Posts etiquetados ‘vida’

Tómate el pulso. Dedica dos minutos a colocar tus dedos sobre tu muñeca y ver si respiras, si hay pulso, si el corazón sigue bombeando fuerza a través de las venas. ¿Respiras? ¿Late el corazón? Entonces, dale sentido a cada bocanada de aire y a cada paseo de la sangre recorriendo tu cuerpo. Si respiras, si aún hay pulso tienes lo más difícil, la vida.

Tómate cinco minutos o quizá diez, o los que estimes oportunos para valorar la situación. Tienes toda la vida por delante, porque aún hay pulso, por lo que tómate cinco minutos para ver dónde estás y dónde querías estar, porque ambos lugares no deberían distar mucho entre sí y si la distancia es demasiado grande, la tristeza y la culpa quizá carcoman tu corazón de madera. Piensa, valora e implícate en reducir la distancia, en recorrerla, en superarla… Ve dónde quieras ir y se quién quieras ser. No es fácil y seguramente el camino estará lleno de cuestas pronunciadas y de piedras que te dificultarán aún más el trayecto, pero cuando tienes la convicción de querer algo, no hay cuestas suficientemente empinadas ni piedras tan grandes como para no sortearlas a golpe de poder, porque puedes.

Tómate un respiro y deja de pensar por cinco minutos. No todo consiste en sintetizarlo ni en que las neuronas le den el visto bueno. Respira y lánzate, empieza la cabeza por el tejado, lucha sin escudo y saborea el sudor de la adrenalina palpitando en tu boca. La vida no es predecible, ni se puede vivir en automático ni con la quinta puesta. Desembraga y embraga, y no pienses por un instante en nada más. ¿Qué puede pasar? ¿Que el corazón se te cale?

 

Tómate un lunes en broma y un sábado en serio. Porque no todos los días son días de trabajar y generar, y no todos los fines de semana serán días de gastar y quemar. Los días son sólo 24 horas que transcurren juntas, consecutivamente, pero no tienen más etiquetas que las que tú les pongas. Un lunes puede ser el mejor día de la semana si tú te lo propones, aunque te toque madrugar, trabajar y luchar contra el mundo. Tú tienes las etiquetas y también, la grapadora que hará que se cumplan. Grapa tus decisiones al aire y a tu convicción, pero no a los días que manipularán tus horas.

Tómate un te o quizá un café, pero descansa del día, de la vida. Siéntate y contempla. La vida pasa, sí, pero tú estás en ese pasaje junto a ella. Quizá no vayáis de la mano o quizá no os deis las buenas noches a diario, pero vais juntos, como un viajero y su maleta de mano. Sois una extraña pareja que riñe pero que no pueden pasar sin estar juntos, por lo que tómate un té y valora lo que ves, porque no hay más realidad que la que podemos ver. Que nadie te cuente lo duro que es vivir, lo duro que es sufrir, lo duro que es un puto lunes de abril, que nadie te cuente cuentos sobre vivir, vive tú y contempla lo que la vida te da y te quita, lo que la vida te proporciona y te pide a cambio, lo que la vida necesita de ti y lo que tú estás dispuesto a ofrecer. Se siempre tú el que tiene la sartén por el mango y el reloj sin darle cuerda.

Tómate la vida como si fuera un gintonic. Tómatela con alegría y con ganas, porque solo tenemos una y muchos matarían por tener más tiempo, porque el tiempo es el único producto que en realidad caduca y perece, y nosotros con él. Tómatela junto a las personas que más quieres, reúnete con tus amigos, con tu familia y también con algún enemigo, y alza tu copa y brinda por las sacudidas que da la vida. Pero tómatela antes de que el hielo convierta en agua una ginebra sazonada y adornada como una ensalada cesar, porque después, no te sabrá igual. El tiempo todo lo vence, todo lo cura y todo lo convierte en agua o en polvo. No dejes que la vida te cale e impida que te muevas. La vida está para tomársela así, en frío y de varios tragos.

