Posts etiquetados ‘fotos’

Lo cierto es que no se porque he esperado a que terminen todas las fiestas para darte mi carta de deseos… Igual lo he hecho sabiendo exactamente que lo hacía y no por descuido o por falta de tiempo como quizá piensas tú… No lo sé, pero bueno, tampoco importa demasiado el porqué.

Quería darte esta carta porque, de muchas maneras y todas ellas imprescindibles, sales en ella.
No es una carta al uso, con sus membretes, sus saludos, su fecha y el lugar dónde fue escrita. No es de ese tipo de cartas, no.
Es más bien de esas en las que las palabras revolotean sobre los renglones en blanco, dejándote elegir las palabras libremente, sobre el vuelo y después, dejar que se evaporen, traspasando el papel, el cristal y hasta el alma de aquellos que aspiran sus letras.
Más que una carta en papel, es un grito de tinta o un grito en “Arial 11 con interlineado sencillo”, pero un grito al fin al cabo, que traspasa el umbral del sonido y llega a dónde el silencio no pudo o no quiso. Mi carta, llena de gritos y de tinta, llega allí, allí dónde nadie quiso ir y dónde nadie está.
Ahí va, mi carta llena de exclamaciones y de gritos sin aliento pero con intenciones.

carta-reyes-magos-2

Este año es diferente al anterior, pero igual que todos. Deseo muchas cosas, muchísimas, pero sin embargo, no necesito nada. ¿Qué más puedo pedir? No puedo, no quiero y no debo pedir nada más, lo tengo todo. Todo lo que se puede poseer, lo tengo.
No quiero pedirte un móvil nuevo, un ordenador o ropa. No voy a pedirte un reloj o quizá algún artilugio de deporte. No voy a escribirte que deseo cambiar la decoración de la casa o quizá, algún accesorio cool para enfrentar este invierno. No haré eso, porque no lo necesito y no lo quiero. Solo quiero esto:

No quiero que me regales un reloj, sino que me regales tiempo para vivir millones de momentos por segundo contigo, a tu lado y junto a ti. Quiero millones de momentos compartidos contigo, vividos contigo o recordados contigo. Quiero momentos y este momento, es nuestro. Porque este año viene cargado de tiempo, de únicos momentos y únicos días en los que, las dos juntas tendremos que enfrentarnos a todo lo que nos surja. Quiero esos momentos contigo, no les tengo miedo.

No quiero que me regales un ordenador, prefiero que me regales un disco duro o más espacio en el que ya tengo, porque todos los recuerdos que colecciono son importantes y todos tienen un sitio importante dentro de mí. No quiero perder, olvidar u obviar ninguno, por mucho que esos momentos no sean del todo buenos o que incluso, no me hagan sentir del todo bien. Todo forma parte de mi, de ti y por supuesto de nosotras, por lo que significan algo, lo que sea. Todo forma parte de todo.

Me encanta la cámara de fotos que tengo y que, siempre que puedo saco a pasear y a capturar la magia que, gracias a ti puedo vivir. Quiero eso, más paseos y más fotos por todo el mundo.
Ya sabes que tengo varios sitios pendientes de visitar y algunos de revisitar. Quiero fotos de todos esos sitios a todas las horas del día, porque la luz cambia tanto, que todo merece espacio en mi cámara y en mi nuevo disco duro.
Quiero que me lleves a mil sitios, o dejarte llevar por mi dónde la luz nos llevo, pero sin olvidarnos de mi “Puente del Petróleo”, tanto al amanecer como al atardecer. Quiero ir al templo budista y visitar el monasterio de Pedralbes. Quiero perderme por las historias de los refugios de Barcelona, del barrio gótico o de un atardecer compartiendo un café desde el Tibidabo o quizá desde el Carmel. Quiero perdernos por esta ciudad que comencé odiando y que ahora no solo me ha dado la vida, sino que continua haciéndolo día tras día.

Quiero más viajes y escapadas. Cerca de Barcelona y lejos. Mar y montaña. Entre semana, vacaciones o fin de semana. No importa si son horas o días, pero lo quiero. Porque necesito coger aire y sacudirme las responsabilidades y el estrés aunque sea un rato, y simplemente vestirme de la tranquilidad, mirarte y disfrutar del aire.

Quiero más comidas y cenas fuera de casa, muchas. Quiero que conozcamos todos esos sitios que tenemos pendientes, que son muchos. Quiero que te lances y que me invites a salir a cenar, sin miedo.

