Posts etiquetados ‘Vacaciones’

Buenas noches a todas:
Me iba ya a a dormir, pero me he puesto a repasar las últimas cosas del viaje y mirad, me he decantado por escribir un poco.

No os podéis imaginar las ganas que tengo de este viaje. No sólo por el hecho de viajar, conocer y ver cosas tan bonitas como las que Italia ofrece… ¡Sino porque nos las merecemos!

Han sido unos meses de mucho trabajo y mucho estrés. De mucho madrugar y mucho escribir… Pero el resultado ha sido tan satisfactorio, que sólo pensar en el, me hace sonreír.

Estos últimos meses he acabado la novela que tantas veces escribía en mi cabeza. Por fin, he dado rienda suelta a mi imaginación y puedo decir que ya está acabada. Aunque claro, hay que repasar y mimar aún un poquito más.

No contenta con escribir la novela que tanto deseaba, también escribí un relato que ha sido genial. Me levanté un día con ganas de escribir y bueno, ahí está ese relato de más de 50 páginas… Ojo, también está aún en la incubadora esperando a los últimos retoques.

Los preparativos de la boda, así como los viajes a mi tierra para organizar las cosas y por supuesto ver a la familia y a nuestras dos sobrinas, también nos ha robado mucho tiempo y quebraderos de cabeza, aunque nos han dejado tantos buenos recuerdos y nos ha permitido imaginar tantísimas cosas…

Así que sí, mañana empiezan las vacaciones en las que sólo quiero disfrutar de mi chica mientras conocemos Italia. Solas ella y yo, sin madrugones para ir al trabajo, sin exámenes ni apuntes, ni atascos en hora punta… Solas ella y yo paseando por la Lombardia. ¿Qué más puedo pedir.

Nos vemos!

Anuncios

¡Hola a tod@s!

Durante unos 12 días estaré un poco desaparecida. Mañana comienzan nuestras ansiadas vacaciones… Por lo que tendré el móvil sólo operativo cuando tenga wifi.
A la vuelta os contare muchas cosas, porque siempre hay tanto que contar…

¡Nos vemos en septiembre!

Llevo una semana de lo más ocupada, sin apenas tener tiempo de entrar por aquí y escribir un poco… Llevo una semana de locos, en los que madrugo mucho y me acuesto tarde. Llevo una semana en la que la sonrisa solo se me desdibujaba cuando me iba al trabajo… Llevo una semana con mi sobrina en casa, por lo que os podéis imaginar lo feliz que he estado.
Mi hermana, que ya me dio el mejor regalo que podía darme, no se ha quedado contenta y ha decidido coger a la niña y sus bártulos y pasar una semana con nosotras en Barcelona. Además me avisó de un día para otro… Sin tiempo para planear, sin tiempo de hacer cosas, de prepararnos… Cuando nos dimos cuenta, nuestra cocina estaba llena de biberones, baberos y leche en polvo. Cuando nos dimos cuenta, nuestra habitación de invitados tenía cuna, cuando nos dimos cuenta, la casa estaba llena de alegría, de risas y de vez en cuando, de algún que otro llanto.
Hemos pasado una semana de lo más entretenida tanto mi chica como yo. Dejábamos a mi hermana y a mi cuñado que se relajasen y nosotras cuidábamos a la niña. Le hacíamos arrumacos, la cogíamos en brazos cuando lloraba, le dábamos el bibe, le cambiábamos el pañal… Y oye, ¡no se nos da nada mal!

