Posts etiquetados ‘sofá’

Queridos Reyes Magos:

Como cada año, aquí está mi carta, con todos mis deseos para el próximo año.
Quiero y deseo con todas mis fuerzas, compartir estas fechas una y otra vez con ella. Me da igual que cada año tenga que romperme la cabeza buscando el regalo perfecto, o que no nos pongamos de acuerdo a la primera sobre el menú o el regalo de las sobrinas. Quiero estas fechas a su lado para siempre, porque solo a su lado cobran sentido para mí, una pagana que ha comenzado a creer, pero en ella.
Quiero domingos de despertares tardíos, café en la cama y charlas antes de poner un pie en el suelo. Sí, eso mismo. Quiero que no haya prisa ni estrés, que el café dure lo que tenga que durar,sin imponer topes o toques de queda.
Quiero todo esto que comparto con ella, pero elevado a la máxima potencia, mi potencia a su lado. Quiero todo lo que ahora tengo, pero multiplicado por lo que la quiero. Quiero más, de cada cosa que tenemos, de cada sentimiento que compartimos, de cada noche que hemos dormido abrazadas, quiero más. No me canso de pedir más, no me canso de querer más.
Quiero un salón lleno de juguetes, un bebé que llore y un niño que me llamé mamá. Compartir todo ese que hemos multiplicado por infinito, con nuestros hijos. Nuestros y en plural, no podía ser de otro modo. Quiero levantarme por la noche, y asomarme a la cuna solo para poder sonreir una última vez, antes de abrazarte por la espalda y recordarte lo mucho que te quiero.
Quiero que en mi mesilla de noche, junto a las novelas que leo haya algún cuento infantil, sí. Porque nada me apetece más, que cada noche leer a mis hijos algún cuento. Me encantaría estar ahí, imitando las voces de los distintos protagonistas, mientras se le van cerrando los ojos y se va quedando dormido, en paz.

