Posts etiquetados ‘entierro’

Hoy comienza la despedida de un hombre bueno, pero bueno de verdad. No de esos con los que se te llena la boca, pero no el corazón. No de esos de discursos delante de la familia o de los amigos, no. Bueno de los de verdad, de los que con solo cerrar los ojos, te vienen buenos momentos junto a él. Bueno de verdad, de los que emocionan.

Hay gente que es tan especial, que necesita comenzar a despedirse con tiempo, y no irse sin más. Así está él, dándonos tiempo a todas nosotras, de cogerle la mano y de despedirnos. Sabe, porque él lo sabe, que todo el mundo le quería mucho, por eso está esperando, para que acudamos allí y podamos despedirnos. Hay gente, poca, que necesita un tiempo. Hay gente, poca, que era cómo él. Inmensamente grande, inmensamente bueno, inmensamente…

Mucho se habla de cual es la misión de un hombre para con su familia… Yo no se cual es esa misión de la que hablan, pero te puedo asegurar, que tú lo has hecho genial, no podías haberlo hecho mejor. Has tenida una familia sin igual, tienes dos hijas que te adoran y una postiza que te idolatra, una mujer que no se ha separado de tí ni un minuto, y siempre has estado ahí para todas nosotras, siempre.
Es duro perder a un padre. Es muy duro, pero más si ese padre es cómo tú, Juanito. Para mí, que no llevo tu apellido, esto es un duro golpe, muy duro.
Nos conocemos desde hace mucho tiempo ¿verdad? Y siempre nos hemos llevado bien, hemos congeniado estupendamente y nos lo hemos pasado genial juntos. Compartimos muchas cosas, pero sobre todo el amor hacia tu hija, mi mujer, y el respeto y adoración por esa familia, que a base de duro trabajo y mucho cariño, has sacado hacia delante. Gracias Juanito, por hacerme sentir, en todas las facetas en las que se puede sentir, que yo no llevo tu apellido, pero es como si tuviéramos la misma sangre.

¡Ay, Juanito, qué pronto te nos has ido! No nos has dado tiempo a hacerte abuelo o a irnos de crucero juntos, como querías… ¡Ay, Juanito! No te imaginas el vació que nos dejas aquí, vacío de esos que no se llenan y que siempre se recuerdan. Vacío en su definición más literal…

Ahora, cuando toda esa gente que te quiere se despida de ti, ya te podrás ir. Cuando tú quieras, no hay prisa. Cuando tú lo veas bien y estés preparado, vete. Nosotras ya te estamos echando de menos, aunque sabemos que aún estás aquí, con nosotras. Ve tranquilo Juanito, que aquí estará todo bien, cuenta con ello.

Hay días tristes y días, que por su negrura o por su dolor, ni siquiera son tristes, no son ni días, porque aunque salga el sol, y te despiertes por la mañana, las agujas del reloj van pasando, mientras tú y tu paciencia bendita, esperan en una fría sala de espera. No sabes que hora es, no sabes si tienes hambre, no sabes.. No sabes nada, pero esperas. Esperas. En una sala fría de espera.

Anuncios

Se fue

Publicado: 7 enero, 2015 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , ,

Todos se van, todos se irán. Nos iremos todos. Antes o después, pero el final es irse.
Se fue. Se fue como se van los grandes, en silencio. Amaneció, por supuesto, como este miércoles huérfano, pero nos dejó antes de que el sol empezara a despuntar. El sol se la llevó.
Se fue. Se fue como se van las grandes, dejando un inmenso vacío. Todo está vacío, todo está perdido. Es tanto el vacío que siento y el vacío en el que me he sumergido, que soy consciente del poco oxígeno que me queda. Se ha ido y con ella, tantas cosas…
Se fue. Se fue como se van los grandes, tranquila. Se fue con la tranquilidad de quien tiene la conciencia libre y serena. Se fue una de las mejores personas que he conocido.
Se fue. Se fue como se van los grandes, cambiando el mundo, al menos mi mundo… Yo jamás seré la misma. Ella me enseñó tanto… Ella me obsequió tanto… Ella… Ella se ha ido, pero nosotros nos quedamos aquí, echándola de menos e intentando no dejar que sí recuerdo muera. Aquí nadie ni nada muere… Ni ella, ni su recuerdo, ni nada… Sólo se ha desvanecido, pero sigue aquí… ¿Verdad?
Se fue. Se fue como se van los grandes, provocando millones dd emociones diferentes. Yo no se ni como me siento… Extraña… Vacía… Sola… Triste… Me siento sin ti. Ahora tengo que aprender a ser yo sin tenerte cerca.
Se fue. Y yo, vacía la echo de menos. Me siento tan vacía, que cojo aire, hinchando mi pecho, expandiendo mis pulmones, pero no me entra toda la pena. Estoy tan vacía, que no he llorado, y siento que esas lágrimas vendrán… Pero aún no. No me lo creo aún.
Se fue y yo con ella. Me cogí el primer tren y puse rumbo a casa… Tenía que decirle adiós.
8 horas de tren me separan de todos los míos, que te están despidiendo ya. Voy tan rápido como puedo. Espérame, ¿de acuerdo?
Todos sabíamos que cualquier día se iría, que cualquier día sería el día. Que ya era muy mayor, que tenía sus cosas… Pero en el fondo, no hacíamos más que querer retrasar ese día… Pero ese día ha sido hoy. Empezamos el año con una gran pérdida…
Hoy se ha ido una gran mujer… Mujer luchadora que sacó a su familia adelante. Una mujer generosa que repartía todo lo que tenía. Una mujer ingeniosa como ella sola. Una mujer con un sentido del humor que la ha acompañado hasta el último día, un sentido del humor que me ha regalado las mejores tardes de mi vida, una mujer cariñosa, que no tenía expresar lo que sentía. Una mujer con carácter, sin miedo. Una mujer extraordinaria.
Hoy se ha ido mi abuela… Hoy el mundo ha perdido a una gran mujer, os lo aseguro.