Posts etiquetados ‘demonios’

Y en plena madrugada mi desvelo se alza, se pone en pie, se manifiesta… Y en el silencio, desde la penumbra, en la sombra de tu sueño, te acuna, te acanta, te duerme… ¿No lo notas?

Mi desvelo duerme tus secretos, mi desvelo te huele y te acaricia el pelo, mi desvelo cuida tus sueños, mi desvelo… Mis desvelos son esos cantos de sirena que apaciguan a tu alma y te dejan descansar…Mi desvelo no duerme, no desvelo se preocupa de tu bienestar. De que cuando abras los ojos, al despertar, no tengas sueño, no bosteces al cristal y te acompañe esa sensación de que conmigo tuviste que soñar, porque nada más abrir los ojos, ya me querías besar, dándote cuenta de que todo era real.

Mi desvelo se encarga de tus embrujos y tus brujas desechar, de a los malos y a los ogros, arrasar, de arrancarlos de tu subconsciente, de atarlos lejos de tu mente, de cambiar esas imágenes que convierten tus sueños en hirientes en algo dulce, el algo bueno, en algo mágico…

Porque… ¿Qué es sino soñar? Su durante unas horas puedes ser un hada, volar sobre sobre tu almohada, viajar sola o acompañada, al mar o a la montaña, sin ni siquiera salir de tu cama… ¿Qué es soñar? ¿Qué es soñar…? Es eso mismo. Son esas pinceladas que borran durante tu descanso la realidad. Es ese tiempo que se escapa entre tus dedos, tan efímero, tan bello, tal leal a tus añoranzas, tan cruel como una fría danza de pies descalzos, a la antigua usanza, traicionándote el subconsciente, replicando venganza.

Y me desvelo… Y te arranco el veneno, ese que tiñe tu letargo de negro, ese que escupe demonios fieros, que te arrastra lejos… Muy lejos.

Y sin veneno, sin brujas ni embrujos, ni ogros, ni reloj, ni tiempo… Así duermes, así descansas, así sueñas con hadas, con viajes, desnudez de paisajes… Así eres tú, así estás tú…

No sabría deciros si fue una casualidad, o varias, o quizá el destino, o una señal, o el inicio de una conversación sin ninguna doble intención, o a lo mejor fue por tener gustos parecidos… No lo sé, no sabría deciros, lo único que os garantizo es que lo volvería a iniciar una y mil veces.

Muchas veces pasan cosas a nuestro alrededor, a nosotros mismo o a personas de nuestro círculo más íntimo que no sabemos expresar, pero sin embargo las aceptamos, nos sentimos cómodas con esas casualidades y continuamos.amistad<

Me alegra saber que existe gente buena, gente que a pesar de la distancia, a pesar de mil pesares, están ahí, al otro lado. Me gusta creer en el ser humano, me gusta creer que de verdad hay gente que se preocupa por ti sin buscar nada a cambio, que no lo hacen por quedar bien. Me gusta ver cómo te preguntan “¿Cómo estás hoy?” Y te lo preguntan de corazón, sintiendo que eres una amiga, sintiendo que eres alguien en su vida.

Es increíble como a veces conoces a gente que te llena de una manera increíble. Sí, porque generalmente estamos rodeados de gente que nos conoce, con los que hablamos a diario de cosas banales, del tiempo, de deportes… Y sin embargo, llegan a tu vida una serie de personas, con las que apenas has hablado, a las que apenas conoces… Y te hacen sentirte integrantes de su vida, te hacen sentirte cómoda hablando, contando, sintiendo, llorando…

Así que sí, existe gente buena por el mundo, gente extraordinaria, gente que se preocupa por ti, gente que te apoya en todo lo que haces, gente que, en mi caso, me lee cada vez que subo una entrada, que me alienta a que siga escribiendo, a que suba nuevas entradas. Gente con la que me reconforta hablar, gente que se acuerda de las nimiedades de mi vida, si tengo médico, si tengo reunión, si tengo una conversación importante… Gente que te hace sentir especial, querida, parte de…

Así que, gracias, de corazón. Porque para una persona como yo, con todos los miedos y los demonios que tengo dentro ( que poco a poco van saliendo, ya lo sabéis) saber que hay alguien que me apoya, que me lee, que me valora lo que hago… Me emociona, y no sabéis hasta qué punto me emociona… Jamás me he sentido tan agusto dentro de un grupo como lo estoy ahora. Gracias de todo corazón por estar al otro lado, por los buenos días, por las buenas noches, por las noches sin dormir por hablar conmigo y sacarme los demonios, por las palabras de aliento y de ánimo, por animarme, por escucharme en la radio y pedirme mil canciones… Gracias por estar al otro lado, gracias por aparecer y gracias por dejarme ser una verde más.