Posts etiquetados ‘invitados’

¡Buenos días y felices fiestas!

 

Siento haber tardado tanto en escribir, pero lo cierto es que he estado muy liada y no he podido. Entre el trabajo, las fiestas, los regalos, la comida… ¡Un no parar! Pero por suerte, podemos decir que todo salió más que bien, increíblemente bien.

Para el día de Noche Buena nos juntamos al final cuatro, no éramos muchas, pero éramos suficientes para pasarlo bien y tener una “Noche Buena”. Se quedaron en casa hasta las 4,30. Cuando se fueron, nos retiramos a ponernos el pijama, lavarnos los dientes… Y fue entonces, cuando Papá Noel dejó los regalos perfectamente ordenados en el salón, al lado del árbol. Cuando mi chica volvió del baño, ya con el pijama, al salón, a por mí y vio todos los regalos…. Se le iluminó la cara. Había un total de 14 regalos, de todos los tamaños.

Cada vez que abría uno, la emoción iba creciendo, se iba poniendo más colorada  y los ojos se le inundaban de lágrimas. En cada uno de ellos había una nota en la que le decía las cosas más bonitas que se me pasaron por la cabeza en el momento de envolverlo. También había corazones dibujados con rotulador rojo…. En el segundo regalo rompió a llorar (Tiene mucho aguante…) Estaba muy emocionada, tal vez porque no se esperaba nada o casi nada, porque debido a otros problemas, apenas hemos tenido tiempo de hacer compras…

Yo me acosté feliz, feliz de verla a ella tan radiante, de haber pasado nuestras cuartas navidades juntas y sabiendo que cada año lo pasamos mejor.

Al día siguiente, la mañana de Navidad, me dio ella  a mí uno de los regalos… ¡Tengo un vuelo en parapente! Me encanta… No sé cuándo podremos ir, pero estoy deseando hacerlo… Parapente…!!

Y hoy es fiesta aquí, es San Esteban, así que hoy vamos a comer con mis suegros y felicitarles las fiestas y por supuesto, darles el regalazo que ha dejado Papá Noel para ellos aquí… ¡Que les va a encantar!

Pues Felices Fiestas a todo el mundo, espero que lo estéis pasando bien y que estéis disfrutando de la familia y amigos. Ahora que queda poco para terminar este año, disfrutadlo, quedan pocos días… Agotar cada segundo en no parar de reír, en recordar a los vuestros lo que os importan, de no parar de soñar ni de formular sueños… No dejéis de vivir intensamente estos cuatro días… Hacerlo… ¡Veréis como engancha!

Anuncios

No he acudido a muchas bodas en mi vida, la verdad, no se si eso es bueno o es malo… Pero os puedo asegurar, que no creo que vea una boda más bonita, más romántica y más especial que la de mi amiga. Ha sido una boda mágica, emotiva, en la que hemos llorado todos los asistentes… Ha sido increíble.

El sitio que eligieron para celebrar su día, era precioso, eso hay que decirlo. Era un jardín repleto de sillas con fundas blancas que enfilaban un camino hasta dos árboles, que hacían las veces de altar, de escenario. Es donde estaba el micrófono, donde estaban los novios sentados y los padrinos…

De los árboles colgaban muchísimos farolillos, que al cabo de un rato, eran las únicas luces, dando al lugar un toque tan romántico, tan de película de Julia Roberts…

Fue emotivo porque se dijeron verdades como puños, porque los novios hablaron, hablaron alto y claro, para todos y cada uno de los asistentes, para dedicarse palabras entre ellos, para prometerse sueños. Fue emotivo porque le dedicaron palabras a los que ya no están, poniéndoles nombres y apellidos, contando quienes eran. Fue emotivo porque dieron las gracias, a todos. A sus familias, a sus amigos… Fue emotivo porque ellos mismo, se emocionaban, porque ellos mismos nos emocionaban, se les quebraba la voz, les saludó alguna lagrima… Fue emotivo porque es una pareja tan querida, es una pareja tan enamorada, que da gusto verles, que da gusto como se miran, como se miman, como se hablan…

Mi amiga, la que nunca se iba a casar… Ya está casada… Y yo me siento inmensamente orgullosa de ella, de lo que ha conseguido, de tener al lado a un hombre como el que tiene, tan bueno, que la aporta tantísimo… Me siento inmensamente afortunada de tenerla como amiga, de tenerles como amigos. Porque el día de su boda, su día, en mayúsculas… Ese día, me hizo sentir especial, muy especial. Siempre lo hace y yo se lo que soy para ella… Pero el sábado me demostró tanto… No os lo podéis imaginar.

No solo me citó el Maestro de Ceremonias y me hizo saludar… Sino que después en la parte de agradecimientos, nos citó, a las dos… Pero después, en el convite, nos puso un video dedicado a todas las amigas, a las de siempre, que somos 5, haciéndolo personal, con fotos de cada una, con frases individuales… Porque al cabo de un rato, se acercó y me regaló un peluche y un cd con el vídeo que antes había puesto… Y como colofón final, me regaló un ramo de flores… A mí… Y yo me sentía tan orgullosa, me sentía tan plena de felicidad, estaba tan emocionada… Que no sabía ni que decir… Gracias, amiga.

Por fin llegó la hora de ponerle el video que habíamos hecho mi chica y yo para los dos. Habíamos pasado varias semanas haciéndonos con millones de fotos de ellos, desde que nacieron… No fue una tarea fácil, pero las dos somos tenaces y lo conseguimos. Hicimos un video de unos 15 minutos haciendo un repaso por sus vidas. El video era emotivo, incluso yo que me lo sabía de memoria, me emocioné de nuevo.

Y después ya vino la fiesta, el desmadre, el pisar de vestidos, el cambio de zapatos, la barra libre… Fue una gran fiesta, fue un gran día…

Gracias amiga, por todo. Eres y serás de lo más grande que hay en mi vida. Eres y serás demasiado especial como para poder describir todo lo que significas. No lo olvides, yo no olvido lo que tu has hecho por mí, lo que has luchado por mí y lo que me has demostrado… Eres y serás una increíble casualidad de un 21 de diciembre… Eres muy grande.