Posts etiquetados ‘infantil’

¡¡Hoy es el día del libro!! ¡¡Hoy es Sant Jordi!! Y yo… No podía pasar por este día, sin escribir y sin haceros leer algo…

 

st-jordi-2-1

 

Desde siempre me ha encantado leer, supongo que era la manera más cómoda que tenía de esconderme del mundo y de poder ser la persona que quisiera, la única protagonista de la historia.
Recuerdo haber leído varios libros infantiles del estilo a “La cocina se va de vacaciones”, por cierto ¿Se titula así? Han pasado tantísimos años…
Pero sin duda, no he podido olvidar el primer libro que leí por mi misma. Estaba en casa de mi abuela, en un pueblo de la montaña asturiana, con vistas a Los Picos de Europa, un lugar para perderse. En el piso de arriba, había una estantería llenísima de libros. Cada vez que pasaba para ir a mi habitación, los veía, pero no me detenía a echar un vistazo. Hasta que lo hice
Pasé mis manos por los lomos de los cientos de libros que mi abuela tenía allí almacenados y al final me decanté por uno que estaba cubierto con un forro de lunares rosas y verdes. Supongo que sería precisamente eso lo que me llamó la atención.
El libro en cuestión era “Mujercitas” de Louisa M. Alcott. No recuerdo que edad tenía, pero os aseguro que era muy pequeña. El libro tenía en la cubierta a la feliz familia abrazando a su madre. Conocía la historia porque por aquella época, había unos dibujos que llevaban el mismo nombre y que, contaban la misma historia. A mi me encantaban.
Siempre sentí una inmensa conexión con Jo, era la mejor. Sin lugar a dudas, todas las decisiones que la chica tomaba o la manera que tenía de comportarse para ser principios del siglo pasado me recordaba un poco a mí.

 

numeros-F53-413-461-721
La historia se hizo un imprescindible en mi vida, aunque seguramente no fuese solo por la historia en sí, sino por aquello que representaba para mí.
Releí el libro mil veces, sabiendo los diálogos y si me apuras, hasta la puntuación. Después, pasados muchos años, estrenarían la película moderna, la que protagonizaban Susan Sarandon y Cia. Esa película es un clásico en mi casa, aunque he de reconocer, que me apasiona más la antigua, la de Elizabeth Taylor.

Por suerte, a mi madre le encantaba leer y en mi casa había muchísimos ejemplares para poder elegir cual sería mi siguiente víctima. Recuerdo que mi madre sacó de una caja de cartón del trastero una colección de “Los cinco”, que devoré como si nada hubiera leído nunca. Fueron una delicia.
A partir de ahí, mis padres me hicieron socia de la biblioteca de la ciudad (aún guardo mi carnet como oro en paño, aunque más por la foto…). Me encantaban los cómics de Garfield, de Lucky Luke…
Y así, poco a poco, fui devorando los libros que caían en mis manos. Cada uno representa una etapa de mi vida, un estar, un ser… Un querer y a veces, un poder.
Leer es una de las mejores cosas que puedes hacer, a mí me da la vida.
Así que, sí, leer y devorar los libros, nutrirse por dentro es tan importante como hacerlo a base de vitaminas, imprescindible para continuar.

Terminé admirando tanto a la gente que plasmaba esas historias increíbles, que me di cuenta que yo también quería transmitir, que yo también quería escribir. Pero no fue algo tan fácil.
Al principio solo escribía para sacar todo aquello que me pesaba dentro de mí, para sentirme mejor. Solo intentaba expresar lo que no me hacía feliz o lo que lo hacía en exceso, necesitaba vaciarme para poder continuar, no es bueno hacer un viaje a pie con las maletas a cuestas.
Poco a poco, me di cuenta de que hay muchas maneras de vaciarte, de expresarte, de contar… Hay tantas maneras como palabras existen, muchas. Por eso, mis escritos comenzaron a formar diálogos, a formar personajes, a formar historias… A formar esto que estás leyendo. Y por suerte para mí, en enero de este año pude publicar mi primera historia. MI primera historia llevada al papel… Es increíble el poder de las palabras….
Os dejo aquí el enlace de amazon dónde podéis encontrar mi novela y las reseñas que tiene, por si a alguien le apetece leer una historia diferente.

No obstante, aprovecho para felicitar el día a todas las personas que crean historias y hacen que mis días sean más llevaderos. También aprovecho para dar las gracias a todas las personas que me han ayudado y apoyado en seguir escribiendo, en seguir con el blog y en por supuesto, publicar mi historia.