Tómate en serio y escúchate, nadie te conoce como tú mismo, aunque lo quieras negar. Tú conoces tus debilidades, y te aprovechas. Tú conoces tus garantías de éxito, y te aprovechas. Tú conoces tus necesidades, y te aprovechas. Tú conoces el cómo y el porqué, y te aprovechas. Pero aprovecha todo lo que sabes sobre tí mismo para ser feliz y poder aprender como hacer las cosas. Conocerse a uno mismo es lo mejor que te puede pasar, es como jugar una partida de póker conociendo las cartas de tus rivales, tienes media mano asegurada. Sabes cuando ir y cuando plantarte, cuando subir la apuesta o tirar las cartas. Eso amigo mío, es lo que tienes tú de ventaja conociéndote.

Anuncios

Como muchas de vosotras sabéis, no estamos pasando por el mejor momento. Mi suegro, al que adoro, está hospitalizado en la UCI y su pronóstico no es bueno, no saldrá de esta.
Tras una aventura que dura ya algo más de mes y medio, se encuentra en coma y con escasas posibilidades de salir de ahí. Además, por si eso no fuera suficiente, tiene muy dañado el tronco cerebral, que es la parte del cerebro que se encarga de las funciones más básicas y vitales del ser humano, por lo que, en el supuesto de que saliera del coma, se encontraría con las lesiones cerebrales. Estaría en estado vegetal.
Pero no siempre ha estado así, no. Esto ocurrió la semana pasada, el pasado domingo, cuando le operaron de urgencia, siendo este el resultado.
Antes del domingo, se había enfrentado a una operación muy difícil, una aneurisma gigante y había salido victorioso.
La operación había salido bien, aunque despertó sin apenas mover el lado izquierdo de su cuerpo y sin apenas poder pronunciar una palabra, pero evolucionaba muy bien. El domingo, antes de esa operación, hablaba perfectamente, se movía igual de bien, tanto la parte derecha como la izquierda, evolucionaba tan bien, que ya nos veíamos con él en casa…

Otro día os contaré más cosas sobre lo que pasó, para que podáis entender la rabia y la frustración que nos envuelve y apenas nos deja respirar, pero hoy no. Hoy quiero contaros una bonita historia. Una historia de amor.

 

Hoy vengo a contaros una pequeña y preciosa historia de amor. Es solo un pequeño párrafo dentro de una gran historia, pero es de esos que te encoge el corazón y consigue secarte la boca.

Pocas parejas conozco tan enamoradas y tan bien avenidas como mis suegros. Siempre están juntos y siempre quieren estarlo. Planean, salen, entran, comparten sus cosas y se ríen, se ríen muchísimo.
Son la pareja que te encuentras por la calle siempre de la mano, siempre juntas. La típica pareja que solo tiene piropos entre ellos.
Así eran mis suegros cuando estaban juntos, simplemente felices.

 

 

imagenes-ancianos-enamorados5

 

 

Mi suegro ha estado ingresado algo más de mes y medio, y son muchísimos los días en los que mi chica y yo, hemos estado allí con él. Forzando la máquina para que hablara, para que se moviera, para que pensara…
Allí siempre estaba la incansable y preocupada suegra, a su lado, de pie junto a la cama, ofreciéndole la mano mientras le decía algún piropo o simplemente le recordaba lo mucho que le quería.
Esta era la escena principal que nos encontrábamos cada vez que empujábamos la puerta verde de la habitación. Son pura ternura.
Uno de los días, empujamos esa puerta y nos encontramos a mi suegro llorando. Lloraba como un niño, con ganas. Se le veía alterado y preocupado, mientras se llevaba las manos a la cara para que no viéramos como las lágrimas caían mejilla abajo, sin remedio y sin freno.
Nos asustamos. Mi chica corrió hacia su padre y se puso junto a él, en el sitio que solía ocupar mi suegra. “¿Qué pasa, papá? ¿Estás bien? ¿Qué ha pasado? ¿Qué te han dicho?”… Mi chica soltaba las preguntas, aún sabiendo que las respuestas no llegarían.
Yo me coloqué a sus pies, tocándole las piernas y aguardando a que las lágrimas le dejaran hablar y explicarse…