37910261-comida-china

 

Quiero muchas tardes de cine casero o cine en pantalla extra grande, pero sesión de cine. Adoro salir e ir al cine contigo, elegir una película y elegir el combo de palomitas que nos llevaremos a la sala. Adoro comentar la película una vez hemos abandonado la sala y caminamos hacia casa. Adoro todo eso.

Quiero más domingos de no madrugar y quedarnos en la cama, robando tiempo al tiempo y retrasando el desayuno. Quiero que esos domingos de descanso culminen con un paseo por nuestra Barcelona secreta y que, llegado el momento, nos sentemos en un café, de esos pequeños e íntimos y que, compartamos más que cafeína. Son nuestros momentos, únicos todos ellos.

¡Quiero compartirte con toda mi gente! ¡Quiero que tú me compartas con toda tu gente! Adoro ser muchos, adoro el jaleo y las voces. Adoro quedar con un grupo de amigos y compartir nuestra semana con ellos, contarles y que nos cuenten, alegrarnos los unos por los otros y en definitiva, preocuparnos. Porque los amigos son esa familia que no se elige, pero que es sumamente importante.

Quiero besos y abrazos a diario, de noche o sin preámbulos. Quiero que eso nunca se nos pase, que eso nunca muera, que no caduque, como lo que las dos sumamos. Quiero que luchemos y cuidemos lo que tenemos, porque es prácticamente magia, no hay más que vernos.

Quiero más noches de lectura mientras te duermes sobre mí, abrazándome. Tras un largo día es el mejor regalo que podía tener, entretener la mente leyendo y despistar la fatiga abrazada a ti, no hay nada mejor.

Así que envuelve este año con el mejor papel, porque nos traerá muchos momentos, muchos viajes, muchas escapadas arropadas de besos. No te preocupes de desenvolverlo, no tengas prisa y mucho menos miedo. Los días irán descubriendo el regalo, quitándole las capas del papel que intentaba esconder la verdad, nuestra verdad, pero al final saldrá y lucirá, como el sol desde el puente del petróleo… Igual que eso.

Feliz año y feliz día, no solo el de Reyes, no. Feliz día para cada uno de los días de este nuevo calendario. El mundo es muy grande y el tiempo inmortal como para encasillarlo en solo 24 horas. Se feliz cada día y regala momentos, sonrisas o lo que te de la gana cualquier día del año, porque todos cuentan y todos son importantes, incluso un martes 13 o un miércoles 14, todos.

Ser feliz es más que una condición, es una necesidad. Yo necesito ser feliz, busco ser feliz, lucho por serlo. No siempre es fácil pero ¿qué lo es¨? Nada que importe se consigue sin perseguirlo, nada. Así que, día tras día, lucho por aquello que me importa y ser feliz es lo máximo, porque reúne dentro todo lo que me importa.
Feliz día, feliz año. Feliz, tú.

felicidad-abc-620x349

Hace unas semanas, me topé por pura y mera casualidad, con un proyecto que captó toda mi atención. Es el proyecto de Ángela De la Torre, una fotógrafa leonesa que tiene, no sólo muchas ideas para proyectos increíbles, sino la energía suficientes para llevarlas a cabo.

El proyecto no podía tener otro nombre mejor, al menos para mí. “Yo te cielo”, que es una frase que la gran Frida Kahlo escribió en una de sus cartas. Para poneros en situación, os pongo el fragmento aquí, para que entendáis la inmensa fuerza y sentimiento que recogen esas tres palabras, que puestas así, sin un contexto, parece que les falta la acción, que les falta el verbo. Y sin embargo, una vez leído el fragmento, te das cuenta de que no le falta nada. Es exactamente eso lo que queríamos expresar, eso mismo.
”…¿se pueden inventar verbos? quiero decirte uno: yo te cielo, así mis alas se extienden enormes para amarte sin medida.
Siento que desde nuestro lugar de origen hemos estado juntos, que somos de las misma materia, de las mismas ondas, que llevamos dentro el mismo sentido. Tu ser entero, tu genio y tu humildad prodigiosas son incomparables y enriqueces la vida; dentro de tu mundo extraordinario, lo que yo te ofrezco es solamente una verdad más que tú recibes y que acariciará siempre lo más hondo de ti mismo. Gracias por recibirlo, gracias por que vives, porque ayer me dejaste tocar tu luz más íntima y porque dijiste con tu voz y tus ojos lo que yo esperaba toda mi vida.”
Pues bien, la joven fotógrafa ha decidido denominar así a este gran trabajo, porque pocas maneras hay de describir la inmensidad del amor o de los sentimientos, tan profunda y tan cercana como esa frase.

