Posts etiquetados ‘timidez’

Odio mi timidez.

Sí, creo que era mejor empezar por el principio, por la conclusión, por el mensaje que quería transmitir con esta nueva entrada del blog.

Nunca me he sentido cómoda compartiendo mi vida con ella, para que nos vamos a engañar. No hace más que ponerme obstáculos y complicarme aún más el día a día. Pero por mucho que yo la animo a que se vaya… Nada, no hay manera. No me deshago de ella ni queriendo.

La timidez me obliga a veces a comportarme de cierta manera, a decir ciertas cosas o a decirlas con cierto tono, con ciertos gestos, con ciertas poses… Y no soy yo, bueno sí, soy yo, pero estrangulada por esa piedra con la que llevo tropezando varios años.

Siempre he sido algo más reservada que mis hermanos, quizás. Pero siempre he sido muy habladora, siempre he sido muy social, o eso creía yo. Aunque claro, siempre dentro de mi timidez. Pero desde hace unos años, me siento cada vez más tímida, más miedosa a los contactos con gente que, a priori no conozco, miedo a no saber qué decir o no decirlo en el momento que debería… Miedo.

No os podría enumerar la de cosas que he dejado de hacer por “esta piedra” que llevo pegada en el zapato. Muchas, muchísimas. Cada día para mí es un reto en muchos sentidos. Siempre hago alguna cosa, que cuando llego a casa, se la cuento a mi chica, porque aunque ella igual no le dé mayor importancia, para mi significa un mundo. Le he plantado miedo a algo que me daba miedo, que me paralizaba los pies y hacía que la lengua se me trabara y lo he hecho. Sin importar nada más. Sin miedo, o bueno, con él, pero a mí lado y no detrás de mí, acosándome.

También es cierto, que a pesar de todo esto que os digo, cuando conozco a alguien, cuando hablo con gente con la que nunca antes lo había hecho, intento comportarme como realmente soy yo, intentar ser lo más natural posible, y mucha gente que me ha conocido piensa que no soy tímida, quizá solo algo reservada.  Lo que ellos no saben, es que en ese momento, toda mi energía está concentrada en ellos, en esas personas nuevas.

Quizá el problema es más grande  cuando tengo que ir yo sola a algún sitio que me invitan, cómo a tomar un café con gente que a penas conozco, aunque quizá les admire desde el silencio, o igual una entrevista, o la presentación de un libro. Ahí el tema cambia y mucho. No es lo mismo quedar con unos amigos y que esos amigos traigan a más gente. Ahí estoy arropada, es una situación que  yo no he podido controlar y que además, nada depende de mí. En la otra sí, yo tengo el control. Puedo controlar ir o no ir, puedo controlarlo…. Y puedo quedarme con las ganas…

Creo saber de dónde vienen todos estos miedos y todas estas tonterías, claro que sí. Aunque a veces parezca que no, me conozco bastante. Me he aburrido de tanto escucharme. Pero lucho cada día para superarlo.

Lo único que tengo claro, que  es una putada, pero que es mi putada particular. Es mi lucha diaria y, por ahora, no hay nadie derrotado, solo hay alguien que se ha parado a coger aire para continuar hacia delante, siempre hacia delante…

Anuncios

Si tuviera que definirme podía utilizar muchos adjetivos que de una u otra manera pudieran acercaros mi forma de ser. Porque al igual que a todo el mundo, me caracterizan muchas cosas, algunas muy concretas y otras no tanto. Pero creo que lo que mejor me define, por ser lo que más destaca de mí es mi timidez. Soy la persona más timida que nadie se haya podido encontrar.

Creo que con el paso del tiempo he ido perdiendo parte de esa timidez, pero a día de hoy sigo siéndolo mucho. No entiendo por qué soy tan tímida. Dicen que la timidez es el deseo de agradar a alguien y el temor de no conseguirlo. Pero, no es mi caso. Yo no tengo miedo de no agradar o de caer mal.

Puedo aseguraros sabiendo que no me voy a equivocar que me conocen muy pocas personas. Cuando digo conocer, es conocer de verdad, ser con ellos tal y como soy en realidad, con mis bromas, con mi carácter, con mis defectos y con mis virtudes. Y cuando estoy con esas personas es cómo estar en casa, estoy tranquila, relajada, siendo yo, como si estuviera en casa con los mios sentada en el sofá hablando de cómo nos ha ido el día.

Pero cuando viene gente nueva o soy yo la que quiere entrar en sitios nuevos, sitios donde nunca he entrado, ver a gente que no he visto, con la que no he hablado, me entra miedo. No se si la palabra adecuada es miedo, pero es una sensación de inseguridad total. Pero no se porque estoy insegura, no tengo muchas inseguridades, y es como una contradicción.

Os voy a decir algunos ejemplos para ver si me entendéis. Nos hemos apuntado al gimnasio, las dos, y vamos cuando podemos. Pero muchas veces por el horario de trabajo tenemos que ir por separado. Tardé varios días en decidir que no pasaba nada porque fuese sola, que no tenía porque darme miedo o estar insegura. Voy hago lo que tengo que hacer y me vuelvo a casa. Lo conseguí, pero el primer día que fuí… estuve haciendo los ejercicios en tensión, no estaba cómoda. Ahora sin embargo, voy, vengo, cambio de  máquina, voy a llenar la botella de agua… No me importa. Prefiero ir con ella, pero si por el motivo que sea tengo que ir sola, allí me planto.

Hace unos meses me cambiaron el lugar de trabajo, creo que os lo comenté. Bueno, el trabajo anterior me quedaba al lado de casa, a dos minutos, cosa que para mí era una ventaja en toda regla. El nuevo cae en el centro, a unas 7 paradas de metro. Pues lo que más me preocupaba no era tener una faena diferente, no era tener que levantarme casi una hora antes, ir en metro, gastar más dinero… lo único que me preocupaba era que iba a trabajar con gente diferente. Eso era lo único que me preocupaba. Sin embargo, cuando los compañeros nuevos me conocen o los jefes no ven a una persona tímida hasta la médula, ven a una chica seria, concentrada, madura… Y en verdad, en el trabajo soy así, pero si no hablo mucho, sólo lo que es totalmente fundamental no es porque estoy super concentrada en la tarea… es porque no sé como entrar. También os digo, que si me hablan respondo con total naturalidad, pero me cuesta mucho.

Poca gente se da cuenta de mi timidez, piensan eso, que soy una tia seria, introvertida. Si me describiese mi novia o cualquier amistad y después un compañero de trabajo, pensaríais que están hablando de personas totalmente diferentes.

Pero desde hace un tiempo estoy intentando cambiar esto. Yo he vivido mucho tiempo sola y muy lejos de casa y he salido adelante. He tenido que hacer todas las gestiones propias de la gente que se emancipa, alquilar un piso, dar de alta suministros, ir al banco, hacer las gestiones propias en el ayuntamiento para empadronarme… cosas así. Nunca he tenido ningún problema, voy y lo hago. Pero sólo yo se lo que me cuesta.

Así que de un tiempo a esta parte estoy intentando cambiar esto, aunque tampoco se a ciencia cierta porque soy así, pero se acabó.

Un saludo, muac :))