Cuando vamos de visita a mi casa, siempre veíamos a mi hermana y a la niña, por supuesto, pero esta vez ha sido tan distinta… Cuando estamos allí, vemos a la niña en “los horarios de visita”. Quedábamos a media mañana para dar un paseo y tomar un café, o quedábamos para comer, o a media tarde, cuando no hacía tanto calor y así podíamos pasear y sentarnos en alguna terraza… Horarios de visita. Pero es tan especial cuando puedes compartir con alguien cualquier momento del día… Cualquier situación…
Así que, sí, sigo aquí y traigo novedades, ¡por supuesto que sí! Pero vayamos despacio y por partes.
Solo deciros que tengo la suerte de que me han vuelto a conceder otro premio de blogueros. Esta vez, me ha nominado Sara Bea y aquí os dejo el enlace de su entrada, donde explica todo esto: http://www.tuserendepity.com/lovely-blog-award/
Siempre es una sorpresa y una alegría cuando ves un mensaje en el que te dicen que te conceden un premio, pero igual estos premios hacen algo más de ilusión… Estamos hablando de blogs, como el mio, que son pequeños… Y una persona de las que te leen a menudo, considera que tu blog merece un reconocmiento… Así que millones de GRACIAS, por dejarme sentir otra vez esta ilusión.

¡Y a tod@s vosotr@s que seguís ahí… Millones de gracias!

El tiempo pasa y muchas veces no nos damos cuenta de la velocidad tan vertiginosa que llega a coger. Creo que solo somos conscientes de que el tiempo pasa porque arrancamos hojas del calendario, pasamos fechas importantes señaladas en rojo, porque celebramos cumpleaños, porque a la caída de las hojas de los árboles, sabemos que le sigue la nieve y a continuación los colores de las flores en flor. Creo que somos conscientes de ese paso, de ese correr de agujas, aunque es gradual, como a cámara lenta… Pero el tiempo pasa y si vuelves la vista hacia atrás, te darás cuenta.

El tiempo pasa y estoy encantada a día de hoy con todo el camino que he recorrido, de la manera que he decidido hacerlo, de la gente que me ha acompañado en mi viaje, de todos los recuerdos que he podido almacenar y de todos los que decidí borrar, de todas las puestas de sol de las que me he empapado, de todos los amaneceres que he pasado a ti abrazada, de todas las personas que he conocido y que de una u otra manera me han marcado, me han ayudado y me han valorado, porque sí, el tiempo pasa y ahora, hoy, mirar hacia atrás, a veces me da un poco de vértigo… Pero vértigo bueno, of course.

¿Sabéis? De las personas más importantes, que más quiero, que más valoro tener en mi vida y con los que no pasa un solo día que no hable… Son mis hermanos. Les adoro, les necesito, les quiero, cuento con ellos para cada paso que doy en mi vida, les comento cada jugada, cada preocupación… Es cierto que estamos muy unidos, que nos llevábamos muy bien y que son, los dos, un pilar importantísimo en mi vida.

Yo soy la del medio, mi hermana es la pequeña y mi hermano, obvio, el mayor. Mi hermano siempre ha cuidado de nosotras, es increíble ver cómo se preocupa por nosotras, a pesar de que yo ni siquiera vivo ya en casa, pero se preocupa. Mi hermana es la pequeña de la casa, ya sabéis, la mimada y la más consentida.

Pues bien, hace unas dos semanas o así me llamó mi hermana para anunciarme sin preámbulos, sin calentamientos y sin nada parecido que iba a ser tía, ¡¡YO!!… Me quedé sin palabras… ¡TÍA! Después de las mil preguntas de rigor sobre su estado, sobre cómo se encontraba, su estado de ánimo y demás, porque lo importante es que ella esté bien, ya me fui haciendo a la idea…

Mi hermana… La pequeña de casa… La pequeña… Me va a hacer tía… Y  estoy encantada…

Llamé corriendo a mi chica… y se lo conté, “Vamos a hacer tías”… No os imagináis hasta qué punto nos hace ilusión y hasta qué punto estamos felices… Nos encantan los niños, nos encantan… Pero ser tías ya… que mi hermana pequeña, que hasta hace dos días me pedía dinero, le ayudaba con los deberes o… cualquier cosa parecida… Vaya a ser mamá… Es sensacional.