Pero bien, ¿de qué va este proyecto? Pues es un proyecto fotográfico que intenta retratar el amor en su estado más puro y de la manera más natural. Según sus propias palabras, Ángela busca poder retratar a “personas que se amen y que quieran posar ante mi cámara en los próximos meses para ayudar a dar forma a este proyecto. Busco diferentes tipos de relaciones amorosas: poliamor, parejas heteros, trans, gays, lesbianas…”

Con esta simple acción, la exposición pública de una serie de instantáneas llenas de amor, independientemente de la orientación sexual de sus participantes, pretende visibilidad, naturalizar y dar normalidad al colectivo de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI).
Ángela relata en alguna de las entrevistas que ha dado, que esta idea comenzó a bullir en su interior, cuando llegó a sus manos el famoso poema de Frida que hemos mencionado antes. Ahí, se habla del amor de tal manera, que cada palabra te llega y te hace sentir, te hace recordar y sonreír, te hace desear tener ese amor, ese que todo lo puede.“Si el amor verdadero existe, es tal como lo describe esta gran mujer. Un amor libre. Un amor que no entiende de sexos, razas, clases sociales o géneros. Un amor que quiero retratar a través de mi cámara. Un amor puro alejado del bullicio de la sociedad donde la única frontera es la piel”, aseguró Ángela.

Varias son las parejas que han posado para ella en este proyecto, teniendo ya en su poder todas las necesarias para hacer la proyección, que tendrá lugar en la localidad leonesa de Astorga, con motivo del orgullo en el mes de junio. Aunque la artista también quiere llevar su trabajo a Madrid y a otros puntos de España.
Pero todo tiene un pero. Ángela ha creado una campaña de crowfunding para poder llevar este proyecto a cabo. Ella pide un granito de arena por nuestra parte, para mostrar su trabajo. ¿La ayudamos?

Aquí os dejo el enlace por si podéis contribuir de alguna manera para que esta joven fotógrafa logre su objetivo, exponer su trabajo y poder llegar a todo el mundo con esas fotografías de amor.

https://www.indiegogo.com/projects/proyecto-fotografico-lgtb-yo-te-cielo–2#/

Ojalá llegue el día en el que una colección de fotografías, dónde puede verse a distintas parejas besándose, sea lo más normal del mundo, independientemente del tipo de pareja que sea. Pero hoy por hoy, a pesar de todo lo que hemos ido avanzando, no es así, al menos no del todo.
Una de las mejores formas para hacernos fuertes, es la de visibilizarnos. Algo que no se ve, no existe. Por eso creo que es importante esta exposición, este proyecto que la jovencísima leonesa pretende llevar a cabo.

Así que, muchísima suerte en el proyecto. Yo desde aquí te apoyo, y te agradezco el guiño que nos haces, porque al final, somos todos iguales. Unos y otros.
Os dejo unos datos sobre ella, por si queréis poneros en contacto con ella o seguir su trabajo.

Facebook:  https://m.facebook.com/delatorrephotographer/

Algunos de los artículos que se han ido publicando sobre ella y su proyecto, “Yo te cielo”.

http://astorgaredaccion.com/not/10750/-yo-te-cielo-retratos-de-amor/

http://www.diariodeleon.es/noticias/provincia/proyecto-yo-cielo-visibilizara-diversidad-afectiva-sexual_1036031.html

“Yo te cielo”, fotos por la diversidad LGTBI+

http://www.ileon.com/actualidad/058495/el-amor-tal-como-es-y-sin-barrreras-a-traves-del-objetivo-de-una-fotografa-leonesa

http://astorgaredaccion.com/not/10806/-busco-que-quien-no-este-acostumbrado-a-ver-otros-tipos-de-parejas-sepa-que-hay-mas-alla-de-los-muros-de-astorga-/

He pasado una semana alejada de mi chica y de Barcelona. He pasado una semana alejada del trabajo y de los estudios. He pasado una semana alejada del denso tráfico y de madrugones matadores. Y a pesar de todo lo bueno, he pasado una semana echándolo de menos.

Me he ido a pasar unos días a casa, a mi tierra. He podido disfrutar de mis sobrinas y ver lo rápido que crecen y lo rápido que pasa el tiempo, ellas son la prueba. 