El hombre, cogió aire, como si fuese el hombre más valiente y se incorporó un poco en la cama. Le pidió a su mujer, que aguardaba a un lado de la habitación, que saliera y esperara un momento fuera. La confusión era total. Nos miramos entre nosotras, les miramos a ellos, pero no podíamos desencriptar qué pasaba allí.
Mi suegra, abandonó la habitación y mi chica y yo, nos acercamos a él.

Me tenéis que hacer un favor. Nos espetó mientras seguía llorando y con los puños cerrados, como intentando controlarse.
Claro, papá. Lo que necesites. ¿Qué pasa? Preguntó mi chica preocupada. El hombre, con los ojos enrojecidos y la mirada triste, no parecía el mismo de siempre.
La tristeza se había enganchado en su mirada y se le veía más meditabundo.

El lunes es día 10 de octubre, tu madre y yo hacemos 41 años de casados. Es nuestro aniversario, cariño. El día 10…. Soltó de repente, mientras desviaba la mirada hacia la ventana y se perdía por una luz casi blanca que por allí entraba.

¿Qué clase de marido sería si no le tuviera preparado un detalle? En 41 años siempre ha habido detalles, regalos, viajes… ¿Y este año… ? Balbuceó emocionado. Este año, sois vosotras las que me tenéis que hacer el favor de traerme el regalo aquí, al hospital.

Nos miramos, las dos. No sabría decir si nuestra mirada tenía más de ternura o de alivio. El hombre sufría porque su aniversario, después de 41 años, no iba a poder ser la fiesta que de costumbre. Sufría por si su mujer, mi querida suegra, no sentía ese amor y ese cariño que él la profesaba. Todos sabíamos que los dos sabían lo que significan el uno para el otro, y supongo que en el fondo ellos también.

 

 

manos-ancianas-juntas-copy

 

Lo tengo pensado, cariño. Que sea algo sencillo, porque tampoco se pueden hacer milagros. Comenzó a decir, como cogiendo la ilusión a puñados y la esperanza se extendiera por toda la habitación. Tu madre necesita un albornoz, ¿vale? Que sea blanco, por favor. Así que le compráis un albornoz blanco ¿vale? y por supuesto, me tenéis que traer una postal grande. No, grande no, gigante, de esas que ponen que te quiero mucho con letras gigantes y en colores vivos. Pero que también tenga una parte dónde pueda escribir yo y firmar la postal.
Me lo tenéis que traer como muy tarde el domingo, y yo lo esconderé aquí, debajo de la cama. El lunes, lo tendré preparado en la mesa, para que cuando tu madre venga a primera hora de la mañana lo verá, y seguro que le hace mucha ilusión.

Esta era la preocupación de un hombre recién operado de una aneurisma gigante.

El lunes, el día del aniversario, los médicos nos reunieron y nos explicaron que no había ninguna posibilidad de que sobreviviera. Su cerebro estaba seriamente dañado y, por más que lo habían intentando, no se podía hacer nada.
Estaba en coma encefálico, nos dijeron, y las posibilidades de que de allí regresara, eran mínimas.

Era 10 de octubre, cuando nos dijeron que no había nada más que pudiéramos hacer. Era 10 de octubre, el día que hacían 41 años de casados.