¡¡Gracias!!

http://www.amazon.es/Respira-estás-fuera-Noelia-Blanco-ebook/dp/B01B312XGS?ie=UTF8&*Version*=1&*entries*=0

 

IMG_6959

Anuncios

Hoy he tenido el día libre y he estado pensando y añorando muchas cosas… Me puse la música a todo volumen y me puse algunas fotografáis… Hoy me he puesto a pensar en mis amigos, en mis pocos y fieles amigos. Daría cualquier cosa por cualquiera de ellos… Pero últimamente les noto tan lejos… No lejos de distancia… No lejos si les necesito… Lejos comparado a lo cerca que estábamos antes, a todas las cosas que hacíamos juntos, a todas las veces que hablábamos para contarnos todos los pormenores de nuestra vida, a todas las veces que nos visitábamos, a todas las veces que compartíamos un café sin importar la hora o el día de la semana, a todas las veces que se nos hacía tarde y al final cenábamos juntos, a todas las veces que me sonaba el teléfono  y me proponían un plan, a todas las veces que me sentí como parte de una gran familia, mi familia…

 

Una vez alguien me dijo que lo peor de crecer, es que perdías a los amigos. Jamás entendí aquella frase, aunque me resultó tan impactante, que siempre la he recordado… Aunque sin saber aún muy bien a qué se refería…

Un amigo es parte de ti, es uno más de tu familia, es una persona que no necesita llamar para avisar de que pasará por tu casa, es una persona que tiene vía libre a tu tiempo, a tus charlas, es una persona que no tiene por qué decir nada, porque hay silencios que lo dicen todo. Un amigo es quien no teme decirte la verdad, quien no te engaña ni se deja llevar… Un amigo es la mejor compañía para un martes o para un sábado por la noche, porque cuando estás entre amigos, es como estar entre familia… Te sientes cómodo y eso a día de hoy, es tan difícil…

He tenido la suerte de tener a personas en mi vida que han significado todo eso para mí… Han sido la familia que he tenido lejos, han sido mi apoyo y mi fuerza para continuar, han sido las únicas personas que han confiado en mí cuando ni si quiera yo lo hacía, han sido mi aliento y las únicas visitas que he tenido en mucho tiempo. Han sido la ayuda que jamás pensé que tendría y han sido los recuerdos más extraordinarios que podía tener… Han sido media vida…

Pero hoy por hoy, me paro a pensar en esa frase que una vez oí… “Lo peor de crecer, es perder a los amigos…”

No los pierdes de manera literal, no los pierdes para siempre, no los pierdes del todo, pero creo que sí, que poco a poco, algo se pierde…

La vida da muchas vueltas y cada persona terminar teniendo sus propias responsabilidades, horarios, familia, rutina… Y hay veces que cuesta encontrar un hueco para esas personas que antes eran parte de ti…

Así me siento… Siento que la mayoría de la gente que es importante para mí cada vez está más lejos. Procuro estar y ser como antes, como siempre, pero ya no es lo mismo… Cuando me pregunto qué ha cambiado, en verdad, lo único que ha cambiado es la vida… Entiendo perfectamente que las cosas evolucionan y que a veces sin querer, se complican y eso hace que todo cambie… Pero echo tanto de menos los momentos que compartía con mis amigos…

A veces echo la vista atrás y pienso que en verdad estamos en el mismo punto que hace un tiempo, pero que nos vemos menos y que cada vez hacemos menos cosas juntos. A mi chica y a mí nos encanta hacer cosas, muchas y muy diferentes… Nos apuntamos a todo… Y les invitamos a todo… Es tan complicado que a alguna cosa digan que sí… Siempre hay algo que hacer, horarios que cumplir, siempre hay alguna excusa… Siempre hay algo.

Muchos de nuestros amigos viven en pareja y sin hijos, como nosotras. Otros ya tienen hijos, por suerte. A nosotras nos encanta que cuando hacemos algún plan, vengan con los niños. Nos gusta compartir actividades al aire libre con ellos, disfrutamos muchísimo… Por eso siempre intentamos buscar planes que sean más “familiares” para que puedan venir todos, los que ya tienen niños y los que no, y pasarlo bien… Echo de menos hacer más cosas…

Sé que si en algún momento tuviera que contar con cualquiera de mis amigos para cualquier tema, sé que estarían ahí y me darían todo lo que necesito. No dudo de su fidelidad y de que me quieren, no me malinterpretéis. Se lo que tenemos y lo que nos significamos. Solo es añorar el pasado… Añorar cuando hacíamos cosas juntos.

¿Será cierto eso de que lo peor de crecer es perder a tus amigos?