Estar en mi casa, me hace bien, pero está tan lejos…. Pocas veces me voy sin mi novia, la verdad, pero este viaje era distinto, era especial. He ido a por mi vestido de novia ¿y sabéis que? ¡Que ya lo tengo!

Sí, habéis leído bien, ya tengo mi vestido de novia elegido y encargado… Y eso me pone nerviosa. Parece que queda mucho para ese día, nuestro dia, donde nos diremos el sí quiero en la noche más corta, mágica y especial del año, pero lo cierto es que no falta tanto…

Estoy contenta de lo que vamos avanzando y nerviosa por lo que aún nos queda y porque, todo salga bien. No es fácil planear las cosas en la distancia.

Así que, os saludo desde el tren llegando a Barcelona ya, entre algún punto entre Lleida y Tarragona. Deseando llegar a Sants, comerme a besos a mi chica y enseñarle mil fotos de esta semana, eso sí, ninguna será con un vestido blanco.

¡¡Buenos días, buenas noches y a comerse el miércoles!!

Hoy es uno de esos días en los que enciendes la televisión para ver las noticias, cómo haces cada día, y apagas el aparato de ipso facto. No puede ser que todas esas cosas hayan pasado juntas, en una misma franja horaria. Sí, todos los días pasan cosas, todos los días muere gente, todos los días alguien sufre o alguien… Sí, todos los días por desgracia.
Quizá para muchos solo es una noticia más, unas noticias malas dentro de un bloque de noticias. Nada que destacar, nada que comentar junto a tu pareja a la hora de la comida. Nada. Pero no para mí, no es mi caso. Igual es que el tema de las niñas y de los niños me llega más o me preocupa más o me afecta más. No lo sé, creo que me afecta lo que me tiene que afectar, que en este caso es muchísimo.
Hoy ha salido en las noticias que han violado a dos niñas en la India, una de dos años y medio y la otra de cinco. Y bien… ¿Ahora? Después de leer o escuchar un titular como este, a mí se me congela la sangre y se me agolpan las palabras en la garganta. NO sé que decir, ni cómo hacerlo, porque aún estoy pensando cómo puede suceder esto…
A la más pequeña de las dos la violaron como parte de un ritual religioso en varias ocasiones y después la dejaron malherida y sangrando en un parque, dónde la encontró la policía.
En el otro caso la niña fue violada por tres hombres. La habían llevado a casa de su vecino y tres hombres adultos la violaron. Y yo sigo sin entenderlo… De verdad que no.
Está claro que no nos podemos meter en la cabeza de nadie para saber qué piensan y que van a hacer, eso lo sé. Pero tiene que haber alguna manera de proteger a las niñas y mujeres que viven en la India, bueno, en cualquier lugar del mundo. No puede ser tan sumamente fácil hacer lo que te venga en gana sin tener después responsabilidades. Habrá que educar o cambiar ciertos conceptos, no lo sé. Pero esto no se puede tolerar.
La presentadora siguió con sus noticias hablando de guerra, de inmigrantes, de crisis, de ministros y política, hasta que llegó a otro punto de esos que te hacen subir el volumen para escuchar toda la información perfectamente.
“81 detenidos en una operación contra la pornografía infantil”, ese era el titular que me empujó a subir el volumen. ¡¡81 HOMBRES DETENIDOS!! ¡¡81 detenidos en España…!! Al parecer, estas personas compartían o intercambiaban a través de la red videos y fotos de menores. Según el portavoz de la policía nacional, estos archivos eran “de extrema dureza, encuadradas en el sadismo o bestialismo”. ¿En serio?
Creo que todo lo que pueda decir, no servirá de nada. En serio.
La pobre mujer del noticiario, que por cierto me “ha alegrado el día”, continuó con las noticias, llegando al otro punto en cuestión (Dentro de tantísimas noticias diarias que nos llegan). “Un niño de 11 años se suicida en Madrid por sufrir acoso escolar”. Esto pasó el miércoles, cuando su madre fue a despertarlo y no lo encontró en su habitación, sin embargo encontró una nota y la ventana abierta. ¿En serio? Otro niño más víctima del acoso escolar, ya está bien.
Estoy harta de leer y de escuchar este tipo de noticias… Sé que poco puedo hacer yo desde mi casa de Barcelona, mas aquí estoy si sirve de algo.

 

Continuamos con la fiesta sorpresa de cumpleaños  ¿Os parece?