n_20130105183505_queridos_reyes_magos
Quiero pasear sin tener un destino fijo, mientras comentamos, hablamos e imaginamos. Es nuestro pequeño refugio del mundo, de nuestras obligaciones e incluso a veces, de nosotras mismas y nuestras responsabilidades. Mientras paseamos, no existe nadie más. No hay móvil, no hay estudios, no hay trabajo… Solo tú y yo, y la ciudad por delante, conversando.
Quiero seguir haciendo el amor y seguir sintiendo que nos unen tantísimas cosas. No puedo imaginarme lo que sería no sentirte. Pocas cosas hay tan placenteras, como saberte llena de deseo por la chica a la que amas. A mí me pasa. Siete años después, la deseo más y más cada vez. Es maravilloso, como ella.
Quiero días en los que no importe no peinarte y quedarte en pijama, en los que no importe no querer levantarte del sofá, en los que no importe nada más, que nosotras, despeinadas y en pijama, en el sofá. Compartiendo quizá un café, una película, o el silencio, pero será nuestro momento.
Quiero mirarla a los ojos cada noche, todas las noches. No importa lo que haya pasado ese día, no importa el estrés que tenga acumulado o la carga que llevemos cada una sobre nuestros hombros, quiero mirarla todas las noches a los ojos, porque solo así, me sentiré en casa, tranquila y confiada. Capaz de soportar esa carga o ese estrés, porque sé que merecerá la pena.
¡Quiero ahorrar agua con ella! Me encanta, cuando el tiempo nos pisa los talones y nos duchamos juntas, compartiendo esponja y champú. Pero aún me encanta más, cuando lo hacemos sin que haya un motivo aparente para ello, cuando lo hacemos por estar juntas, compartiendo el agua. Es increíble, ella lo es.
Quiero poder darte una casa, una casa de verdad. Grande, bonita, con suelo de parquet y con terraza. Quiero esa casa llena de niños, al menos tres, y que correteen por toda ella, dejando el pasillo inundado de juguetes a su paso.
Quiero un gran árbol de Navidad, dónde poner nuestros regalos y nuestros calcetines. Me gustaría tener muchísimas cajas, perfectamente envueltas colocadas a sus pies. Ella ya sabe, que no las envolvería yo, porque soy muy torpe. Pero estarían perfectamente envueltas para la ocasión.
Quiero casarme con ella, lo quiero. Aún quedan unos meses, cada vez menos y aun así, se me está haciendo eterno. Desde que se lo pedí, hasta que finalmente hemos dado el paso y hemos comenzado a organizarlo, ha pasado tiempo. Deseo que llegue ese día, verla de blanco y poder decirnos al fin, el sí quiero. Lo estoy deseando…
Quiero más noches de felicidad, sí. De esas en las que yo me recuesto en la cama y abro algún libro y ella, se recuesta a mi lado, me abraza y se queda dormida. No hay nada más placentero que eso, es de las cosas que hacen cosquillas al corazón.
Quiero viajar con ella, viajar alrededor del mundo. Me da igual ir a las zonas más pobladas, más bellas o más desérticas del mundo. Me da igual ir a veinte kilómetros de casa o a seis mil. Me da igual que mi equipaje sea de mano, facturado o una triste mochila y un bocata de tortilla, me da igual. Porque cada experiencia que vivimos, cada viaje, cada espacada, cada “cosa” fuera de nuestro día a día, es especial. Quiero más momentos de esos, más.
Quiero hacerla feliz, siempre. A veces, conoces a personas que son excesivamente buenas, excesivamente valientes, excesivamente luchadoras y trabajadoras. Ella es de este tipo de personas. No le cuesta ayudar a la gente, es más, está deseando hacerlo. Se ofrece para todo a todo el mundo. Trabaja muchísimo y sin mirar la hora, aunque tenga que comer a la hora de la merienda y se tenga que levantar antes que el cuco. Se merece ser feliz 365 días al año, se lo merece. Es lo justo. Yo quiero ser quién le haga feliz, al menos una de las personas. Quiero seguir estando a su lado, robándole una sonrisa y si se despista, una carcajada. Porque eso, es lo que le hace continuar y seguir ayudando. Quiero tener esa capacidad siempre.
Quiero una cita con ella, sí. Una cita romántica, una cita de salir a dar un paseo, quizá ir al cine a ver una película y por supuesto, llevarla a cenar. Así, podremos hablar, podremos compartir y podré intentar hacerla sentir la persona más importante del mundo. Quiero citas con ella a diario, y si a diario no puede ser, al menos que sean los días pares.
Quiero sorpresas, que nunca se acaben las sorpresas en nuestras vidas. Que siempre haya algo que veas y pienses, “esto le encantará a mi pequeña” y así, darle una sorpresa un miércoles, por el mero hecho de ser miércoles y ser la chica más bonita del mundo.
Quiero mensajes, muchos mensajes en mi teléfono. Me encanta cuando suena el móvil, con su melodía especial para ella y sale su foto en la pantalla. Se me viene el ánimo arriba y porque no, también se me escapa alguna sonrisa.
Quiero… Quiero… Quiero muchas cosas, queridos Reyes Magos. Pero todas con ella. Quiero ser feliz, quiero una casa, quiero hijos y juguetes, quiero leer cuentos e imitar voces. Quiero un árbol de Navidad gigante, dónde poner todos mis regalos, quiero citas y domingos en la cama. Sé que pido mucho, sé que las cartas normales son más cortas y más concretas. Piden cosas demasiado específicas, demasiado materiales.
No quiero ni necesito nada material, ¿Saben por qué? Porque el material ya lo tengo. Sí, el material para ser feliz, ya lo tengo. No quiero más jerséis, más vaqueros o un teléfono nuevo. Eso no me hace feliz, eso solo abriga o viste o me entretiene un rato. Yo quiero algo que de verdad abrigue el corazón, me vista con una sonrisa perenne y que no me entretenga un rato, que sea mi vida.

Anuncios

Siempre quise tener un animal en casa, al poder ser, un perro, pero mi padre calmaba todas esas ganas a base de hámster y tortugas… Pasaban los años y mis ganas de tener un perro en casa se acrecentaban.

No sé porque quería un perro, porque no cualquier otro animal doméstico… Adoro a ese animal, su compañía, su lealtad, su apoyo…  Aunque me tuve que consolar  disfrutando de la compañía de los perros de mis familiares y de mis amigos, a los que adoraba.

Muchísimos años después, mi cuñada, la hermana de mi novia nos pidió el favor de que cuidásemos de su gato durante un tiempo por un problema familiar. Aunque las dos éramos reacias a meter un gato en nuestra casa, accedimos.

Neo era un gato de cinco años cuando llegó a nuestra humilde casa y le adoptamos como uno más, porque jamás regresaría. Él nos dio todo. Desde el momento de entrar en nuestras vidas, se convirtió en una parte más de ella… Era un gato cariñoso y juguetón, era obediente y era un dormilón.