La vida es dura, muy dura. No necesitábamos que venga nadie y que nos lo diga, que nos escupa la realidad como si nosotras mismas no fuéramos parte de ella, como si viviéramos lejos del mundanal ruido y complejidad, como si viviéramos ausentes de todo, ausentes de nada…

La vida es dura, muy dura. No todos los días tenemos la misma fuerza para levantarnos y poner en marcha cada uno de nuestros músculos y de enfrentarnos al día a día con una sonrisa, dibujada o tatuada, en el rostro. No todos los días son iguales y no todos tenemos la fuerza y el coraje para hacerles frente, pero de una manera u otra, lo hacemos. Suena el despertador y sabemos que nuestro día comienza, con o sin nuestra fuerza, por lo que hacemos de tripas corazón y de desgana, fortaleza, y nos aferramos a una taza de café ardiendo, listas para dar el pistoletazo de salida. Listas para continuar aquello que aún no ha terminado.

La vida es dura, muy dura. No siempre entendemos qué queremos, qué deseamos, porqué estamos dónde estamos y no más allá. No siempre entendemos lo que en silencio gritamos a los cuatro mares, y lo que en público callamos por miedo a que alguien nos escuche. No siempre entendemos los vaivenes de nuestro corazón, agitado o paciente, pero vivo. No siempre entendemos el porqué hacemos ciertas cosas o porqué sentimos cuando no queremos hacerlo. No siempre entendemos lo que esconde la naturaleza humana, nuestra propia naturaleza humana; pero lo intentamos. Una y otra vez. Una y otra vez…

La vida es dura, muy dura. Nos pone a prueba continuamente, sin descanso. Aquí no existen fines de semana ni fiestas de guardar. No hay recreo ni tiempo muerto. La vida viene, a su paso y sin más, prosigue, sin mirar atrás, sin dejar lo que ha dejado por medio, sin preocuparse por nada más que continuar su curso, que seguir llenando hojas de un diario o de seguir arrancando las hojas de un calendario. No mira atrás, la vida sigue, aunque tú te pares, aunque tú no camines, aunque tú no lo entiendas ni luches por hacerlo.

La vida es dura, muy dura. Nadie sabe las respuestas adecuadas y no creo, que haya ninguna. La vida no reconoce entre “el acierto” y “el fallo”, creo que las cuestiones de la vida, tienen más de dos opciones y son todas válidas, solo depende de quién esté al otro lado juzgando y valorando. Somos nosotros mismos los que “nos ponemos nota” y valoramos a los demás, juzgando y prejuzgando, dándoles un valor, dándoles una nota… Somos nosotros mismos, nosotros…

La vida es dura, muy dura. No sabemos cómo hacer ciertas cosas porqué no tenemos libro de instrucciones ni un croquis o un mapa conceptual que nos explique el cómo y el porqué, el cuándo y el dónde. No lo tenemos, y eso es lo que nos hace débiles, el no saber responder a nuestra propia vida. Nos sentimos como cuando salimos de Ikea con un mueble grandioso y vemos, que hemos tirado a la basura, junto al embalaje, las instrucciones de montaje… Así es la vida, como un puto mueble de ikea sin instrucciones y con siete llaves allen.

La vida es dura, muy dura. Pero lo más duro de la vida, es vivirla sola, sin nadie con quién compartir esa dureza o esa desgana, sin nadie que te ponga la mano en el hombro, mientras que notas que la vida se ralentiza, se pausa… La vida es dura, pero contigo es posible. No siempre tenemos las respuestas adecuadas o sabemos con certeza qué debemos de hacer, pero lo que sí tengo claro es que te tengo de mi lado, y así, somos mayoría para ganar el día a día. Juntas somos más que un equipo, más que una pareja, más que dos… Juntas somos la respuesta a la vida, a los días de desgana, a la desconfianza o a las preguntas de opción múltiple.

Somos la respuesta, cariño. La respuesta a la vida, somos nosotras mismas.

Igual no lo sabéis, pero tuvimos la boda más bonita del mundo.