Cómo ya os dije, le había preparado una fiesta sorpresa con la ayuda de todos nuestros amigos. Me había puesto en contacto con todos y entre todos habíamos “tejido” este plan. Os puedo asegurar que me siento, enormemente orgullosa de los amigos que tenemos.

Pues ahí estaba mi pequeña cumpleañera, con los ojos vendados, al pie de las escaleras, con su alfombra roja iluminada por varias velas… Cuando se quitó el pañuelo y vio dónde estábamos, la alfombra, las velas… Se quedó… Imaginaros… La invité a que fuera subiendo, a que fuera entrando…

Allí nos esperaban nuestros amigos, todos elegantemente vestidos con sus sombreros y sus máscaras… No reconocía a nadie… Ahí estaban todos, grabando videos o haciendo fotos y ella les miraba, me miraba y me preguntaba porque no les reconocía…

Mi amiga Inma, la que se casó y, el marido salieron de detrás de la barra para sorprenderla. No os puedo decir su expresión, pero os aseguro que el brillo que tenía en su mirada, fue el mejor de los regalos que yo recibí esa noche.

Los amigos estaban ahí porque yo les había avisado para el cumpleaños de mi chica, pero no se olvidaron de que también era el mío. Había una pancarta que nos felicitaba a las dos y que decía eso, que no se habían olvidado. Son muy grandes.

Una vez que saludamos a todos, agradecimos a todos su presencia, bromearon por la fiesta, por la sorpresa, por como la habíamos engañado todos… Nos dispusimos a cenar.

Yo me sentía como en mi boda, os lo aseguro. Habían dispuesto las mesas en forma de C para que todos pudiéramos vernos las caras y en el centro estábamos nosotras, presidiendo.

Terminamos de cenar y antes del postre nos dieron el “primer regalo”. Porque a pesar de que la fiesta era para ella… No se olvidó nadie de que también era mi cumpleaños….

Nos dieron una caja enorme que ponía “KIT DE SUPERVIVENCIA”. Cuando lo abrimos vimos muchos paquetitos pequeños y unas “normas” de cómo debíamos de proceder para ir abriendo. Las normas eran: Primero ponernos unas coronas, unas gafas, unas pulseras y un colgante de cartón, a continuación coger el paquete que correspondía, ya que estaban numerados y antes de abrirlo debíamos darnos dos besos, darnos un abrazo y gritarnos ¡feliz cumpleaños! … Os digo que había 15 paquetes… Ni más ni menos… La verdad que fue muy gracioso tanto lo que teníamos que hacer, lo que nos iban escribiendo y lo que nos encontrábamos en el paquete, son increíbles.

Después comencé a darle algún regalo mío, claro. Le había hecho un “Libro Hoffman” con sus mejores recuerdos, con fotos desde que era niña, con las fotos de los viajes, con la familia, con los amigos…

Después le di dos sobres. Uno contenía un bono para poder ir a montar a caballo y hacer una ruta, cosa que le encanta, ya que adora a este animal. Y el otro sobre tenía las entradas para ir al concierto de Malú en Barcelona el próximo noviembre, que también le encanta…

Y por último el regalo más esperado, el regalo que más tiempo me costó preparar, el regalo que con más cariño preparé y que se, que aunque fue muy cursi, le encantó. Era mi primer libro… Sí, mi primer libro encuadernado y todo lo tiene ella. Si me acuerdo haré unas fotos  y las subiré para que podáis verlo ¿De acuerdo?

Luego los amigos nos iban dando los regalos “a pares”. Se pusieron detrás de nosotras y nos iban pasando los regalos. Una bolsa para ella, una para mí… ¡¡TENEMOS UN MONTÓN DE REGALOS!! Muchísimos regalos, más de lo que yo me hubiera imaginado. Millones de gracias a todos.

Pero entonces llegó el regalo… EL REGALO… Mis hermanos no pudieron venir a la fiesta porque vivimos muy lejos… Y para mí la familia es muy importante, muchísimo. Y ya no os digo nada de mi sobrina, que aún no le he visto la cara y ya la quiero cómo a nada…

Nos sentaron y nos dieron un regalo para las dos. Rompimos el envoltorio entre nervios y risas y ahí estaba…Era un marco con la foto de la ecografía 4D de mi pequeña, de nuestra pequeña… Su primera foto ya enmarcada y con esta leyenda a pie de foto: ¡¡FELICIDADES TITAS!! Fue un momento tierno, bonito, dulce… Enseguida llamé a mi hermana y le di las gracias por colaborar. Esa foto, a día de hoy, preside nuestro salón.