El hecho de que se hubiera criado con un perro, con un bóxer, creo que le ayudó a forjar su carácter y su forma de ser. Cuando entraba en casa a la vuelta del trabajo, el gato se levantaba y venía a recibirme a la puerta de casa, mientras movía el rabo. Cuando me ponía a cocinar y abría una lata de atún, el paquete de jamón york o cosas similares, el gato despertaba como por arte de magia y venía hasta la cocina para ponerme cara de cordero degollado y pedirme comida. Cuando, después de un día duro, nos tumbábamos en el sofá para ver una peli  y nos tapábamos con una manta, el venía y se refugiaba del mundo y del frio encima de mí, al igual que para dormir, que no se movía de mi vientre.

Neo ha sido un gato diferente que ha hecho nuestra vida diferente… Hasta que enfermó.

A partir del mes de febrero comenzó a comportarse de manera un poco extraña, pero ese comportamiento le duraba muy pocos días, y volvía a ser el mismo de siempre.

Pero hace unas dos semanas o así, comenzó a beber y a comer muy poco y le notamos muy débil… Le llevamos al veterinario y le hicieron un análisis de sangre en el que salió que el gato estaba muy débil y que le fallaban los riñones, tenía insuficiencia renal.

Nos mandó unos medicamentos y una comida especial que compramos ese mismo día para comenzar cuanto antes el tratamiento. Había que remontarlo, solo tenía 10 años…

Se pasó dos días sin comer ni beber, salvo lo que le metíamos en la boca con una jeringuilla de 5, porque no podía estar así. A los dos días le llevamos de urgencia al veterinario y se quedó ingresado. Jamás volvería a casa.

Nos llamó el veterinario de que había tenido dos paradas y que sería mejor ponerle la eutanasia… Y así fue, cuando cogimos el coche y llegamos a la clínica el gato ya no estaba con nosotras, pero estaría sin dolor.

Así que, por el mejor animal que podía entrar en mi vida, en nuestra vida. Por todas las noches que has compartido con nosotras, por las veces que has venido a lamerme la mano cuando me notabas triste, por las veces que me has recibido a la entrada de casa… Por todo, gracias Neo.

Hoy me ha pasado una cosa que a pesar de ser predecible y que además la estaba esperando, no dejó de sorprenderme y conseguir que esbozara una amplia y emocionada sonrisa.

Hace un rato, llamaron a la puerta de mi casa. Cómo comprenderéis no estoy demasiado acostumbrada a que nadie me llamé directamente a la puerta de mi casa, pero hoy alguien llamó. Eché un vistazo a través de la mirilla y vi que era el cartero con un sobre grande.

Tras realizar los trámites de identificarme y firmar, el hombre me entrega el sobre. Cerré la puerta y me quedé con el sobre abrazado sobre mi pecho, como una idiota que siente que ahí hay un tesoro. Cogí aire varias veces antes de disponerme a abrirlo.

No es que sintiera miedo, ni nada parecido. Sentía una extraña sensación de bienestar, de orgullo, de felicidad controlada. Jamás pensé que el hecho de recibir ese sobre, que vuelvo a recordar, estaba esperando, podría hacerme sentir tantas cosas.

Me senté en el sofá mirando el sobre y leyendo mi nombre completo y mi dirección escrita a mano por mi remitente. Leí el remitente, escrito a mano también.

Rasgué la parte superior y lo abrí. Extraje unos folios que venían grapados y los dejé encima del sofá. Los miré, me puse de pie y los hice una foto para poder enviársela a mi chica junto a un mensaje tan claro como: “¡¡Ya llegó, cariño!!” o algo similar…

Me puse de cuclillas mientras comencé a leer esos folios perfectamente organizados en tres montones y grapados en su esquina superior.

Lo había leído tantas veces que yo creo que poco me faltaba para saberlo de memoria y poder recitarlo incluso. Pero no tiene nada que ver  leerlo desde el ordenador o desde el móvil a leerle sujetando tú esas páginas.

La primera vez que lo leí me emocioné, es verdad. Pero aun lo ves todo tan lejos, tan ficticio, tan exagerado… Que no le das la importancia y la trascendencia que en verdad tiene. Siempre restándole valor, restándole importancia… Cuando en verdad, si cierro los ojos y lo pienso, sonrió sin querer.

