi vida anterior a conocerte a ti. Es estar contigo y el tiempo vuela. NO recuerdo si es lunes o es viernes, si comienza febrero o celebramos ya san Valentín. El tiempo vuela, cómo yo cuando te tengo cerca.
Cada día mi vida, me gustas más, me atraes más y te siento más. No me canso de hacer el amor contigo, no me canso de compartir besos enterrados bajo las mantas. No me canso de dormir todas las noches abrazada a ti y susurrarte lo mucho que te quiero. No me canso, porque es eso precisamente lo que me hace feliz y lo que me da la fuerza para poder continuar día tras día.
Cada día mi vida, cada día de estos siete años te he sentido cerca, y quizá, en parte gracias a ti, me he convertido en la persona que tienes hoy delante. Creo que soy mejor persona desde que estoy contigo. Creo que soy más paciente, más luchadora, más creyente, porque he empezado a creer en mí y en confiar un poco más en los demás… Tu me haces tantas cosas, mi vida. No solo feliz.

Cada día mi vida, es único. Cuando tu vida la compartes con el amor de tu vida, cada día es único.

¿Te vienes a comer conmigo? Prometo que después, habrá café.Después

Apagué una a una las luces de todo el piso y cerré la puerta con llave tras de mí. Me puse mis gafas de pasta que solo me ponía para leer y me dirigí al dormitorio.
Encendí la luz de la mesita y me acosté, besando a mi chica en la cabeza. Ella, se volvió hacia a mí y me devolvió el beso.
-¿Qué miras amor? – Le pregunté.
-Lo de la luna de miel, cariño. –Me dijo enseñándome la pantalla del móvil – Me han dicho que esta agencia es muy buena y hace muy buenos precios.
Cogí el libro que acababa de comprar y que descansaba ya en mi mesita, junto al interruptor de la lámpara de noche. Acomodé los almohadones tras de mí y abrí el libro en la primera página.
Me encanta la sensación de abrir un libro por primera vez, la sensación de saber que todas esas páginas me van a regalar momentos increíbles, sin saber exactamente cuáles serán. Leer es un vicio, pero no es un vicio apto para cualquiera.
Comencé a leer el capítulo 1 mientras mi chica se acomodaba sobre mi pecho, sujetando el teléfono entre sus manos.
Entonces sonreí. Sonreí para mí misma, en silencio, sin muecas ni aspavientos. Sonreí por la vida, por los pequeños detalles, por las grandes ocasiones. ¡Eso era! Era una gran ocasión… Grandísima ocasión, era tan grande, que yo misma firmaría porque todas las noches a partir de esta, me acueste abrazando a la misma mujer mientras sujeto un libro entre mis manos y me siento tan absolutamente feliz. Porque firmaría por acariciar su pelo mientras la observo pensativa hacer o deshacer millones de cosas y sentir que soy feliz. Porque firmaría por tener como preocupación cada noche, cuantos capítulos voy a leer…. Por eso firmaría, por más noches cómo la de hoy, por más días como este.
Ahora ya, buenas noches. He dejado el libro en mi mesita, he apagado la luz y he besado a mi chica. Ahora, solo me queda acurrucarme a su lado y… Seguir soñando, porque eso es lo que es mi vida. Un sueño, mi sueño.