Pero no nos dio tiempo a guardarnos el pañuelo… No… Sobre todo a ella. Últimamente me estoy haciendo una experta en esto de hacer videos… Ya hice uno para la boda de mi amiga y decidí hacerle uno a ella.

Seleccioné las fotos con mimo, con sumo cuidado… El video comenzó con su infancia, con las fotos de bebe, con sus padres (que también estaban en la fiesta)… Después ya de niña, de adolescente y después ya de adulta. Con todos sus cortes de pelo, con sus amigos, con sus viajes, conciertos… Cómo había faltado mucha gente por diversos motivos, les pedí que si me podían mandar una foto/video felicitándola para poder incluirlo. La mayoría de la gente colaboró, y así acabé mi video. Con toda la gente felicitándola, incluso mi bisabuela, mis hermanos, amigos que viven en Madrid…y por supuesto, todos los presentes. Fue muy bonito y emotivo.

Después ya comenzó el baile, el cachondeo, los pasos más estereotipados que os podáis imaginar, pero… ¿Qué hay más bonito que un montón de gente bailando la misma canción y sabiéndonos todos los pasos?

Era un día especial, pero más aun, era para alguien muy especial. Quería que por una cosa o por otra nunca olvidase este día. Quería que se sintiera en el centro de la fiesta, quería que sintiera todo el cariño que le tienen sus amigos, lo querida que es, lo mucho que la aprecian. Quería que sintiera que yo haría cualquier cosa por ella… Que yo movilizaría a los amigos, que conseguiría que todos le engañasemos, incluso sus padres, que conseguiría hacer y deshacer un montón de cosas sin que ella se enterase, aunque para ello me robase el sueño y me pasara todo el día muuuuuuy cansada. Quería que sintiera eso, que es mi princesa sin peros y sin porqués…

Así que a todos GRACIAS. Porque me ayudasteis en todo, en preparar, en idear, en engañar… Porque no solo hicisteis todo eso, sino que no os olvidasteis de mí y me hicisteis sentir como si estuviera en casa… Porque sois geniales, porque cada uno de vosotr@s, de una u otra manera sois indispensables para las dos y os queremos, mucho.

¡¡ Gracias de todo corazón a todos los que habéis colaborado !!

 

 

Sorpresa />

Necesitaba hacer una entrada para poder explicar qué es lo que me ha hecho mi chica, con qué me ha sorprendido y por supuesto, darle las gracias a ella y a todo el mundo que la ha ayudado, porque sois geniales, las cosas como son.

Ayer mi chica vino a recogerme al aeropuerto, que venía de Alicante de la despedida de soltera de mi mejor amiga, cosa que contaré en otra entrada. Como mi vuelo llegaba a las 22 me llevó a cenar a uno de nuestros restaurantes favoritos y así, mientras cenábamos, ponernos al día de lo que habíamos hecho el fin de semana. Yo, lógicamente, le enseñé mil fotos, vídeos, le conté anécdotas… ¡Qué alegría volver a estar en casa con ella!

Cuando llegamos a la puerta de mi casa, giré la llave en la cerradura y lo primero que vi fue eso… ¡Me quedé muerta!

Me quedé unos segundos mirando el panel, con la boca abierta, las manos en el pecho, luego en la cara… La miraba a ella, miraba el panel, que por cierto, es enorme…

Me emocioné mucho, muchísimo.

El panel me felicita por mi aniversario con el blog, que ya ha hecho un año, por superar las 8000 visitas… Y eso, que a mí me emociona ya de por sí, imaginaros si la gente con la que más hablo, que siempre me leen, que siempre me comentan… Han escrito, de su puño y letra, unas palabras para mí, para felicitarme… Es increíble… Sois geniales, ¡¡todos!!

Así que muchas gracias por vuestras palabras, por colaborar con mi chica y ayudarla, por la sorpresa, por guardar silencio y no decir nada… Porque gracias a todo eso, salió todo bien.

Y a ti… ¿Qué te digo? Si es que eres genial… Si es que… ¿Cómo no voy a quererte, cariño? A ti mil gracias… Porque si el blog lleva un año abierto, si el blog lleva más de 8000 visitas, en parte, es culpa tuya… Porque tú eres la protagonista de este blog, tú eres la que palabra a palabra emociona a estas personas, tú eres la que hace que todas esas cosas que siento, broten, salgan y se hagan realidad… porque tú eres todo lo que siempre quise tener y todo lo que ahora no soportaría perder… Porque tú eres… todo, mi todo. ¡¡Gracias preciosa!!