Hoy he tenido en mis manos por primera vez de manera física el contrato de mi editora para mi participación en el libro. Hoy he vuelto a leer cada uno de los puntos, he visto mi nombre que figuraba junto al de AUTORA. Hoy me ha emocionado tener esos papeles en la mano, esos papeles que pensé que eran ficticios, que pensé que no eran tan importantes, que pensé que jamás me entregaría el cartero en mano y que jamás tendría que firmar. Esos papeles que ahora descansan en mi salón y que han hecho que me levante y venga hasta aquí para escribir esta nueva entrada y haceros llegar la increíble noticia.

Todo va sobre ruedas, viento en popa. Mi participación en el libro está terminada y mis nervios a flor de piel. Supongo que es normal siempre sentir esos nervios. No sabes si gustara o qué pensarán. Pero ya está hecho y solo me queda dar las gracias a BUKUS por haber confiado en mí y por haberme regalado una de las mejores sensaciones que jamás he experimentado.

 

Espero que mi chica no lea esto o me tocará dormir en el sofá…

 

Me he enamorado…

Fue verte y sentir un sinfín de emociones y sensaciones.

Fue verte y sentir que se me paraba la respiración y que mi corazón dejaba de bombear. Duró solo un segundo o quizás varios minutos, no sabría decirte, porque cuando hablo de ti, el tiempo vuela…

Fue verte y sentir que se me inundaban los ojos de lágrimas y que la respiración volvía a mí, provocando una exhalación un poco exagerada, aunque lo único exagerado que hay hablando de ti, es lo que provocaste en mí.

Fue verte y sentir que ya te quería. Es raro cuando conoces o ves a alguien por primera vez y sientes esa sensación, esa conexión, esa necesidad casi indescriptible de formar parte de su vida.

Fue verte y sentir que todo lo bueno que he vivido no había sido nada comparado con lo que me queda por vivir a tu lado.

Fue verte y sentirme tan grande de verte. Jamás pensé que nuestro primer contacto me hiciera sentir tantas cosas.

Fue verte y sentir que siempre cuidaría de ti, que serías mi niña, mi consentida…

Fue verte y sentir que en verdad, ya nos conocíamos ¿Verdad? Es cierto que jamás nos habíamos visto, aunque sí que me habías oído hablar ¿verdad? A pesar de que suelo hablar bajito…

Fue verte y sentir unas ganas irremediables de acariciarte, de sentir tu piel sobre la mía y que tú, mi pequeña, pudieras sentir la mía. Tenías la piel sonrosada y suave, muy suave. Olías a vida e impregnaste la mía con tu olor, haciéndome reír y haciéndome sentir que todo es posible en esta vida si se lucha por  conseguirlo.

Fue verte y sentir que eras preciosa, que tus facciones, aun un poco difuminadas me resultaban muy familiares. Fue verte y sentir que en el fondo, no éramos tan distintas…

Fue verte y sentir, que todo el mundo que tuvo la suerte de conocerte aquel día se emocionó. Yo la primera, por supuesto. Eras tan esperada, pequeña mía, que nos emocionaste desde antes de que llegaras.

Fue verte y sentir que ya habías cambiado mi vida, mi forma de comportarme en muchas cosas, mi ilusión por luchar por mi futuro y mis ganas de volver a verte, cuando caía la noche.

Fue verte y sentir que me mirabas… Seguramente no me veías, pero me mirabas. Tus ojos rasgados miraban fijamente a los míos, mientras yo, orgullosa hasta la saciedad de ti, te decía todas las cosas bonitas que se me pasaban por la cabeza… ¿Lo recuerdas? Algún día yo te lo contaré…

Fue verte y sentir… Sentir… Sentir… No todas las personas logran eso con solo mirarlas, hacernos sentir, eso lo has logrado tú, mi pequeña, porque eres muy grande.

Fue verte y sentir que el mundo se me quedaba demasiado grande, que hay tanta vida a nuestro alrededor que a veces ni nos percatamos… Hay tanto amor y tantas cosas buenas que no pueden ser tapadas por las malas, no pueden.

Fue verte y sentir que tenía que besarte, comerte a besos, dedicarte largas parrafadas… Y sentirme observada por mi chica mientras hacía esto y ver, como su mirada estaba cargada de amor y de emoción. Ella se emocionaba cuando me veía contigo, en brazos, dándote besos y cantándote o poniéndome tierna y diciéndote todas las frases bonitas que venían a mi cabeza…

Fue verte y sentir que eres preciosa y que ella, tu tía, también lo es. Pero es cierto, que contigo en brazos, estaba más que preciosa. Tenías la cara iluminada cuando la mirabas y después me buscabas con la mirada por la habitación… Preciosas, las dos, mis dos amores.