Todo valió la pena con creces. La espera, los nervios, la ansiedad y las ganas de verla de blanco, todo mereció la pena.
Me había imaginado mil veces cómo sería su vestido, cómo le quedaría y cómo iría peinada, pero ni mis ilusiones más increíbles pudieron hacer sombra a la realidad de aquel día.

El coche se detuvo frente a las escaleras, el cochero se giró y nos avisó de que ya habíamos llegado, el trayecto se había terminado. Notaba los nervios flotar por dentro de mi ser, moviéndome el vestido. Mi hermano se precipitó y salió antes de que yo pudiera hacer ningún movimiento, me abrió la puerta y me ofreció su mano, ayudándome a salir.
No había nadie esperándome, todos estaban dentro ya. Mi chica había llegado antes que yo, por eso estaban todos dentro ya, esperando.
Cogida con fuerza al brazo de mi hermano, intentando así controlar no solo el movimiento de mi cuerpo, sino mi propia respiración, ascendimos los escalones que me separaban de ella…
Comenzó a sonar nuestra canción y noté como la emoción sobrepasaba mi piel y brotaba a través de mis ojos. “Over the rainbow” me acompañó en cada uno de esos escalones, y después también, cuando enfilé el pasillo y me puse de frente a todos nuestros amigos y familiares, aunque aún, no podía verla. Aún no había podido verme. [ Durante la ceremonia salió el arco iris. Nos encontrábamos en una sala acristalada, encontrándonos nosotras al fondo, delante del ventanal. Se nos veía a nosotras y al fondo, el arco iris… No podía haber sido más perfecto]

Muchas caras conocidas me saludaban, me gritaban, sonreían y me hacían sonreír a mí. Ahí, en esa pequeña sala, estaba todo mi mundo, toda mi gente, todo lo que quiero…
Seguí caminando con paso firme,a pesar de los nervios y entonces la ví. Tuve que llegar hasta la mitad de la sala para poder verla, pero lo hice.

 

IMG_0932

A pesar de que os he hablado mil veces de mi chica, siempre lo hago, nunca os he dicho lo guapa que es, ¿verdad? Pues ese día, el día 24 de junio no estaba guapa, no, estaba increíblemente espectacular. Creo que ese día, cuando al fin pude verla, me volví a enamorar.
Todos los silencios que habíamos tenido en cuanto al vestido, al peinado, a lo que íbamos a hacer o no, habían merecido la pena. Estaba allí, de pie, preciosa como ella sola y mirándome, esperándome.
Nos quedamos unos segundos, dos o tres, mirándonos y gritándonos en silencio millones de cosas. Al fin. me acerqué y le di un beso en la mejilla, para después besar también a mi suegra, que esperaba paciente a su lado.

Le habíamos pedido a mi tío que se encargara él del acto y fuera el maestro de ceremonias.Tengo la suerte de tener un tío increíble, que está acostumbrado a dar discursos y hablar en público. Y desde que comenzó a hablar, nos puso la piel de gallina y la lágrima queriendo escapar.
Fue una ceremonia emotiva, sencilla y familiar. Fue espectacular.

Os podría contar mil anécdotas, mil cosas que ocurrieron durante la ceremonia y la posterior cena. Aunque la fiesta no acabó ahí, nosotras llegamos a la suite que nos habían regalado los amigos a las 09,30 de la mañana, por lo que las anécdotas pueden ser tantísimas…

No se si el día 24 fue el día más importante de mi vida, pero sin duda será uno de los más bonitos, de los más emotivos y de los más especiales. Tenía millones de sensaciones distintas rondándome, y todas eran increíbles.
El hecho de estar en mi casa, en mi tierra, con mis dos mundos más queridos. Con la gente de Barcelona, con la gente de Alicante, con la gente de Madrid y por supuesto, con los de casa… Eso tiene un valor incalculable.
El hecho de dar el sí quiero, por fin, después de más de siete años juntas y saber, que este solo es le comienzo de todo lo que vamos a vivir…
El hecho de que nuestras sobrinas se encargaran de llevarnos los anillos y por supuesto, de darle ese punto de humor a todo…
El hecho de haberme casado con la persona más maravillosa del mundo, a la que le volvería a pedir matrimonio mil millones de veces más y con la que, quiero pasar siempre los días, las noches y todo lo que nos regale la vida. Ella es la que da sentido a todo lo que hago, ella lo es todo y por eso todo vale la pena.