Necesitaba hacer una entrada para poder explicar qué es lo que me ha hecho mi chica, con qué me ha sorprendido y por supuesto, darle las gracias a ella y a todo el mundo que la ha ayudado, porque sois geniales, las cosas como son.

Ayer mi chica vino a recogerme al aeropuerto, que venía de Alicante de la despedida de soltera de mi mejor amiga, cosa que contaré en otra entrada. Como mi vuelo llegaba a las 22 me llevó a cenar a uno de nuestros restaurantes favoritos y así, mientras cenábamos, ponernos al día de lo que habíamos hecho el fin de semana. Yo, lógicamente, le enseñé mil fotos, vídeos, le conté anécdotas… ¡Qué alegría volver a estar en casa con ella!

Cuando llegamos a la puerta de mi casa, giré la llave en la cerradura y lo primero que vi fue eso… ¡Me quedé muerta!

Me quedé unos segundos mirando el panel, con la boca abierta, las manos en el pecho, luego en la cara… La miraba a ella, miraba el panel, que por cierto, es enorme…

Me emocioné mucho, muchísimo.

El panel me felicita por mi aniversario con el blog, que ya ha hecho un año, por superar las 8000 visitas… Y eso, que a mí me emociona ya de por sí, imaginaros si la gente con la que más hablo, que siempre me leen, que siempre me comentan… Han escrito, de su puño y letra, unas palabras para mí, para felicitarme… Es increíble… Sois geniales, ¡¡todos!!

Así que muchas gracias por vuestras palabras, por colaborar con mi chica y ayudarla, por la sorpresa, por guardar silencio y no decir nada… Porque gracias a todo eso, salió todo bien.

Y a ti… ¿Qué te digo? Si es que eres genial… Si es que… ¿Cómo no voy a quererte, cariño? A ti mil gracias… Porque si el blog lleva un año abierto, si el blog lleva más de 8000 visitas, en parte, es culpa tuya… Porque tú eres la protagonista de este blog, tú eres la que palabra a palabra emociona a estas personas, tú eres la que hace que todas esas cosas que siento, broten, salgan y se hagan realidad… porque tú eres todo lo que siempre quise tener y todo lo que ahora no soportaría perder… Porque tú eres… todo, mi todo. ¡¡Gracias preciosa!!

