Posts etiquetados ‘matrimonio’

Solemos pensar que el tiempo no corre, que se estanca, que las semanas se paran en los miércoles, y descansan al sol los últimos minutos, convirtiéndolos en días…
Solemos pensar que los planes a largo plazo, no llegan. Que por más que avance el tiempo, nunca llegará ese día…
Recuerdo cuando le pedí a mi chica que se casara conmigo. Lo recuerdo como si fuese ayer, y recuerdo también como entre las dos decidimos posponerlo para el año siguiente. Recuerdo cuando estábamos con el calendario del 2016 viendo las fechas posibles y nos decantamos por el día 24 de junio, San Juan, una noche clave. Sabíamos que quedaba mucho tiempo para preparar las cosas, preparar los detalles, las flores, las canciones, los discursos, el menú, el vestido y los zapatos, la ropa interior, la luna de miel… ¡Quedaba tantísimo tiempo! Pero ya no, el tiempo corre, como nuestros nervios.
Te das cuenta de que la boda está cada vez más próxima cuando tienes la prueba de menú, y eso mismo es lo que pasara esta noche. Hoy, después de estar casi un año (O más…) hablando de este tema, de la organización, de los platos que elegiremos y de cómo queríamos que fuesen las cosas, hoy por fin nos sentaremos en ese salón que hemos elegido, y probaremos todo aquello que durante semanas estuvimos estudiando y decidiendo. Hoy tendremos la respuesta en nuestro paladar, hoy probaremos ese menú, nuestro menú,.
Pero si el menú per se no fuese suficiente para saber lo próximo que está junio… Además me llama la modista, mi modista (Suena bien, ¿eh?), para hacer la prueba de vestido… ¡La prueba de vestido! Volveré a ponerme de blanco, con mis zapatos nuevos y volveré a soñar con que ya es junio y que ya es nuestro día. Pero para esto, habrá que esperar un poco más, esto será el lunes.

 

 

 

Así que sí, hoy nos embarcamos en un viaje relámpago, que comienza hoy a medio día y nos traerá de vuelta el lunes. ¡Benditos aviones!

Mentiría si dijera que no, pero estoy nerviosa… Estoy nerviosa por la prueba de menú, por saber si hemos elegido bien los platos a probar, por ver que sale todo bien y que, no nos hemos confundido de sitio.
Pero lo cierto que lo que más nerviosa me poen es la prueba de vestido, la verdad. Cuando me decidí por ese en concreto, estaba acompañada de las personas que más quiero y que, más me quieren. Fui a comprar el vestido junto a mis dos hermanos y mi mejor amiga. Me probé varios, pero cuando me puse ·”el elegido”, supe que sería ese. No solamente me gustaba a mí, que era importante, sino que sus caras reflejaban lo que yo esperaba, les gustaba. Hay ciertas emociones que no sabemos fingir o simplemente, no podemos. Una es la de sorpresa… Y ese vestido les encantó, además, así me lo transmitieron. Así que, volveré a ponerme el vestido, a calzarme los zapatos que compré el otro día y… A volver a soñar.

Ojalá pudiera compartir con todas vosotras las fotos… Pero hoy por hoy… ¡Será imposible!

 

 

 