Abrázame fuerte, muy fuerte, tan fuerte que detengas el mundo o ralentices mi corazón, que late con tanta ferocidad, que lo noto ya fuera de mi cuerpo, lejos de mí.
Abrázame fuerte, muy fuerte, tan fuerte que consigas convencerme de que formo parte de algo, formo parte de nosotras. Convénceme de que soy de nosotras una parte, una parte fundamental, una parte de dos, una parte de la que no se puede prescindir. Déjame sentir eso, déjame sentir eso.
Abrázame fuerte, muy fuerte, tan fuerte que tu piel me proporcione la paz que necesito. Solo tu piel en contacto con mi piel puede transmitir tantísimas cosas. Solo tu y yo, juntas, podemos sentir tantas cosas. Deja que tu piel conduzca esa paz y deja que brote por sus millones de poros. Deja que llegue a mí, déjala venir, déjala entrar y que se quede en mí, en nosotras.
Abrázame fuerte, muy fuerte, tan fuerte que el silencio se apiade del mundo, aunque sea un segundo. Que el silencio me impida escuchar el traqueteo de mi corazón, que cada vez, late más fuerte, más rápido y en estéreo. Solo tú y tu piel, podéis silenciar el mundo. Solo tú puedes conseguir que no oiga más que tu voz. Solo tu aíslas los sonidos, solo tu piel sobre la mía y tus ojos, perdidos en los míos.
Abrázame fuerte, muy fuerte, tan fuerte que me obligues a cerrar los ojos al notar tu calidez. Tan fuerte que acomode mi cara sobre tu hombro. Tan fuerte que confunda mi corazón con el tuyo, sin saber si es el mío el que late en mi pecho o el tuyo. Tan fuerte, que no tenga miedo.
Abrázame fuerte, muy fuerte, tan fuerte que consiga volver a tener fe en el mundo y en las personas que lo llenan. Tan fuerte que crea de nuevo en la palabra amistad y en lo que significa. Tan fuerte, que me sienta parte de algo, aunque sea algo muy pequeño. Tan fuerte, que el lunes tenga igual valor que el sábado. Tan fuerte que crea más en mí, porque entre tus brazos, soy alguien importante y cuando estoy fuera de ellos, sigo siéndolo, porque me piensas, me quieres y me añoras cuando no me ves.
Abrázame cariño, sin mediar nada más. Porque solo así, entre tus brazos, me veo con la fuerza suficiente de luchar día a día por nosotras, por lo que hemos construido y por los cimientos que estamos colocando. Porque solo así, entre tus brazos, creo que el mundo es un sitio maravilloso, en el que poder ser feliz. Porque solo entre tus brazos añoro el momento de que traigas un ser a este mundo. Porque solo entre tus brazos, se la suerte que tengo de tenerte en mi vida y la suerte que tiene este mundo, de tener a una persona como tú luchando por él. Porque solo entre tus brazos alguien puede ser feliz, porque pocas cosas hay tan importantes y tan gratificantes como sentirse parte de algo y más aún, parte fundamental de algo. Porque solo entre tus brazos me siento así, parte de algo increíble, como es nuestra vida y lo que en ella estamos construyendo, que no es poco. Porque solo así, me siento que mi vida tiene una dirección, aunque doscientos mil caminos diferentes, aunque solo así, entre tus brazos, sé que no pasa nada por equivocarnos de camino, la dirección la tenemos grabada en la base de datos. Porque solo así cariño, puedo vivir.
No dejéis de abrazar, de cerrar los ojos y abrir los brazos. No dejéis de sonreír sobre el hombro de alguien a quien amáis, mientras descienden tus pulsaciones y aumentan los decibelios de vuestras risas. No dejéis de llorar mirando a los ojos a alguien, porque pocas cosas hay más importantes que esa, no esconder el sufrimiento ni el miedo. No dejéis de dar las gracias, todos merecemos saber que lo qué hacemos, lo hemos hecho bien. No dejéis de decir todo aquello que os reconcome por dentro, sea lo que sea, porque las cosas bien dichas, no deberían sentar mal y si sientan mal, igual no lo has dicho cómo debías o igual es que tenías demasiada razón. No dejéis que el tiempo enfríe un sentimiento por tener miedo de hablar, de llamar o de dar la cara. Ningún sentimiento se merece morir en un cajón por tu miedo o por tu orgullo. Tu orgullo no te hará más feliz, no lo olvides.
No dejéis de vivir… Nunca.

Hacia frío, lo recuerdo perfectamente. Pero no en esa habitación y en ese preciso momento. Viniste rodeada de frío y sin embargo, nos calentaste a todos.

Nos hiciste esperar, te hiciste desear aún más sí cabe… Pero terminaste llegando. Lo recuerdo perfectamente.

Nos amontonamos todos enfrente del gran ventanal, mientras te lavaban por primera vez. Todos queríamos ponerte cara, poder verte por fin. 

Naciste preciosa. Morena a más no poder y con una melena, que la misma enfermera que te lavaba, terminó peinando.

Naciste grande, muy grande. Llegadte y te hiciste con cada uno de nosotros. Esos 4kg de niña y sus 56 cm se habían adueñado de mi y de todos los demás. Nos enamoramos como en las películas, a primera vista. Provocaste en nosotros la reacción de besarnos y de abrazarnos e incluso, algunos de llorar. Eso lo conseguiste con apenas segundos de vida… ¿Qué conseguirás a lo largo de los días?

Recuerdo perfectamente la primera vez que te toque. Estiré mi mano para tocar la tuya. Tu hiciste lo mismo y me agarraste mi dedo índice apretándolo con fuerza, saludándome y haciendo que desde ese día, me sintiera parte de este mundo. Fue una sensación tan increíble, que no puedo olvidarla.

Han pasado 365 días desde aquel primer momento… ¡Y saben a poco! No me canso de mirarte, como cuando aún estabas en la cuna del hospital y tu madre me pidió que te echara un ojo mientras se aseaba. Me acerqué entonces al borde de la cuna y me embobé mirándote. Así me encontró tu madre, como me había dejado.

No me cansó de ver las fotos y tomar consciencia de lo mayor que te estas haciendo. Es increíble lo bonita que es la vida cuando puedes verla tan de cerca, que la tomas el pulso. Tu has sido eso para mi este último año, el pulso de mi vida.

No me cansó de jugar contigo, aunque me tenga que poner en el suelo. No me canso de enseñarte a andar ni se sujetarte rl corre pasillos, aunque mis riñones… No me canso, porque tu me das energía.

No me canso de ver a mi chica junto a ti, mis dos mujeres preferidas juntas, sonriendo, haciéndote costillas y jugando juntas. Es una sensación tan especial, que me siento privilegiada de disfrutarla.

Así que, feliz 365 días, cariño. Sigue creciendo como hadta ahora y haciéndonos tan felices. Sigue tarareando e intentando pronunciar esas palabras que te pedimos. Sigue regalándome besos a través del teléfono cuando hacemos videollamada y sigue así, siendo feliz y sonriendo tanto. Eres preciosa, eres genial.

Te quiero, pequeña mía.