Posts etiquetados ‘caer’

Hace unos días falleció la madre de una amiga mía. No puedo imaginar el dolor que tienen que sentir y lo duro que les tiene que estar resultando, eso es imposible de imaginar. Pero me gustaría que tuviera presente que para cualquier cosa que necesite, independientemente del día de la semana y de la hora… Me tiene aquí, para charlar, para llorar o para reír.

Me hizo pensar en la brevedad del tiempo, de la vida…

La vida es breve, demasiado breve.

Generalmente no nos damos cuenta de la brevedad de la vida, hasta que ya no hay tiempo. La vida es eso que pasa mientras estás despierto, mientras estás contando el tiempo que falta para algo, mientras miras el vacío y no piensas en nada, mientras cierras un libro y coges el móvil, mientras te encierras en ti mismo y cruzas los brazos, mientras tus labios sellan lo que tu alma siente, mientras el sol brilla con fuerza en lo alto del cielo y tu bajas la persiana, mientras llueve y truena con fuerza y tu sientes miedo, mientras acaricias a tu mascota y le susurras tus debilidades, mientras comes y saboreas tu plato preferido, mientras duermes en tu cama y te sientes lleno de vida, de tiempo y de paz. Mientras te sientas enfrente del ordenador e intentas poner orden a tu vida, mientras ves una película y te identificas tantísimo con la historia y los protagonistas, que te emocionan, mientras escribes notas de amor que repartes por  toda la casa, sabiendo que el receptor de tus palabras las irá encontrando y se irá sorprendiendo. Mientras te preparas una taza de café bien caliente y bien cargado, a partes iguales y notas como ese líquido marrón consigue despertar desde tu instinto hasta a tu musa. Mientras  añoras el pasado viendo un álbum viejo de fotos, mientras cuentas historias emocionantes que viviste hace tantísimo tiempo que ya no sabes si de verdad sucedieron o tu misma te las inventaste, mientras troceas una cebolla y las lágrimas humedecen tu cara, mientras una canción te devuelve a un sitio y en un momento determinado y una sonrisa bien conocida por ti, te sonríe y te besa, las canciones tienen memoria, como tus manos, como tus labios, como el tiempo…

La vida es breve, la vida no tiene tiempo de vivir más, la vida es esto mismo, este momento, estas palabras, estas frases, tus ojos leyendo y recapacitando… La vida es el tiempo que vivimos, el tiempo que disfrutamos, el tiempo que fingimos y el tiempo que gozamos. Todo es vida, todo cuenta aunque no cuente lo mismo. Todo vale, aunque su valor sea distinto… La vida son muchas cosas, demasiadas cosas… No dejes de vivir, no dejes de hacer, no dejes de soñar, no dejes de reír o de llorar, no dejes de respirar al no ser que bucees en pleno mar, no dejes de hacerte preguntas, no dejes de caerte, de aprender y volver a avanzar, no dejes de creer en las personas, no dejes de ilusionarte por un día nuevo, por un lunes nuevo o por unas vacaciones nuevas, no dejes escapar un amanecer, no dejes de abrazarte al anochecer, no dejes nada por hacer, no dejes nada por decir, no dejes nada… ¡Déjalo todo!

 

Anuncios

Dicen que Dios aprieta pero que no ahoga… Yo creo que quien aprieta y no ahoga es la vida, que a veces nos pone a prueba, nos examina, nos tantea… Nos exige para que no nos rindamos, nos exige para que seamos fuertes, fuertes como ella, fuertes para soportar la carga que tengamos que soportar sobre nuestra espalda…

Es la vida la que muchas veces te pone la zancadilla y te hace tropezar… Es la vida la que te bombardea a preguntas hasta hacerte dudar… Es la vida la que te manda mil y una señales y sin embargo te venda los ojos… Es la vida la que se acuerda de cada uno de nosotros, para olvidarnos transcurridos cinco minutos… Es la vida la que nos pone a prueba…

Pero también es la vida la que te enseña a poner las manos, si te vas a caer, para no hacerte daño. Pero también es la vida la que te da la palabra para que respondas, te justifiques, te expliques, te sinceres… Pero también es la vida la que te enseña a dejar caer esa venda, la que te enseña a atender a tientas. Pero también es la vida la que al acordarse de nosotros, por un instante solamente, nos alumbra el camino para que no tropecemos, para que no dudemos, para que veamos a tientas y confiemos, confiemos en nosotros mismos, confiemos en la vida.

Es cierto, duele. Duele mucho. Duele la vida y a veces duele hasta vivir… Todos hemos sentido ese dolor dentro de nosotros… Hemos sentido como, a pesar de no tener ninguna herida visible, de no tener hematoma alguno, de no tener, según las radiografías, nada roto y sin embargo, nos sentimos rotos, rotos por dentro. Esa es la peor de las heridas, la que no sangra, la que no se ve en la piel, a pesar de traspasarla… Todos hemos tenido días malos, rachas no demasiado buenas… Pero seguimos aquí, las hemos dejado atrás, las hemos ganado la batalla, las hemos derribado, les hicimos jaque…

Esa es la vida, la que te hiere y te cura, la que te olvida y a continuación te llama, la que pasa por delante de ti, sin mirarte, sin ni siquiera recordar tu nombre… Y sin embargo, a la vuelta de la esquina, te espera otra vez para abrazarte y susurrarte que no te sientas sola, porque no lo estás. Esa es la vida  la que te hace dudar hasta que dejas de hacerlo. La que confía en ti más que incluso tú mismo… Así que vive, piensa en ti, disfruta por ti, confía en ti… No hay nada más personal, no hay nada más sencillamente mágico que sentarse un día, cerrar los ojos, acompasar la respiración a los latidos de tu corazón y preguntarte… Pregúntate lo que quieras saber… Sin miedo… Sin medias tintas… Pregúntate… No pongas cara de póker ni te guardes un as en la manga… Eres tú…

Las conversaciones de tú a tú son las más productivas. Es normal que sientas miedo a veces, que sientas que no entiendes tus sentimientos, que no entiendes las señales que te manda la vida, que no sabes qué medidas adoptar en determinado asunto, que no sabes que pensar sobre alguna cosa… Pregúntate… Sin miedo, sin reparo… ¿Qué es lo peor que te puede pasar?

Sal y sonríe, sí, sonríe… Sonríe para ti, eso es primordial en la vida. Sonríe porque lo sientes tan dentro de ti, que lo tienes que sacar, que exteriorizar… Sonríe porque la vida no es más que tu reflejo, no es más que lo que tú quieres ver… Si tú la sonríes… Ella también lo hará. Se valiente… No hay persona más valiente que la que se enfrenta sus propios miedos, porque esos son los que más  asustan…

Sienta la libertad de sonreir o de llorar. De cantar, de bailar y hasta de perder el paso. Siente la libertad de respirar bien profundo cuando salgas a la calle, de mirar al cielo buscando un guiño de aquellos que allí nos esperan. De brindar con agua o con cava sin motivo, porque el mejor motivo es que estás brindando… Sienta la libertad de amar, sí, de amar, de amar sin preguntas porque amar es la respuesta. Siente la libertad de hablar, de explicar, de exponer… Siente la libertad de acostarte una noche y poder leer, dejar que la mente viaje y se distraiga… Y siente la libertad de estar vivo…