Fue verte y sentir que tenía tantos motivos por los que querer a mi hermana, que no sabría por cual empezar. Mi hermana es mi mejor amiga y es mi apoyo para todo. Mi hermana es a la única a la que le cuento mis secretos y mis preocupaciones, a la que le hablo sin mordaza y sin miedo. Mi hermana es la que me ha dado los mejores consejos, la que me ha dado su hombro cuando lo he necesitado, la que ha venido hasta Barcelona para verme y arroparme. Mi hermana es un tesoro y la adoro. Mi hermana me ha dado un motivo más que grande para luchar y seguir creyendo…. Mi hermana me ha dado a mi pequeña, a mi chiquitina, a mi otro amor… Gracias hermana, no sé cómo decirte lo orgullosa que estoy de ti… Aunque ya lo sabes.

¡Eres una madraza!

¿Sabéis lo que es de verdad compartir? ¿Sabéis lo que realmente significa dar desinteresadamente? Pero dar de verdad… Y sin esperar nada a cambio, sin esperar un agradecimiento eterno, ni una deuda de por vida… Compartir por compartir…

Nosotros somos tres hermanos… He compartido muchas cosas y ellos conmigo también… Desde los libros que me pasaba mi hermano y que estaba obligado a no pintar ni escribir… Hasta la ropa de deporte, hasta las bicicletas, hasta raquetas…

Ojo, que con mi hermana muchas más cosas heredábamos y compartíamos. Porque así era, no quedaba otra…

Pero yo me refiero a otro tipo de compartir… A otro tipo de acción totalmente altruista, totalmente natural, totalmente… normal. Me refiero a la vida en pareja, a la vida en casa, a la vida sentadas compartiendo sofá, compartiendo el bol de palomitas mientras vemos una película, a la vida soñando apoyadas en la misma almohada y tu cuerpo al mío abrazado, a la vida vista con los mismo ojos, teniendo los mismo planes, los mismos sueños… Me refiero a ese tipo de compartir…

En mi casa, todo, absolutamente todo, es de las dos… TODO. Desde que abres la puerta de nuestra casa, todo es nuestro. Desde la primera pared hasta el último cuadro, desde el primer mueble hasta el equipo de música… TODO. Lo único que es mío en esta casa… Es mi conciencia, que no la puedo compartir con nadie…

Y ¿Sabéis que? Me encanta que sea así… Creo que no hay nada más bonito que esto, que no haya dueños… Todo es de las dos.

Creo que no hay nada más bonito, desinteresado y que denote el profundo amor que nos profesamos que esto mismo… compartir. Pero no compartir un sofá, unas palomitas, una película, la cama… Que también, sino compartir lo más importante que tengo en mi vida y que ella tiene en la suya… NOSOTRAS. Nos compartimos y nos damos enteras, porque ¿Qué hay más bonito y grande que COMPARTIR con otra persona TU TIEMPO? Porque queridXs amigXs, de las cosas más valiosas que poseemos, una es el tiempo… Y mi tiempo es de ella, ella es mi aguja segundera y minutera, la arena de mi reloj, mi solsticio de verano, mi cuarto menguante o mi luna llena, porque ella  el motivo de este escrito, el nombre que yo le pongo a mi tiempo, segundo a segundo, el nombre que yo pongo a esos granos de arena que uno a uno forman el reloj, porque ella es el aquí y el ahora, porque quiero que ella sea el allí y el mañana, porque ella es el principio y el final, la coma, el punto y coma y el punto final, porque ella es el índice, el prólogo y la contraportada, porque ella es la tinta con la que escribo, porque ella es la mano que me gira mi manilla y me da energía, porque ella es mi motor a dos tiempos, mi motor eléctrico… Porque ella es todo y nada, porque ella es mi póker de ases o mi pareja más alta, porque ella es la mejor apuesta, la mejor combinación, la mejor decisión, la mejor manera de compartir, invertir y resurgir que he tenido, porque eres mi alfa y mi omega, porque eres mi mitad… Tienes la mitad de mi tiempo, tienes mis sonrisas, que gracias a ti… Las he perfeccionado muchísimo… Tienes mis lágrimas… Que nunca las causas pero siempre las terminas enjuagando y calmando a base de abrazos, a base de piel contra piel. Tienes mis manos que te las entregué vacías… ¿Y ahora? Están llenas, colman y rebosan miles y miles de recuerdos, de momentos capturados a fuego en la retina, de besos, de mágicos besos, de besos inventados  por nosotras, por miradas furtivas, miradas ardientes, miradas necesitadas de ti… de mí…  Llena de viajes, de historias que hemos conocido, de secretos que nos hemos confesado, de sueños cumplidos, de sueños por cumplir, de planes y más planes que tenemos, porque el tiempo es nuestro, el futuro es nuestro, el futuro lleva tu nombre mi vida, y yo soy la que firmo…

