Posts etiquetados ‘aspectos’

En la entrada anterior os decía que comencé a escribir desde que era muy joven, desde que era una cría, desde que supe que era diferente, que sentía diferente, que no conocía a nadie que sintiera como yo… Desde que supe que las cosas no serían fáciles, que no me regalarían nada… Desde que supe que mi voz se podía volver líquida, como la tinta. Que mi timbre tendría la mejor caligrafía. Que mi acento lo entendería todo el mundo, aquí, allí…
Supongo que utilice el boli papel como escudo. Era la única manera que tenía de poder sacar, vaciarme de todo lo que llevaba dentro e intentar ser yo misma, sin tanto peso, sin tantas responsabilidades, sin tanto miedo acumulado… Era difícil ser yo misma, era difícil sentir todo lo que sentía, no entender nada de lo que me sucedía, no poder hablar con nadie, sentirme tan sola… Era muy difícil, fue inmensamente difícil…
¿Qué hice? Refugiarme en mí misma a priori. No me defraudó la relación, quiero que lo sepáis. Nadie (Y cuando digo nadie, es nadie) Nadie es tan importante en esta vida como nosotros mismos, como vosotros… Como nosotros en singular. Así que quereros, escucharos, atended vuestras necesidades, vuestras ganas de vivir, de salir, de bailar… Porque somos únicos, en todo, únicos. No permitáis que nadie os diga lo contrario.
Soledad
¿Sabéis? A mí me dijeron mil veces cosas parecidas a esas que acabo de decir, referentes a mil aspectos diferentes de mi persona. Lo peor no es que la gente te diga o te deje de decir, ¿sabéis que es lo peor? Que yo me lo creí, me lo creí a pies juntillas… Y no había nadie cerca para decirme que eso era absurdo, que eran tonterías. Pasaba el tiempo y yo no hablaba mucho con la gente, me lo seguía callando, lo seguía escribiendo, pero todas esas cosas, hacían mella en mí, hicieron mella, mejor dicho.
Es difícil, supongo que la edad, las circunstancias, las personas que me rodeaban, de las que yo me rodeaba… Pero a día de hoy me cuesta superar muchas de esas palabras, muchas de esas cosas que me decían las tengo presentes, como si las estuviera escuchando… Ha llovido mucho, muchísimo… Y os puedo asegurar que no soy la misma persona que hace quince años, de verdad que no. Por decir, os diría, que poco queda de aquella niña.
La vida te va haciendo fuerte, a golpes, pero te fortalece. No sufro igual ni por las mismas cosas. No me decepciona casi nadie, porque de poca gente espero cosas hacia a mí. No quiero llevarme palos, no quiero llevarme preocupaciones a dormir.
Y sí, si echo la vista atrás, creo que si juntamos mi timidez, mi introversión y por supuesto, todas estas vivencias… Creo que el resultado es lo que veis. Una chica que sobretodo intenta pasar desapercibida (ni os imagináis hasta qué punto), no me gusta llamar la atención. Soy la discreción en persona… Y todo viene de ahí, de todos los medios que me metieron (me metí) en la cabeza, de tener mil complejos, de tener las palabras en la punta de la lengua, pero que no quieran salir…
Últimamente el blog va de confesiones ¿verdad? Bueno, como me las he callado durante tanto tiempo, ya creo que no se consideran ni confesiones, son conversaciones entre amigos, frente a una taza de café (el mío con hielo, que ya hace calor).
Bueno, aquí queda un trocito más de mí, en estas letras, en vuestras pantallas, en vuestra retina, en vuestras vivencias…

Anuncios

Cómo todo lo bueno en esta vida… Mis vacaciones se acaban. Bueno, aun tenemos por delante tres días llenos de planes, escapadas, quedadas y cenas… Pero se acaban, cuando queramos darnos cuenta, estaremos de nuevo en Barcelona, disfrutando de nuestro día a día y volviendo a lo cotidiano, que para que engañarnos, ¡tampoco está mal!

Pero si hacemos balance de nuestros días fuera de la rutina, se nos queda un buen sabor de boca. Hemos pasado unos días increíbles lejos de Barcelona y muy cerca de toda mi gente.

Para mí es increíble poder pasear por mi ciudad con mi pareja y ver todos los sitios que han marcado mi vida, en diferentes aspectos, porque al fin y al cabo, he nacido y he crecido aquí y me siento más que orgullosa de ello.

Además, por suerte, soy de una ciudad con mucho pasado histórico y con muchos monumentos que lo acreditan. Recuerdo cuando iba al instituto que además de dar la historia o el arte de muchísimos sitios, nos “metían caña” con la historia de nuestra ciudad, con todo nuestro arte, con leyendas y anécdotas… Y ahora, varios años después, salgo a pasear con mi chica y le voy explicando todos los recuerdos que tengo sobre la historia y las leyendas.

Tengo la suerte de que a ella le encanta escuchar lo que le cuento, así que yo hablo y hablo sobre mil temas diferentes, mezclando unos con otros, porque a cada paso que damos, recuerdo una cosa… Y ella, paciente, me escucha, me pregunta las dudas que le surgen…

Pero e1n fin, nos han venido bien estos días, lejos de todo… lejos de ruidos, despertadores, jefes impacientes, atascos en las rondas… No me creeréis si os digo que casi… Ni he mirado el móvil… Estoy tan relajada y tan tranquila, que cuando saco el móvil y lo miro… Me asusto de la cantidad de mensajes o menciones que tengo…

Lo que más echaba de menos era escribir… Tengo pendientes varias publicaciones, pero como no paramos, no he podido sentarme dos minutos e informar de nuestros pasos, pero al final de esta semana volveremos a casa y seguiremos con nuestra rutina, que si os digo la verdad, me encanta… Aunque lo de madrugar no tanto… El resto, sí. Es nuestra vida, la que hemos ido construyendo las dos, a base de ideas, de gustos, de largas conversaciones, es NUESTRA vida, y para mí, es maravillosa.

Os mando un beso muy fuerte y deciros que a finales de esta semana estaré ya por allí dándolo todo…!!

Un saludo, muac!