Gracias amor por ese día, ¿repetimos?
En alguna otra entrada os subiré alguna foto de los detalles, de los anillos o del sitio tan espectacular en dónde nos casamos ¿os hace?

¿Conocéis Cartas a Lucía de Mari Ropero? Pues es la recomendación que traigo para hoy. Las que sí lo conozcáis y lo hayáis leído, entenderéis entonces la sugerencia, ¿verdad? Sin embargo, para las que esta novela les resulte desconocida, haceros con un ejemplar, porque os encantará.

Cartas a Lucía es una increíble historia que está escrita desde el corazón e intenta llegar al tuyo a través de sus personajes, sus diálogos y sus vivencias. Me encanta como la autora, Mari Ropero, trata temas tan difíciles, o no tan fáciles, como son los sentimientos, las relaciones y los silencios que ocultan las verdades.
No es fácil meterse en la piel de un personaje, mucho menos de más de media docena, y hacer que sus vivencias más personales traspasen el papel de la propia novela y te lleguen. Pero sí que es cierto, que la intensidad de algunos sentimientos bien descritos pueden conseguir erizarte el vello, simplemente al pasar de página.

Lucía consiguió mantenerme pegada al libro y no soltarlo hasta darlo por finalizado. He de reconocer varias cosas muy positivas de esta novela, pero quizá la primera que me llamó la atención fue precisamente la historia. No había leído nada similar o semejante a esta, por eso, desde el primer capítulo quise saber más.
Los misterios que te va presentando a medida que la historia avanza, no dejan zanjados los interrogantes anteriores, al menos no del todo, sino que a medida que lees y que crees que ya sabes por donde irá la trama, te das cuenta de que te has equivocado, otra vez.
Mari Ropero ha conseguido dejarme en fuera de juego más de una vez, por presuponer lo que creía que iba a pasar. Sabe mantener el suspense y la intriga con sus personajes y con todo aquello que les concierne, de manera soberbia.
Cuando me hago con una novela nueva, siempre imagino de qué irá a través de su portada, de alguna información que me haya podido llegar, por alguna reseña… Y una vez que lo empiezo, vuelvo a pensar… ¡Ah! Es una historia romántica, o policíaca o de fantasía… Os aseguro que en esta novela, no podrás hacer esto hasta que la historia esté bien avanzada, y eso me apasiona hasta el punto de necesitar saber más y más, y el resultado es no soltar la novela hasta que esta llega a su fin.

Así que sí, si queréis un libro nuevo, ameno, escrito con tanta sencillez que te cala desde la primera página, y que sus enredos no se resuelvan en el capitulo dos, este es tu libro. Te aseguro que te encantará.

Cartas a Lucía de Mari Ropero.
Os dejo el enlace de la novela de Amazon: http://www.amazon.es/Cartas-Luc%C3%ADa-Mari-Ropero-ebook/dp/B018SRI7WO

Tenía la necesidad de escribir hoy una entrada al blog. Sin duda alguna, hoy es un gran día, un gran martes, de esos que no olvidarás ni aunque recicles recuerdos. Hoy es martes, y me encanta.

Tengo la suerte de poder decir, que mi novela se publicará pronto, muy pronto. Antes de lo que pensabais, antes de lo que yo misma podía imaginar… Pronto. ¡Qué bonita palabra! Pronto…

He tenido la suerte de colaborar en varios proyectos, de publicar para varios medios, de realizar algún que otro programa de radio y de, por supuesto escribir. Siempre me he sentido muy orgullosa de todo aquello que he hecho, con lo que he colaborado y lo que he hecho, no puede ser de otra manera. Pero el orgullo que siento hoy, es indescriptible.