Así que sí, mi vida, comparto contigo todo… Desde nuestra casa, nuestro calor, nuestros recuerdos, nuestro tiempo, nuestros viajes, nuestros sueños, nuestros…. Qué bien suena,  ¿Verdad?

Me falta una semana y un día para coger las vacaciones, mis ansiadas vacaciones. No os podéis hacer una idea de las ganas que tengo… Pensareis, ¿Quién no tendría ganas de coger vacaciones? Ya… Supongo que es lo normal, pero yo estas vacaciones me voy a casa, a mi casa.

Puede parecer una tontería pero no voy desde principios de octubre y el tiempo ya hace mella. Tengo ganas de ver a mis hermanos, a mi abuela, a mis padres y al resto de la familia y amigos, por supuesto. Pero también tengo ganas de “Estar en mi casa” de terminar de comer y sentarme en mi sofá, donde siempre me sentaba, disfrutar del olor característico de mi casa, ese que nota la gente de fuera y yo soy ya de fuera y lo noto. Me apetece comer la comida de mi madre, porque en ningún sitio se come como en casa.

A mí me encanta cocinar y siempre que hago algo nuevo, hablo con mi madre para que me ayude, pero no sabe igual. No sé si será la casa, la familia o el truco final, pero las comidas no saben igual.

Tengo ganas de vivir diez días como si el tiempo no hubiera pasado. Durmiendo en mi casa, mi madre llamándome para comer o salir de cervezas.

Me encanta estar en mi casa, en mi ciudad y además, como siempre, me acompaña mi chica, lo que significa que durante diez días le contaré mil historias. Las historias que voy recordando mientras paseamos. En cada calle tengo algo que contar, siempre. El problema es que hemos ido muchas veces juntas y la mayoría de las historias ya las sabe, pero me escucha como si fuera la primera vez que las cuento, creo que nota mi ilusión.

Me gusta mi ciudad, me gusta toda la historia que se puede leer en sus calles. Me gusta pasear por sus calles estrechas, tranquila, sin prisa, sin el sonido de las sirenas de bomberos o ambulancias, sin la prisa que lleva la gente por aquí por Barcelona. Pasear por pasear. Parar, tomar una caña o un vino, comer la tapa que te ponen ( Sí, gratis) y continuar.

No tener que coger el metro, coche o moto durante diez días, porque a todos los sitios se puede ir andando, si quieres, claro. Disfrutar de los espacios verdes que me ofrece la ciudad, que son muchísimos. Y respirar. Mirar al cielo y respirar y llenarme los pulmones de aire limpio.

Tengo ganas de estar con mi abuela que hace unos días fue su cumpleaños y no pude estar en la celebración. Le llevaré unos regalos. Estoy deseando que los abra, ver la cara de niña pequeña que se le pone, con una ilusión en los ojos que es indescriptible. Terminar de comer y jugar con ella al parchís, durante al menos dos horas… Y mientras jugamos que me cuente mil historias, las mismas de siempre, y como siempre, a mí me encanta. Disfruto como si fuese la primera vez, porque es ella, porque estoy junto a ella.

Estoy deseando estar por mi casa… Estar por mi ciudad… Estar con mi gente…

La verdad que echo mucho de menos mil cosas de allí. Echo muchísimo de menos a las personas que dejé allí, a las tradiciones, a las costumbres, a la forma de vida, a los paisajes… Pero sobre todo, echo de menos a mis hermanos.

Somos tres, contándome a mí, yo soy la del medio. Y puedo asegurar que estamos los tres muy unidos. Yo no doy más de dos pasos sin comentarlo con ellos. Son un gran apoyo.

