Posts etiquetados ‘sentimiento’

Abrázame fuerte, muy fuerte, tan fuerte que detengas el mundo o ralentices mi corazón, que late con tanta ferocidad, que lo noto ya fuera de mi cuerpo, lejos de mí.
Abrázame fuerte, muy fuerte, tan fuerte que consigas convencerme de que formo parte de algo, formo parte de nosotras. Convénceme de que soy de nosotras una parte, una parte fundamental, una parte de dos, una parte de la que no se puede prescindir. Déjame sentir eso, déjame sentir eso.
Abrázame fuerte, muy fuerte, tan fuerte que tu piel me proporcione la paz que necesito. Solo tu piel en contacto con mi piel puede transmitir tantísimas cosas. Solo tu y yo, juntas, podemos sentir tantas cosas. Deja que tu piel conduzca esa paz y deja que brote por sus millones de poros. Deja que llegue a mí, déjala venir, déjala entrar y que se quede en mí, en nosotras.
Abrázame fuerte, muy fuerte, tan fuerte que el silencio se apiade del mundo, aunque sea un segundo. Que el silencio me impida escuchar el traqueteo de mi corazón, que cada vez, late más fuerte, más rápido y en estéreo. Solo tú y tu piel, podéis silenciar el mundo. Solo tú puedes conseguir que no oiga más que tu voz. Solo tu aíslas los sonidos, solo tu piel sobre la mía y tus ojos, perdidos en los míos.
Abrázame fuerte, muy fuerte, tan fuerte que me obligues a cerrar los ojos al notar tu calidez. Tan fuerte que acomode mi cara sobre tu hombro. Tan fuerte que confunda mi corazón con el tuyo, sin saber si es el mío el que late en mi pecho o el tuyo. Tan fuerte, que no tenga miedo.
Abrázame fuerte, muy fuerte, tan fuerte que consiga volver a tener fe en el mundo y en las personas que lo llenan. Tan fuerte que crea de nuevo en la palabra amistad y en lo que significa. Tan fuerte, que me sienta parte de algo, aunque sea algo muy pequeño. Tan fuerte, que el lunes tenga igual valor que el sábado. Tan fuerte que crea más en mí, porque entre tus brazos, soy alguien importante y cuando estoy fuera de ellos, sigo siéndolo, porque me piensas, me quieres y me añoras cuando no me ves.
Abrázame cariño, sin mediar nada más. Porque solo así, entre tus brazos, me veo con la fuerza suficiente de luchar día a día por nosotras, por lo que hemos construido y por los cimientos que estamos colocando. Porque solo así, entre tus brazos, creo que el mundo es un sitio maravilloso, en el que poder ser feliz. Porque solo entre tus brazos añoro el momento de que traigas un ser a este mundo. Porque solo entre tus brazos, se la suerte que tengo de tenerte en mi vida y la suerte que tiene este mundo, de tener a una persona como tú luchando por él. Porque solo entre tus brazos alguien puede ser feliz, porque pocas cosas hay tan importantes y tan gratificantes como sentirse parte de algo y más aún, parte fundamental de algo. Porque solo entre tus brazos me siento así, parte de algo increíble, como es nuestra vida y lo que en ella estamos construyendo, que no es poco. Porque solo así, me siento que mi vida tiene una dirección, aunque doscientos mil caminos diferentes, aunque solo así, entre tus brazos, sé que no pasa nada por equivocarnos de camino, la dirección la tenemos grabada en la base de datos. Porque solo así cariño, puedo vivir.
No dejéis de abrazar, de cerrar los ojos y abrir los brazos. No dejéis de sonreír sobre el hombro de alguien a quien amáis, mientras descienden tus pulsaciones y aumentan los decibelios de vuestras risas. No dejéis de llorar mirando a los ojos a alguien, porque pocas cosas hay más importantes que esa, no esconder el sufrimiento ni el miedo. No dejéis de dar las gracias, todos merecemos saber que lo qué hacemos, lo hemos hecho bien. No dejéis de decir todo aquello que os reconcome por dentro, sea lo que sea, porque las cosas bien dichas, no deberían sentar mal y si sientan mal, igual no lo has dicho cómo debías o igual es que tenías demasiada razón. No dejéis que el tiempo enfríe un sentimiento por tener miedo de hablar, de llamar o de dar la cara. Ningún sentimiento se merece morir en un cajón por tu miedo o por tu orgullo. Tu orgullo no te hará más feliz, no lo olvides.
No dejéis de vivir… Nunca.