Ayer recibí un paquete muy especial, el paquete que traía mi mayor orgullo dentro, el paquete que contenía mi libro en su interior. No os voy a negar que ya lo había visto en formato libro el mes pasado, pero no había visto el definitivo, ese se me resistía un poco.
Abrí el paquete y cogí el libro, me encanta el olor de un libro nuevo ¿Y a vosotras? Y más, cuando reconoces la portada, el tipo de letra, lo que viene detrás de cada nueva página…

Pues bien, pronto, muy pronto estará publicada mi novela, mi primera novela, mi orgullo… He querido adelantaros aquí la portada, con el título y todo, para que podáis verla antes de que salga publicada oficialmente, es lo mínimo.

Por fin, me he decidido a publicar sin mi pseudíonimo, ese que durante tanto tiempo me ha escondido de la realdiad. Era la hora de poner mi firma personal, totalmente libre de capas que me oculten. Totalmente yo.

Así que nada más, compartir con todas vosotras mi alegría, mi orgullo y mi trabajo, porque ha sido duro sacar este proyecto a la luz, pero ahora que lo veo acabado, se que ha merecido la pena en todo. Es increíble ver la portada que yo misma he realizado, los acabados, el título y por supuesto, mi nombre debajo, es una sensación rara, pero increíble.

La verdad, que os confieso que siento miedo o quizá sólo sean nervios, no lo sé. Pero estoy encantada y feliz, muy feliz. Eso lo tengo claro.

 

IMG_6959

“Respira, ya estás fuera” nos cuenta la historia de Tania y su llegada a Barcelona para estudiar en la universidad. Atrás deja a su familia, a la que adora y su antigua vida, que espera poder cambiar y empezar de cero. “Respira, ya estás fuera”, es una historia de superación, de las que se escriben desde dentro de una misma, para que te toquen nada más leerla.

En cuánto esté disponible en Amazon, lo anunciaré en las redes sociales. Así que, comienza la cuenta atrás, amigas.

Un beso bien fuerte, y gracias. Gracias por todo.
Noe

Había pedido una “copia de prueba” de mi libro, para poder revisarlo en profundidad antes de comercializarlo. Tenía que ser el libro, aunque me habían dicho que el plazo aproximado de entrega sería el viernes, por lo que pensé que hasta el lunes no nos veríamos las caras. ¡Qué equivocada estaba! ¡Y cuánto me gusta no haber tenido razón!

No se cómo explicaros lo que sentí cuando desembalaba el paquete y terminaba rompiendo el cartón deseando llegar hasta el libro. Pero, ahí estaba. Mi libro, con el título que yo pensé para él. Con mi nombre en mayúscula presidiéndolo. Mi libro, mi trabajo, mi esfuerzo…
Fue una sensación rara y casi me alegro de haber estado sola en casa cuando lo recibí, porque pude tomarme ese tiempo necesario para digerir lo que estás apunto de vivir sin ninguna prisa y sin nadie que me mirase, aunque fuese desde el orgullo, por supuesto. Fue mi momento, nuestro momento a solas. Fue perfecto.
Así que sí, ya tengo entre mis manos “Respira, ya estás fuera”, que si va todo bien estará estas navidades en amazon para poder adquirirlo. “Respira, ya estás fuera”, le digo yo ahora al libro, mientras observo detenidamente la portada.
Gracias a tod@s vosotr@s por dejarme hacer realidad uno de mis mayores deseos, publicar un libro. Parte de este trabajo, es vuestro, porque si no estuvierais ahí, yo tampoco estaría a este lado. ¡Gracias!

Respira, ya estás fuera…