Estoy muy feliz y puedo asegurar que me apetece mucho ocupar este rol, un rol completamente nuevo para mí, un rol que no se si sabré desarrollar, pero lo único que sí puedo asegurar es que a esa personita que lleva mi hermana en su vientre… Jamás le faltará un beso, una caricia, un te quiero, una conversación seria o de cachondeo… Lo que necesite.

Solo quería compartir con todos vosotros esta noticia que me ha hecho tan y tan feliz, y también a mi pareja. Es increíble como una noticia así puede cambiarte todo lo que te planteabas de la vida, todo lo que pensabas que iba a pasar y en qué orden sucedería… Pero sin embargo, una vez más, la vida viene… Y te sorprende, y yo, que soy una enamorada de la vida… Me dejo sorprender, me dejo querer y me dejo mimar por una vida que hasta hoy, me está dando todo lo que necesito y todo lo que me hace feliz.

A mi hermana, a la pequeña, ¿qué decirte? Que te adoro, que me parece increíble lo mayor que eres ya… Lo feliz que te veo y la felicidad que te viene en camino. Que te lo mereces todo, porque tú eres todo para mucha gente. Que se me hace tan y tan raro estar escribiendo estas cosas… pero me hace tanta ilusión… Que “acepto barco”. Que te quiero con locura, de verdad que sí. Y que en esta nueva etapa verás que todo saldrá bien y así, cuando nosotras nos decidamos, podrás asesorarnos sobre un sinfín de cosas. Gracias por hacernos partícipes de todo esto.

Eres grande, pequeña.

 

 

grrrrrracias

Hoy solo escribo para deciros lo feliz y sorprendida que estoy por todo lo que estoy viviendo. Es cierto, es una época increíble de mi vida, parece que todo está hecho a mi medida y que encima… Me sale bien. No puedo estar más feliz y si os soy sincera, un poco aterrada de que todo vaya tan bien y que solo reciba buenas noticias.

Hoy he vuelto a emitir en el programa de la radio bollo de las chicas del andamio. Como me había ido de vacaciones, había estado un poco ausente. Sabía que lo echaba de menos, lo de emitir digo, pero no sabía cuánto hasta que me he puesto a los mandos de la radio. Me encanta emitir, estar con las chicas en el chat hablando, comentando las noticias, las cosas de interés o solo tonterías. Me encanta poner las canciones que me piden, leer sus dedicatorias, ver que incluso me dedican a mí canciones… Es una sensación fantástica estar con toda esta gente que en el fondo, es muy parecida a ti.

Además el blog va a pedir de boca o incluso mejor… Estoy encantada. Jamás pensé en llegar a las visitas que llevo, en tener los seguidores que tengo… Jamás. Comencé a escribir porque en el fondo es mi manera de comunicarme con el mundo, aunque sea mi mundo, comencé a escribir porque necesitaba decir muchas cosas, expresar todo lo que llevo dentro.

Al principio me alegraba al ver una visita o que alguien nuevo me seguía por alguna de las redes sociales. Pero es que ahora… He superado con creces las 4.000 visitas y estoy loca de alegría. De verdad que jamás pensé llegar a esto y jamás sabré como daros las gracias a todos aquellos que os dejáis caer por mi blog y me leéis y por decirlo de alguna manera, entráis un poco en mi vida, en mi mundo y podéis ver como pienso o como siento. Gracias, muchas gracias.

También colaboro con la iniciativa de InOutPost que es una plataforma independiente dedicada al mundo LGTB donde se habla de todo. Sí, sí, de todo. Moda, actualidad, innovaciones, deporte… De todo lo referente o importante para el mundo LGTB. Y ahí, en esta gran plataforma con lectores por todo el mundo colaboro… Es increíble la de cosas que me están pasando este 2013…

Cuando me escribieron de InOutPost para decirme que si quería colaborar con ellos en el apartado de Editors… Pensé que era una broma, no me lo creía… Yo leía ya su página antes de que ellos me lo propusieran. Y la verdad, es un honor que hayan querido contar conmigo, es increíble.