Anuncios

No sé por qué, pero jamás pensé que me casaría. Nunca me he visto de blanco, atravesando un pasillo iluminado por las caras sonriente de mi familia y amigos. Nunca lo he visto así. Nunca me he visto de la mano de alguien para el resto de mi vida. Nunca pensé que encontraría a alguien con quien hacerlo, quizá esa sea la razón, no otra.
Pero apareciste tú, con tu voz dulce y tu sonrisa maravillosa y todo cambió. Cambié yo y cambió mi vida. Cambió el mundo en el que vivía. Cambié el “no se si puedo” por el, siempre magnífico “a por todas”. Cambié de estatus, sí, porque pasé a ser la persona más rica del mundo, porque te tenía a ti, el mejor tesoro. Hay personas que se pasan toda la vida buscando eso mismo, esa persona con la que sentirse cómo en casa, tan cómoda que no te importa hablar sin tapujos de ningún tema, de abrazar hasta que se te salten las lágrimas o sanen las heridas, de pasar noches en vela dibujando el futuro y soñando despiertas…
He cambiado, lo sé, lo he notado. Pero he cambiado para bien, lo noto, lo sé. Ahora soy feliz, siempre. No necesito ninguna justificación, ni que sea un día especial, ni esperar a que llegue el sábado para coger aire y sonreír, no. Ahora soy feliz porque tengo todo lo que podía soñar. Ahora el juego ha cambiado, las reglas han cambiado, el final está por escribir y en ello estamos nosotros.
Es cierto que no todo ha sido fácil, es cierto que la vida nos ha puesto muchas piedras en el camino, es cierto que a veces creíamos que la vida podría con nosotras, es cierto. Pero a pesar de todo eso que nos quería hundir, hemos seguido juntas, de la mano porque solo así, somos invencibles. Y sí, a pesar de que a veces nos hemos ido a la cama preocupadas o nerviosas, solo el darme la vuelta y abrazarte y saber qué estás ahí, igual de preocupada que yo y que no por eso huyes, eso me hace sentirme bien. Eres quién se encarga de mi felicidad.
Pero ahora, ahora sí quiero cambiarme. Ahora estoy deseando casarme. Me da miedo, no te lo voy a negar, cariño. Pero no miedo al compromiso, no, porque eso es lo que estoy deseando, pasar toda mi vida contigo. Pero miedo a ese día en cuestión, a que todo salga bien, a que no hay ningún problema, a que todos estén agusto y se diviertan… Nervios, supongo.
Estoy deseando que llegue el momento de verte con el vestido, nerviosa y mirando hacia todos los lados. Estoy deseando cogerte de la mano y decirte lo nerviosa que estoy, porque lo estaré y tú lo sabes. Estoy deseando verte sonreír mientras nos besamos. Estoy deseando verte, cariño.
Y ahora viene la parte más complicada, supongo. La preparación de la boda. Poco a poco vamos avanzando en cuanto a todo. Restaurante, luna de miel, los papeleos del registro para la boda civil, los detalles… ¡Queda tanto por hacer! Pero ¿Sabes qué? Valdrá la pena, es pera nuestro día, así que, cojamos aire y a por todo ello, que nos queda toda la vida por delante.

Para muchos de nosotros puede parecer que ha pasado mucho tiempo, pero lo cierto es que no es así, solo han pasado 24 años desde que la homosexualidad dejó de considerarse una enfermedad. Hace solo 24 años que ya no nos consideran enfermos mentarles por sentir atracción por personas de nuestro mismo sexo… Hace 24 años ya había televisión en color, había videoconsolas y otros inventos revolucionarios, pero también había homofobia y mucha.

Hace 24 años, tenía yo cinco… Y creía que el mundo era un lugar en el que nadie podría faltarte al respeto, ni infravalorarte como persona por ser quien eres y ser cómo eres, pero yo solo tenía cinco años y un millón de experiencias por delante.

Es cierto que a pesar de que ha pasado el tiempo, a pesar de que ya no se considera una enfermedad, a pesar de que se ha regulado la situación de las parejas que conviven juntas, que se quieren casar o incluso formar una familia, es cierto que aún queda demasiado por lo que luchar. En cuanto a derechos, podemos afirmar que sí, que hemos “ganado más derechos”, pero para mí eso no es ganarlos… ¿Por qué se considera que he ganado derechos cuando simplemente se ha equiparado mi situación a la del resto de la población que vive en España?

