Posts etiquetados ‘luna de miel’

Desde antes de embarcarnos en esta gran aventura, temía este día, el día 4. Tampoco os penséis que tenía un miedo desmedido o algo así, pero me “daba respeto”.

El día 4 íbamos a coger el coche y lanzarnos a conducir 7 horas y pico, para llegar a un magnífico pueblo, el último antes de llegar al Parque Nacionak del Gran Cañón. El pueblo en cuestión es Williams, Arizona.

Nos levantamos sin demasiada prisa y fuimos a desayunar por Hollywood Blv, como días anteriores. Y tras llenar el estómago y cargar las maletas, cogimos nuestro coche y pusimos rumbo al Gran Cañón.

La salida de los Ángeles tenía mucho tráfico, por lo que circulábamos muy lentas y con mil ojos, para no saltarnos las salidas. Pero a partir de ahí, fue todo como la seda.

Paramos a repostar en un área de servicio, y s pesar de que la máquina del surtidor era muy intuitiva, nos daba error, por lo que tuvimos que entrar y decir el famoso, Full, please!


También paramos a comer en un pueblo pequeño que había junto s la carretera, y por suerte topamos con una camarera súper simpática que nos ayudo con el pedido.

Al fin, sobre las 18 llegamos a Williams, y nada más entrar en el pueblo, nuestra boca comenzó a abrirse… ¡Era genial!

Williams es el típico pueblo del interior, rodeado de vegetación y alumbrado por las luces de neón de sus comercios. Todas las casas y locales eran casas bajas, de no más de dos alturas.


El pueblo olía a cuero, de las sillas de montar, botas, cinturones, y también a barbacoa… Era magnífico.

Desde allí pudimos ver una de las mejores puestas del sol…


Volvimos pronto al hotel, quedaba una ducha y prepares todo para el día siguiente, el Gran Cañón.

Anuncios

Buenas noches desde la cama de mi hotel en Hollywood. ¡Estoy muerta!

Creo que hemos aprovechado el día hoy de maravilla, viendo muchas cosas y disfrutando de la ciudad.

Con todo el tema del jet lag, nos despertamos a las 5 de la madrugada, por lo que tras hacernos un poco las remolonas t darnos una ducha, salimos en busca de un café… Fue sensacional pasear por un Hollywood Blv totalmente vacío…. Aprovechamos para hacer fotos.

Hoy nos tocaba visitar el Downtown, por lo que cogimos el metro, la línea roja, al lado del Dolby y nos bajamos en Union Station. Es en esta parte de la ciudad donde está la calle Olvera y las primeras raíces de esta gran ciudad. Fue raro pasear por el pueblo de los Ángeles…. Pero genial conocer sus orígenes.

También vimos el grandísimo ayuntamiento, que ha salido en muchas películas, el auditorio, que ya en foto me tenía fascinada no os digo nada ahora, Little Tokio que también nos gustó muchísimo…
Tras visitar todo el cebtro, vinimos al hotel a por el coche y nos fuimos en busca de la Hollywood sign, que la pudimos ver desde varias calles. Había leído en internet que no se veía bien y que no se podía pasar por algunas calles. Nosotras pasamos y nos movimos con total libertad, aunque donde mejor y más cómodas estuvimos fue en Beachwood. 

Fue una sensación genial poder ver las letras que tantísimas veces habías visto.
Por último, acabamos la tarde y también el día en Santa Mónica, disfrutando del pier y de todo lo que ofrece. Pudimos ver la puerta de sol y ver la noria girar y brillar. Santa Mónica es mejor efe en las películas… Nos ha encantado.
Ya agotadas, nos hemos venido a nuestro barrio para cenar eh un mexicano y por fin, estar en la cama ya.

Muy buenas noches!

¡Qué difícil fue llegar hasta el hotel! 

No por nada en particular, sino porque parecía que era imposible.

Primero, nada más aterrizar, estuvimos un buen rato dentro del avión, porque al parecer no había sitio donde “aparcar”, y claro, después de 12,30 horas de vuelo más el vuelo de Barcelona a Madrid que nosotras llevábamos, eran ya muchas horas, y estábamos deseando llegar y darnos una ducha.

No penséis qu en tierra firme fue la cosa mucho más rápida… Primero vino las aduanas y los controles de pasaporte. Mi chica g yo lo hicimos juntas y le explicamos al funcionario que estábamos casadas. Fue todo muy bien, lo único que había mucha gente y tardamos.

También tardó en salir nuestra maleta por la cinta… Pero al fin salió y con todos nuestros bártulos y nuestra ilusión salimos, al fin a la calle.