Y bueno, siempre tengo tiempo para escribir alguna cosa más, para otros asuntos, que si todo sale bien, que no lo se… yo estaré encantada de celebrarlo con todos y cada uno de vosotros.

La verdad que poco tiempo libre me queda… Pero ¿sabéis qué? No me importa… Estoy invirtiendo todo mi tiempo en lo que realmente me hace feliz y no os imagináis hasta que punto soy feliz ahora mismo.

Y sí, culpa de mi felicidad la tenéis muchos de vosotros, los que me seguís en las redes sociales, los que me apoyáis, los que me leéis y me dais ánimos para que continúe… Sois geniales y me hacéis sentir muy feliz y orgullosa de todo lo que estamos haciendo. Mil gracias de corazón, porque no hacéis más que darme alegrías. Gracias.

Un saludo, muac.

Cómo todo lo bueno en esta vida… Mis vacaciones se acaban. Bueno, aun tenemos por delante tres días llenos de planes, escapadas, quedadas y cenas… Pero se acaban, cuando queramos darnos cuenta, estaremos de nuevo en Barcelona, disfrutando de nuestro día a día y volviendo a lo cotidiano, que para que engañarnos, ¡tampoco está mal!

Pero si hacemos balance de nuestros días fuera de la rutina, se nos queda un buen sabor de boca. Hemos pasado unos días increíbles lejos de Barcelona y muy cerca de toda mi gente.

Para mí es increíble poder pasear por mi ciudad con mi pareja y ver todos los sitios que han marcado mi vida, en diferentes aspectos, porque al fin y al cabo, he nacido y he crecido aquí y me siento más que orgullosa de ello.

Además, por suerte, soy de una ciudad con mucho pasado histórico y con muchos monumentos que lo acreditan. Recuerdo cuando iba al instituto que además de dar la historia o el arte de muchísimos sitios, nos “metían caña” con la historia de nuestra ciudad, con todo nuestro arte, con leyendas y anécdotas… Y ahora, varios años después, salgo a pasear con mi chica y le voy explicando todos los recuerdos que tengo sobre la historia y las leyendas.

Tengo la suerte de que a ella le encanta escuchar lo que le cuento, así que yo hablo y hablo sobre mil temas diferentes, mezclando unos con otros, porque a cada paso que damos, recuerdo una cosa… Y ella, paciente, me escucha, me pregunta las dudas que le surgen…

Pero e1n fin, nos han venido bien estos días, lejos de todo… lejos de ruidos, despertadores, jefes impacientes, atascos en las rondas… No me creeréis si os digo que casi… Ni he mirado el móvil… Estoy tan relajada y tan tranquila, que cuando saco el móvil y lo miro… Me asusto de la cantidad de mensajes o menciones que tengo…

Lo que más echaba de menos era escribir… Tengo pendientes varias publicaciones, pero como no paramos, no he podido sentarme dos minutos e informar de nuestros pasos, pero al final de esta semana volveremos a casa y seguiremos con nuestra rutina, que si os digo la verdad, me encanta… Aunque lo de madrugar no tanto… El resto, sí. Es nuestra vida, la que hemos ido construyendo las dos, a base de ideas, de gustos, de largas conversaciones, es NUESTRA vida, y para mí, es maravillosa.

Os mando un beso muy fuerte y deciros que a finales de esta semana estaré ya por allí dándolo todo…!!

Un saludo, muac!

Me falta una semana y un día para coger las vacaciones, mis ansiadas vacaciones. No os podéis hacer una idea de las ganas que tengo… Pensareis, ¿Quién no tendría ganas de coger vacaciones? Ya… Supongo que es lo normal, pero yo estas vacaciones me voy a casa, a mi casa.