La verdad es que no lo hemos pasado demasiado bien y solo contábamos con el apoyo que nos podíamos aportar nosotros. Es decir, que en las personas que más confío, son ellos. ¿Qué me pasa algo extraordinario? A ellos se lo cuento… Igual a mis padres ni se lo comento, por falta de confianza, por falta de cercanía… Pero a ellos sí.

Y estoy deseando que estemos los tres juntos, porque cuando estamos juntos, sé que no nos puede pasar nada. Cuando estamos juntos disfrutamos, nos reímos muchísimo, nos ponemos al día… Mi chica alucina cuando nos ve juntos, porque somos como un terremoto…

Así que, deseando que llegue el próximo domingo para poder estar diez días por mi tierra, que ya toca! Y descansar y recargar las pilas.

Un saludo, muac.

Así que terminamos de cenar, de hablar, de conocernos cada vez más y sin darnos cuenta de irnos “pillando” con cada palabra que la otra decía.

Tenía el coche aparcado muy cerca de donde cenamos, así que nos montamos y puse rumbo a su casa, como una reina. Voy a por ella a casa, la llevo de paseo, de cena y la devuelvo a su casa antes de las 12 de la noche.

De camino seguimos hablando y ahora sí que me atrevía a girar la cabeza y mirarla mientras ella hablaba. Ya no había esa vergüenza o esa timidez del principio, y eso que solo habían pasado ….horas.

Llegamos a su casa y aparqué en frente de su portal, en un vado. Nos pusimos cómodas, nos quitamos el cinturón de seguridad, la música sonando bajito, creando ambiente. Ambas nos giramos, apoyando la espalda en la puerta del coche y mirándonos de frente. Os puedo decir que llegué antes de la medianoche y sin embargo a mi casa llegué a las 4 de la mañana… Os podréis preguntar, que es lo normal, que qué hicimos durante tanto tiempo. Yo os lo respondo, hablar. Y claro, os preguntaréis que como se puede hablar tantas horas, que de qué demonios hablábamos… Hablamos de todo. De recuerdos de infancia, de relaciones pasadas, de la familia, de historias para no dormir sobre la juventud, sobre nuestros sueños, nuestros miedos, nuestras manías… No había miedo en contar algo personal, no había vergüenza. Si os digo la verdad, yo me fui con ganas de darle un beso y yo se que ella también. Solo con mirarnos se que es cierto. Pero había algo que me hizo tener paciencia o prudencia, no se. La chica me gustaba, me sentía con ella tan cómoda como en mi casa. Estar con ella era eso, estar en casa, así me sentía. ¿Qué prisa había entonces? Yo solo quería volverla a ver y se que ella sí quería volverme a ver, así que preferí esperar, disfrurtar de ese momento, de sus ojos, de su boca y su sonrisa y de cómo veía yo sus facciones con la poca claridad que entraba por las ventanas.

Volví a casa a las 4 de la mañana, todo el camino sonriendo, imaginando… Solo había un problema. Las dos trabajábamos por la mañana, así que a las 5 tenía que estar en pie para prepararme. Decidí no acostarme. Me quedé merodeando por la casa, sonriendo… Y después ya me duché, me preparé y me fui al metro.

Ella se levantaba sobre las 6, así que a esa hora, ya tenía un SMS mio dándole los buenos días y recordándole lo bien que lo había pasado. Así pasamos media mañana… Envíos masivos de sms..

Esa noche, había quedado con unas amistades para cenar y salir de fiesta. No podía verla y por primera vez en mucho tiempo, no quería salir, prefería quedarme en casa viendo una peli con ella, o salir a cenar, o a dar un paseo… Lo que sea, mientras ella fuera mi acompañante.

Nos juntamos tres amigas en mi casa, pedimos algo de comida e hicimos botellón. Nos lo pasamos bien, muchas risas, muchos chistes y algún que otro “chisme” de gente conocida. Sin embargo, yo me pasé toda la noche con el móvil en la mano ( que rabia me da eso, la verdad) y hablando con ella.

¿Cuándo podía volver a verla? Pensaba mientras estaba en el Arena ( un pub de ambiente). Sí, bailé, me lo pasé bien e incluso ligué, sí sí, pero a mi no me importaba nada más. No tenía ganas de nada de eso. No me llenaba.

Al día siguiente volvimos a vernos, no podía pasar más tiempo sin verla de nuevo. Así que le dije que viniera a mi casa, había quedado con un amigo y una amiga para ver unas pelis en casa y la invité. No era el mejor plan, porque la verdad que prefería estar con ella a solas, pero era enero, hacía frío y en el sofá, con la manta, tampoco se estaba tan  mal.