Habíamos alquilado un coche para poder movernos bien por todos los sitios. Para llegar a la zona donde se encuentran las emprendas de alquileres de coches, tienes que coger un autobús, aunque está muy bien explicado. Has de seguir los carteles que indican “rental cae” y que te dejan en una parada de autobús.

Al fin con nuestro coche y con nuestro seguro a todo riesgo, nos dirigimos a Hollywood… ¡Qué ganas!

El camino, aunque con tráfico, lo hicimos sin ninguna dificultad. Al final llevó el coche mi chica, que es muy valiente para estas cosas, y yo indique, que se me da muy bien.

El hotel está tan cerca de Hollywood Blv, que tuvimos que atravesar por ahí, disfrutando de una de las atracciones más famosas de LAX, el paseo de la fama.

Se había hecho de noche y estábamos realmente cansadas, por lo que salimos a buscar aparcamiento para el coche, que de 20-8 es gratuito y nos fuimos a cenar.

Una amiga nos recomendó cenar en Hooters, muy cerca del teatro chino, por lo que allí nos dirigimos, muertas de sueño y de hambre.

Cenamos muy bien y las camareras muy simpáticas

Hamburguesa y nachos de Hooters


Mañana iremos al Downtown y veremos todo el centro de LAX, su calle Olivera, el auditorio… Y por la tarde queríamos ir a Santa Mónica y Venice… ¡Iré informando!

No sé por qué, pero jamás pensé que me casaría. Nunca me he visto de blanco, atravesando un pasillo iluminado por las caras sonriente de mi familia y amigos. Nunca lo he visto así. Nunca me he visto de la mano de alguien para el resto de mi vida. Nunca pensé que encontraría a alguien con quien hacerlo, quizá esa sea la razón, no otra.
Pero apareciste tú, con tu voz dulce y tu sonrisa maravillosa y todo cambió. Cambié yo y cambió mi vida. Cambió el mundo en el que vivía. Cambié el “no se si puedo” por el, siempre magnífico “a por todas”. Cambié de estatus, sí, porque pasé a ser la persona más rica del mundo, porque te tenía a ti, el mejor tesoro. Hay personas que se pasan toda la vida buscando eso mismo, esa persona con la que sentirse cómo en casa, tan cómoda que no te importa hablar sin tapujos de ningún tema, de abrazar hasta que se te salten las lágrimas o sanen las heridas, de pasar noches en vela dibujando el futuro y soñando despiertas…
He cambiado, lo sé, lo he notado. Pero he cambiado para bien, lo noto, lo sé. Ahora soy feliz, siempre. No necesito ninguna justificación, ni que sea un día especial, ni esperar a que llegue el sábado para coger aire y sonreír, no. Ahora soy feliz porque tengo todo lo que podía soñar. Ahora el juego ha cambiado, las reglas han cambiado, el final está por escribir y en ello estamos nosotros.
Es cierto que no todo ha sido fácil, es cierto que la vida nos ha puesto muchas piedras en el camino, es cierto que a veces creíamos que la vida podría con nosotras, es cierto. Pero a pesar de todo eso que nos quería hundir, hemos seguido juntas, de la mano porque solo así, somos invencibles. Y sí, a pesar de que a veces nos hemos ido a la cama preocupadas o nerviosas, solo el darme la vuelta y abrazarte y saber qué estás ahí, igual de preocupada que yo y que no por eso huyes, eso me hace sentirme bien. Eres quién se encarga de mi felicidad.
Pero ahora, ahora sí quiero cambiarme. Ahora estoy deseando casarme. Me da miedo, no te lo voy a negar, cariño. Pero no miedo al compromiso, no, porque eso es lo que estoy deseando, pasar toda mi vida contigo. Pero miedo a ese día en cuestión, a que todo salga bien, a que no hay ningún problema, a que todos estén agusto y se diviertan… Nervios, supongo.
Estoy deseando que llegue el momento de verte con el vestido, nerviosa y mirando hacia todos los lados. Estoy deseando cogerte de la mano y decirte lo nerviosa que estoy, porque lo estaré y tú lo sabes. Estoy deseando verte sonreír mientras nos besamos. Estoy deseando verte, cariño.
Y ahora viene la parte más complicada, supongo. La preparación de la boda. Poco a poco vamos avanzando en cuanto a todo. Restaurante, luna de miel, los papeleos del registro para la boda civil, los detalles… ¡Queda tanto por hacer! Pero ¿Sabes qué? Valdrá la pena, es pera nuestro día, así que, cojamos aire y a por todo ello, que nos queda toda la vida por delante.