Puede parecer una tontería pero no voy desde principios de octubre y el tiempo ya hace mella. Tengo ganas de ver a mis hermanos, a mi abuela, a mis padres y al resto de la familia y amigos, por supuesto. Pero también tengo ganas de “Estar en mi casa” de terminar de comer y sentarme en mi sofá, donde siempre me sentaba, disfrutar del olor característico de mi casa, ese que nota la gente de fuera y yo soy ya de fuera y lo noto. Me apetece comer la comida de mi madre, porque en ningún sitio se come como en casa.

A mí me encanta cocinar y siempre que hago algo nuevo, hablo con mi madre para que me ayude, pero no sabe igual. No sé si será la casa, la familia o el truco final, pero las comidas no saben igual.

Tengo ganas de vivir diez días como si el tiempo no hubiera pasado. Durmiendo en mi casa, mi madre llamándome para comer o salir de cervezas.

Me encanta estar en mi casa, en mi ciudad y además, como siempre, me acompaña mi chica, lo que significa que durante diez días le contaré mil historias. Las historias que voy recordando mientras paseamos. En cada calle tengo algo que contar, siempre. El problema es que hemos ido muchas veces juntas y la mayoría de las historias ya las sabe, pero me escucha como si fuera la primera vez que las cuento, creo que nota mi ilusión.

Me gusta mi ciudad, me gusta toda la historia que se puede leer en sus calles. Me gusta pasear por sus calles estrechas, tranquila, sin prisa, sin el sonido de las sirenas de bomberos o ambulancias, sin la prisa que lleva la gente por aquí por Barcelona. Pasear por pasear. Parar, tomar una caña o un vino, comer la tapa que te ponen ( Sí, gratis) y continuar.

No tener que coger el metro, coche o moto durante diez días, porque a todos los sitios se puede ir andando, si quieres, claro. Disfrutar de los espacios verdes que me ofrece la ciudad, que son muchísimos. Y respirar. Mirar al cielo y respirar y llenarme los pulmones de aire limpio.

Tengo ganas de estar con mi abuela que hace unos días fue su cumpleaños y no pude estar en la celebración. Le llevaré unos regalos. Estoy deseando que los abra, ver la cara de niña pequeña que se le pone, con una ilusión en los ojos que es indescriptible. Terminar de comer y jugar con ella al parchís, durante al menos dos horas… Y mientras jugamos que me cuente mil historias, las mismas de siempre, y como siempre, a mí me encanta. Disfruto como si fuese la primera vez, porque es ella, porque estoy junto a ella.

Estoy deseando estar por mi casa… Estar por mi ciudad… Estar con mi gente…

La verdad que echo mucho de menos mil cosas de allí. Echo muchísimo de menos a las personas que dejé allí, a las tradiciones, a las costumbres, a la forma de vida, a los paisajes… Pero sobre todo, echo de menos a mis hermanos.

Somos tres, contándome a mí, yo soy la del medio. Y puedo asegurar que estamos los tres muy unidos. Yo no doy más de dos pasos sin comentarlo con ellos. Son un gran apoyo.

La verdad es que no lo hemos pasado demasiado bien y solo contábamos con el apoyo que nos podíamos aportar nosotros. Es decir, que en las personas que más confío, son ellos. ¿Qué me pasa algo extraordinario? A ellos se lo cuento… Igual a mis padres ni se lo comento, por falta de confianza, por falta de cercanía… Pero a ellos sí.

Y estoy deseando que estemos los tres juntos, porque cuando estamos juntos, sé que no nos puede pasar nada. Cuando estamos juntos disfrutamos, nos reímos muchísimo, nos ponemos al día… Mi chica alucina cuando nos ve juntos, porque somos como un terremoto…

Así que, deseando que llegue el próximo domingo para poder estar diez días por mi tierra, que ya toca! Y descansar y recargar las pilas.

Un saludo, muac.