Me gustas tú y todo lo que envuelve tu personalidad, tu vida, tus recuerdos… Me gusta el café, caliente, con poco azúcar… Me gusta el mar, con grandes olas, con su olor a sal… Me gusta escribir, sobre papel, sentir como mi puño crea todas esas palabras, como plasma todo lo que se me mueve dentro, todo lo que recuerdo o que me invento… Me gusta la luna, con su luz, con su majestuosidad, cómo es la reina de todas las noches, cómo con solo mirarla me transmite mil sensaciones… Me gusta la montaña, cómo cuando llego allí arriba me siento libre, siento lo que es la libertad, siento la belleza de todo lo que me rodea como si me lo suministrasen con cuenta gotas… Me gusta la cerveza, la cerveza bien fría, en una terraza, en verano, contemplando tu cara, hablando… Me gusta la gente, conocerla, hablar, que me cuenten lo que quieran, escucharles, sabes cuáles son sus recuerdos, sus sueños, sus anhelos, en fin, conocerles… Me gusta pasear sin rumbo, sin destino, solo sentir que mis piernas se mueven y pasear, contigo del brazo, de la mano… Fijarnos en el resto de la gente, cómo muchos tienen prisa, otros están distraídos, otros hablan por teléfono… La vida continua y continua mientras nosotras caminamos por la ciudad… Me gusta la música, sentirla, entender la letra, entender porque el compositor escribió esas letras… Me gusta cocinar sobre todo si hay gente en casa, me relaja, me sienta bien… Me gusta leer, por la noche en mi cama, mientras te observo dormir, tranquila, serena y mientras yo me empapo de cualquier historia, eso es tranquilidad, eso es felicidad… Me gusta viajar, no simplemente coger el coche y desaparecer, que también, sino desde el momento que decidimos el destino, hasta que salimos. Preparar el viaje, la ruta, buscar puntos de interés, buscar restaurantes… Para mí el viaje comienza en el momento que elegimos el destino, desde ese momento, estoy disfrutando ya… Me gusta conducir, ya sea el coche o la moto. Desde que tengo la moto, me encanta sentir el viento en mi cara, me encanta conducir a primera hora de la mañana por el centro de Barcelona y disfrutar de sus calles vacías, solo para mí. Me gusta hablar con mis hermanos, pasar tiempo con ellos, reírme, salir a comer, estar en el sofá, poner una película y compartir una pizza, me gusta estar con ellos, sentirles cerca… Me gusta la vida que he ido formando, me gusta estudiar, aunque me cueste por tema de tiempo, me gusta nuestra casa, cómo hemos ido adornándola, haciéndola nuestra, me gusta nuestro gato, lo cariñoso que es, lo bien que se porta y la compañía que hace, me gusta nuestro sofá, tan grande, tan cómodo… Me gusta sentir en mis pies la arena húmeda de la orilla del mar, sentir la brisa mientras las olas llegan a mis pies y me hacen cosquillas, me gusta adentrarme dentro y volver la vista atrás para ver como me miras mientras y me saludas… Me gusta el cine, en casa, en nuestro sofá mientras te abrazo. Me gusta que me sorprendas, porque tus sorpresas son las mejores, no son regalos sin más, son sorpresas que igual no abrigan mi cuerpo o no lo adornan…pero abrigan el corazón, cosas importantes, cosas que no son tangibles pero que llegan más allá. Me gusta dormir, aunque duermo muy poco, pero la sensación de estar en la cama, con el edredón hasta arriba, sabiendo que ese día el despertador no sonará… Me gusta Italia, sus gentes, sus ciudades, su historia, su gastronomía… Me gusta compartir contigo un plato de pasta y una buena pizza en las inmediaciones de la Plaza del Popolo, por ejemplo… Me gustan los grandes espacios, los espacios abiertos, las grandes terrazas, los parques… me gusta poder sentir el aire, me gusta poder observar más allá… Me gusta el deporte y lo bien que me hace sentir, me gusta quemar de esa manera tanto las calorías como el estrés…. Me gusta cuando hacemos un viaje a mi casa y entramos en mi provincia, tocar el claxon dos veces… es la manera de decir “estoy en casa”… Me gusta recibir cartas, bueno ahora ya mails, de gente que me importa, que me cuenten cosas, que me recuerden cosas… Me gusta despertarme tranquila, sin un sonido en el despertador demasiado estridente, sin que nadie me grite o me despierte zarandeándome, porque me levanto nerviosa… Me gusta disfrutar de la noche de San Juan en un sitio como Barcelona, con mar. Oír los petardos, ver las hogueras, pasear por la playa… Me gustan los niños, los adoro. Comparto con ellos toda mi imaginación y jugamos a un sinfín de cosas, nos reímos, me los como a besos, ellos a mí… Me encantan los niños… Me gusta la sinceridad, aunque duela, más duele una mentira; Las cosas bien dichas, pero sinceras, no deberían de sentar mal. Me gusta cuando salgo de hacer un examen y mi padre me llama por teléfono. Me llama muy poco con esto de las nuevas tecnologías, pero si es mi cumpleaños o he tenido un examen, me llama siempre… Me encanta que mi bisabuela, que aún vive, me cante canciones. Yo la llamo por teléfono y siempre cantamos, parecemos tontas, pero si vierais tanto mi sonrisa, como la de ella, veríais que no, que es felicidad, añoranza, cariño… Me gusta ver fotos de épocas pasadas y recordar la historia de esa fotografía. Cuando vuelvo a casa por vacaciones, siempre saco las fotos, me siento con mi hermana y con mi chica, y le contamos las historias… Me gusta pensar que lo bueno siempre está por venir, que mañana siempre será mejor que hoy, que lo que hoy me hace daño, mañana ni lo recordaré. Me gustan las comidas fuertes, con sabor, típicas de mi tierra. Me gusta hacer cualquier tontería con tal de sacar una sonrisa.Me gusta ir de vacaciones a mi casa, ver que todo ha cambiado muchísimo, que todo ha evolucionado, pero que mi bisabuela sigue siendo la mejor jugando al parchís. ¿Cuántas partidas echamos cuando estoy? Siempre estamos jugando… Me gusta jugar al parchís, con ella.

Me gusta que estés al otro lado, leyendo lo que acabo de escribir. Conociendo lo que me gusta, conociéndome un poco más, mis gustos, mis manías, mi vida… Me gusta que haya alguien al otro lado, me gusta sentirme “leída”. Me gusta… que os guste.

Mil gracias, como siempre, por estar ahí.

Un saludo, muac.