Posts etiquetados ‘saludar’

¿Habéis tenido la sensación de que el orgullo que sientes hacia una determinada persona no te entra en el pecho? ¿Qué el orgullo que sientes es tan grande que lo tienes que sacar de dentro de ti? ¿Qué tienes que explicar y mostrar al resto de las personas tu motivo de ser la persona más orgullosa del planeta?

Así me siento yo…

Me había sentido orgullosa muchas veces de las personas que tengo cerca. Siempre hay algún motivo por lo que sacar pecho, por lo que poder susurrar dentro de mí, lo afortunada que soy. Siempre hay algún motivo por el que sonreír, por el que reunir a tus amigos. Siempre hay algún motivo que te empuja a seguir hacia delante…

Sentir orgullo por alguna persona cercana a ti, es precioso. Cerrar los ojos y pensar, es parte de mí. Es mi pareja, mi hermano o mi hermana, mi amiga… Esa persona tan grande, es parte de mí… Y notar como algo dentro de ti, se hace aún más grande. Porque rodearte de ese tipo de personas, de las que te hacen cerrar los ojos, coger aire y sentirte grande, es lo que me hace sonreír y seguir hacia delante.

Recuerdo ver a mis hermanos en sus respectivos trabajos, serios, guapos, con su saber estar y su saber hacer. Recuerdo verles resolver ciertos problemas con una diplomacia y habilidad, que te hacían replantearte muchas cosas.

Recuerdo ver a mi hermana con su hija en brazos y decir, es mi hermana, es mi sobrina… Y sentir como el vello de mis brazos se erizaban mientras las observaba. Pletóricas. Ella jamás sabrá hasta qué punto me hizo sentir orgullosa y feliz, porque fue un momento mágico.

Recuerdo ver a mi chica crecer a mi lado. Verla perder miedos, perder inseguridades, ganar  confianza en el mundo y en las personas. Recuerdo verla sonreír a carcajadas, la recuerdo restando importancia a los problemas para evitar que me preocupe, recuerdo verla protegerme de todo y ante todo. Recuerdo cada día que he vivido con ella, cada viaje, cada escapada, cada momento de risas que acaban en lágrimas, de siestas que acaban a la hora de la cena. Recuerdo cuando me dijo por primera vez que me quería, y también recuerdo cuando fue la última vez, esta mañana.

Y ahora, gracias a las tecnologías y a pesar de estar a más de 800km de mi casa y de mi familia, he podido sentir nuevamente esa sensación de orgullo. De esa que te obliga a cerrar los ojos y respirar despacio.

He podido ver a mi sobrina gatear… Y he podido ver cómo le han salido los dientes… Ya tiene dos.

Nunca me ha dado miedo estar tan lejos de casa. Sé que mi familia y mis raíces están ahí. Eso no lo cambian 800km ni 4000. Siempre he sabido que ellos estaban ahí y ellos sabían que estaba aquí, para lo que hiciera falta. Nos turnábamos para visitarnos, venían… íbamos… Y tan felices.

Cuando nació la niña… Algo cambió dentro de mí. Me daba miedo no verla crecer, me daba miedo que creciera sin saber quiénes éramos nosotras, sin que nos pusiera cara. Que pensará… “Ah… Son mis tías las de Barcelona…” Por eso durante estos 8 meses que tiene mi pequeña, he ido más veces que en los 6 años que llevo viviendo en Barcelona.

Pero ahora, hacemos video llamadas diarias. Todos los días, mi hermana me llama y podemos ver a la niña. ¿La suerte? Que sabe quiénes somos. Cuando sale nuestra cara en la pantalla, la vemos sonreír y eso, nos desarma.

Mi hermana le ha enseñado a decir hola y adiós con la mano… Y cuando salimos en la pantalla, la niña nos saluda con la mano y sonríe.

La hemos visto gatear, la hemos visto saludar, la hemos visto los dos dientes que comienzan a salir… Pero lo que nadie se imagina, es lo feliz que nos hace poder ver eso…

Anuncios

No he acudido a muchas bodas en mi vida, la verdad, no se si eso es bueno o es malo… Pero os puedo asegurar, que no creo que vea una boda más bonita, más romántica y más especial que la de mi amiga. Ha sido una boda mágica, emotiva, en la que hemos llorado todos los asistentes… Ha sido increíble.

El sitio que eligieron para celebrar su día, era precioso, eso hay que decirlo. Era un jardín repleto de sillas con fundas blancas que enfilaban un camino hasta dos árboles, que hacían las veces de altar, de escenario. Es donde estaba el micrófono, donde estaban los novios sentados y los padrinos…

De los árboles colgaban muchísimos farolillos, que al cabo de un rato, eran las únicas luces, dando al lugar un toque tan romántico, tan de película de Julia Roberts…

Fue emotivo porque se dijeron verdades como puños, porque los novios hablaron, hablaron alto y claro, para todos y cada uno de los asistentes, para dedicarse palabras entre ellos, para prometerse sueños. Fue emotivo porque le dedicaron palabras a los que ya no están, poniéndoles nombres y apellidos, contando quienes eran. Fue emotivo porque dieron las gracias, a todos. A sus familias, a sus amigos… Fue emotivo porque ellos mismo, se emocionaban, porque ellos mismos nos emocionaban, se les quebraba la voz, les saludó alguna lagrima… Fue emotivo porque es una pareja tan querida, es una pareja tan enamorada, que da gusto verles, que da gusto como se miran, como se miman, como se hablan…

Mi amiga, la que nunca se iba a casar… Ya está casada… Y yo me siento inmensamente orgullosa de ella, de lo que ha conseguido, de tener al lado a un hombre como el que tiene, tan bueno, que la aporta tantísimo… Me siento inmensamente afortunada de tenerla como amiga, de tenerles como amigos. Porque el día de su boda, su día, en mayúsculas… Ese día, me hizo sentir especial, muy especial. Siempre lo hace y yo se lo que soy para ella… Pero el sábado me demostró tanto… No os lo podéis imaginar.

No solo me citó el Maestro de Ceremonias y me hizo saludar… Sino que después en la parte de agradecimientos, nos citó, a las dos… Pero después, en el convite, nos puso un video dedicado a todas las amigas, a las de siempre, que somos 5, haciéndolo personal, con fotos de cada una, con frases individuales… Porque al cabo de un rato, se acercó y me regaló un peluche y un cd con el vídeo que antes había puesto… Y como colofón final, me regaló un ramo de flores… A mí… Y yo me sentía tan orgullosa, me sentía tan plena de felicidad, estaba tan emocionada… Que no sabía ni que decir… Gracias, amiga.

Por fin llegó la hora de ponerle el video que habíamos hecho mi chica y yo para los dos. Habíamos pasado varias semanas haciéndonos con millones de fotos de ellos, desde que nacieron… No fue una tarea fácil, pero las dos somos tenaces y lo conseguimos. Hicimos un video de unos 15 minutos haciendo un repaso por sus vidas. El video era emotivo, incluso yo que me lo sabía de memoria, me emocioné de nuevo.

Y después ya vino la fiesta, el desmadre, el pisar de vestidos, el cambio de zapatos, la barra libre… Fue una gran fiesta, fue un gran día…

Gracias amiga, por todo. Eres y serás de lo más grande que hay en mi vida. Eres y serás demasiado especial como para poder describir todo lo que significas. No lo olvides, yo no olvido lo que tu has hecho por mí, lo que has luchado por mí y lo que me has demostrado… Eres y serás una increíble casualidad de un 21 de diciembre… Eres muy grande.