Estamos muy equivocados… Muchas veces, la gente comenta que ya hemos avanzado… Que ya hemos conseguido esta y aquella cosa… Pero yo no tendría que luchar por conseguir unos derechos que deberían serme intrínsecos por el mero hecho de ser una persona y sin embargo, me tengo que sentir orgullosa de que no me consideren una enferma mental, de que no me arresten, ni me condenen a alguna cárcel, de que me dejen convivir y formar una familia con otra mujer… Porque al final, mi vida ha sido un regalo de todos aquellos que han querido cambiar las cosas…

El pasado día 17 de mayo se celebró este día, el día internacional contra la homofobia y la transfobia. El pasado 17 de mayo se rememoró que ya no es una enfermedad mental y que la mayoría de los países desarrollados aceptan a las parejas del mismo sexo, aunque no hay que olvidar que aún quedan más de 80 países que condenan a las  personas del mismo sexo, desde a prisiones hasta la pena de muerte… Aún queda tanto por hacer…

Yo celebré ese día con mi chica, como si fuera un día más… Porque para mí, cada día a su lado, es una lucha contra la homofobia y apoyando la visibilidad lésbica. No hay nada mejor que mostrarse para que lleguen a respetarte. El tabú mata, el tabú engaña.

Se tu misma, porque al final solo te engañas a ti…

Mañana es jueves… Mañana es 16… Y eso significa tantísimas cosas.

Mañana a estas horas estaré a casi 900 kilómetros de aquí, de Barcelona. Eso no es lo que me preocupa, lo que me preocupa es estar a esa misma distancia de ti…

Mañana me sale el avión de camino a casa. Mi hermana está a punto de dar a luz y yo, no me lo quiero perder por nada del mundo. Pero ella, mi chica, no podrá venir hasta dentro de unos 15 días por motivos laborales…

Vamos a estar 15 días separadas… Muchas os reiréis… Pero en cinco años que llevamos juntas, si sumamos todos los días que hemos estado separadas por diferentes motivos, no llegan a 15 días, así que imaginad lo que esto significa para nosotras.

Yo tengo muchos sentimientos encontrados, enfrentados… Estoy deseando bajar de ese avión y ver que me espera mi hermana, tocarle la barriga, abrazarla y pasar todo el tiempo del mundo con ella. Ayudarla a colocar la ropa, la cuna, el cambiador… A preparar la mochilita para cuando tenga que ir al hospital… Estoy deseando que se ponga de parto y ver la cara de mi hermana, emocionadísima, cuando le dejen ver a su hija. Estoy deseando ver la cara de mis  padres cuando vean la cara de su primera nieta. Estoy deseando ver la cara de mi sobrina, de mi ahijada… Pero ¿sabes lo que deseo? Que todo esto, lo pudiera hacer contigo de la mano, entonces sí que sería perfecto. Mi hermana, nuestra sobrina y tú y yo. ¿Qué más podría pedir?

Sé que no es fácil para ninguna de las dos, cariño, por eso te pido paciencia. Ya sabes que yo estaré allí, preparando todo. Y cuando tú vengas, te presentaré a la nueva sobrina. Aunque antes, habrás visto unas mil fotos.

Además, tengo la suerte de que voy a estar súper liada, no solo por lo de mi hermana, sino porque en tres semanas tengo los exámenes, así que me voy a poner a estudiar y aprovechar el tiempo como una loca. También tengo lo del libro, que lo acabaré allí… Creo que estos días que voy a estar en casa van a ser una vuelta a mi pasado… Durmiendo en una cama de 90, con mi escritorio, mi ordenador y mis apuntes. Comiendo en casa, con mis padres, ayudando en casa…

Me gusta cuando hablas de la niña… Me encanta ver esa luz en tus ojos… Y sé que estás deseando verme con la niña en brazos y no se quien se emocionará más, si tú al verme a mí emocionada con la niña o yo de tenerla mientras tú me miras. Sea como fuere, que enero corra mucho y febrero te traiga a mí.

Creo que tras cinco años no se dormir sin ti, no se dormir en una cama tan pequeña, no se cocinar solo para una o hacer la compra para tantos… Creo que los chistes que haga no serán tan graciosos si tú no estás al otro lado, para reírte conmigo. Creo que te añoraré como nunca lo he hecho con nadie, pero creo que nos hará más fuertes, más si cabe. Además, ¡qué son 15 días, maldita sea! Eso no es nada, mi vida.

Te quiero.