Bajé a buscarla a la parada del metro. Allí apareció ella, con esa mirada que todo lo cambiaba. Tiene una mirada, en serio, que cuando te mira a ti, te sientes especial. La típica mirada que te da confianza, que te hace estar agusto, que te hace ser tu misma y estar tranquila.

Me arreó dos besos cuando nos vimos… que ni os lo imagináis, con fuerza, agarrándome bien la cintura, apretando sus labios a mi mejilla…

Llegamos a casa, le presenté a mis amigos. Ella tiene ese don, que cae bien, que enseguida se siente cómoda, que encaja en los sitios.

Nos pusimos ella y yo en uno de los sofás y los amigos en el sofá de enfrente. Tocaba “El diario de Noa” … Sí, sí, esa película tocaba. Así que nos pusimos a verla. Las dos sentadas, muy juntas, pero sin ni siquiera rozarnos. Había que hacer algo. No se puede estar en el sofá viendo una película con una chica que te gusta y ni si quiera tocarla, no se puede. Así que me levanté, cogí una manta y nos tapé. Los amigos estaban más pendientes de nosotras que de Noa… Y eso me ponía nerviosa. Así que nos tapamos. Ella me decía que estaba bien, que no tenía fría, y yo le insistía con una sonrisa un tanto maliciosa que se tapara, que confiara en mi. Así que ahí estábamos las dos, en el sofá, tapadas. Y entonces le cogí la mano, todo por debajo de la manta, claro. Y ella me la apretó. Empezó a recostarse poco a poco sobre mí, poniéndose cómoda. Yo le pasé el brazo por encima de los hombros y la atraje hacia a mí. Todo muy despacio. Ella me abrazó el cuerpo, la cintura, mientras yo le besaba la cabeza y la abrazaba. Y en uno de los momentos que levantó la cabeza para mirarme, le di el beso. Me lancé, así sin más. Hay cosas que dan un poco de miedo o de reparo, pero yo sabía que ella quería y yo quería. No hay nada más fácil de hacer que hacer algo sabiendo con certeza que saldrá bien. No hay nada que temer.

Mis amigos comenzaron a aplaudir mientras nosotras seguíamos saboreándonos. Nos cortaron todo el rollo. Aunque las dos estallamos en risas. Y así pasamos la tarde, abrazadas, rozándonos, besándonos, abrazándonos… Vamos, todo muy empalagoso. Aunque muy bonito, al menos para mí. Aun a día de hoy, muchas veces nos ponemos a hablar de ese día, a recordar, y se nos escama una risa tonta. Fue muy bonito y casi imposible describir con palabras todo lo que pasó en mi sofá.

Y así fue como nos besamos por primera vez. He de decir que estaba deseando besar y morder esos labios tan carnosos, tan sonrojados. He de confesar que me encantó el primer beso, y el segundo , y el tercero… Besaba ( y besa, of course) genial. Además era de las mías, muy cariñosa. Y eso me encantaba.

Decidí prepararle la cena. Me encanta cocinar y no se me da del todo mal. Abrí la nevera mientras pensaba que le preparaba. Era un día especial y quería que se fuera con un buen sabor de boca, con una buena sensación.

Me decanté por salmón. Preparé salmón con unas patatas, algo fácil, rápido y que sabe genial. Le preparé la mesa y le serví la cena. Cuando vi su cara, se me vino todo el mundo abajo. ¿Qué pasa? Le pregunté.. Y ella me dijo con más cara de vergüenza que otra cosa… “No como pescado, no me gusta”… Lo estoy recordando mientras lo escribo y se me escapa la sonrisa tonta.

Volví a la cocina a preparar algo rápido de carne. Lo que ella quisiera. Con todo lo que habíamos hablado y sin embargo no sabía que no le gustaba el pescado. Fallo.

Y así fue como comenzó la relación. Tras este día ya fue todo en serio. Nunca hablamos de lo que teníamos o dejábamos de tener, simplemente nos fuimos dejando llevar. Yo ya la consideraba mi pareja, hay veces que no hace falta aclarar nada, ¿Qué iba a aclarar? Estaba clarísimo ya.

Mil gracias de todo corazón por dejaros caer por mi blog, por leerme, por comentar, por apoyarme.

Un saludo, muac.