Anuncios

 

¿Sabéis una cosa? Jamás me imaginé que el blog iba a recibir tantas visitas, que iba a tener tantos seguidores en twiter, que mis palabras iban a tener tan buena acogida… ¡Jamás!

Comencé a escribir cuando era apenas una cría, porque me sentía sola, porque me sentía diferente y porque necesitaba explicar al mundo lo que pasaba dentro de mí. Quizás este fue el momento en el que me hice tan reservada en cuanto a mis sentimientos, en cuanto a las sensaciones que experimento en determinadas situaciones… Puedo pasarme horas hablando y sin embargo no decir ni una palabra acerca de mi estado de ánimo…

Así que empecé a escribir… No soy ninguna heroína, aunque parecía que nada me dolía, que era inmune al dolor, que nada me hacía perder la paciencia o la sonrisa… Después llegaba a mi habitación, me ponía los cascos con la música a todo volumen y “vomitaba” todo lo que sentía, todo lo que pensaba, todo lo que no decía.

Siempre me recuerdo escribiendo, siempre. Tenía un cuaderno que llevaba a todos los sitios y era el único con el que hablaba de tú a tú, sin miedos, sin vergüenza. Pero llegó un día en el que no quise escribir más, no sé exactamente qué es lo que se me pasó por la cabeza, pero dejé de escribir.

Alguna que otra vez volví a coger un bolígrafo y un papel en blanco y lo intenté, pero no salía nada. ¡Estaba vacía! No tenía nada que contar, mi alma estaba silenciada, no sé si sería por el tiempo, por la rutina, por el miedo… Pero no decía nada, callada, ausente, como si no estuviera…  Y así me pasé mucho tiempo, con millones de ganas de escribir y nada que decir… Nada que contar…

Y un buen día, sin que pasara nada excepcional en mi vida, me levanté con ganas de escribir. No os podéis imaginar la alegría que me dio el tener cosas que contar… No perdí ni un segundo. Cogí un papel y volqué todo lo que llevaba tanto tiempo reprimiendo. Os aseguro que fueron muchas cosas, diversas, bonitas, dolorosas, largas, cortas… Pero todo era mío, todo nació de mí e incluso, alguna que otra, murió aquí también.
<

Entonces cree el blog, quería hablarle al mundo, quería contar cosas… Pero no me soltaba, no era yo… Me daba como vergüenza decir exactamente lo que me apetecía decir… Es más, si comparáis mis primeros escritos, con los últimos… No parece ni siquiera el mismo blog, y lo es. Tiene una explicación, como todo en esta vida, me siento cómoda escribiendo y que me leáis, me siento como una más de vosotras, me gusta hablar con vosotras, que me contéis, que os cuente y ver que vosotras llegáis a mí y yo a vosotras, ver cómo nos inspiramos unas a otras, como nos apoyamos y como nos valoramos.

Jamás, y lo digo con la boca bien grande, jamás, me he sentido tan valorada como me siento hoy en día, como me siento al leer los comentarios del blog. Jamás me he sentido tan querida, tan aceptada, tan comprendida… Así que, millones de gracias, de verdad, de corazón, porque gracias a todas las que me leéis, a las que me comentáis, a las que me dejáis mensajes privados diciéndome infinidad de cosas, gracias a todas vosotras, yo tengo más ganas de escribir, yo tengo la sonrisa cada vez más grande y la risa más sonora… Porque gracias a vosotras, tengo infinidad de proyectos, de sueños, de trabajos… Porque gracias a vosotras, me siento alguien, alguien especial, alguien que vale para algo, alguien que ha encontrado su sitio… Millones de gracias.