Archivos para febrero, 2014

Buenas noches:

La noche es más larga de lo habitual. Hoy estoy en el tren de camino a mi tierra. Aún me quedan por delante casi 3 horas de viaje y no puedo dormir.
La maravilla de los teléfonos inteligentes e internet es que puedo escribir una entrada desde aquí, aunque ni sí quiera se donde estoy.
Me gusta viajar de noche porque parece que se me pasa antes. Siempre pienso que aunque sea, algo podré dormir… Aunque hoy creo que no lo conseguiré.
Mi madre me llamó hace una semana para decirme que la tenían que volver a operar. Tiene cáncer de piel y al parecer se le ha reproducido por tercera vez y le ha salido en dos sitios distintos. El viernes (mañana) la operan y de lo quitarán. Por eso voy a casa.
No os voy a engañar… Estoy preocupada, quizá ese. Sea el motivo por el que viajé con tanta rapidez como he podido…
Aunque sí os soy sincera soy optimista… Mucho.
Además, mi chica viaja conmigo. Ahora mismo está dormida como un bebé aquí, a mi lado. La he estado observando… Está tan tranquila y tan bonita… Me ha parecido que tenía frío así que he cogido una de esas mantas de viaje y la he tapado.
Vaya donde vaya, siempre llevo conmigo mi agenda con las mil cosas que tengo que hacer, mails pendientes, información que buscar.., y siempre dos o tres folios en blanco en los que poder dibujar mis pensamientos e intentar darles voz y forma.
Aquí os dejo los cuatro dibujos de este viaje de madrugada en el que no hay bostezos ni pijama.

Duerme la noche acuñando mis sueños.
Bostezando al cristal del tiempo.
Miles y miles de improperios.
Dignos de un loco o del más cuerdo

Porque sueño, sí. A veces a oscuras.
Otras sueño contigo, sin premura.
Otras recupero el aliento y la cordura.
Soñar es mi medicina, las heridas me cura.

Desenfundo la atención u las gafas.
No me gustaría perderme ni una palabra.
Ni sí quiera las esdrújulas ¡que macabra!
Soy una insensata sin miedo ni coraza.

Camino valiente, despacio y descalza.
Me sacudo el miedo, me calzo la templanza.
Te miro a los ojos, sin desconfianza.
¡No me falles! Mi sueño es la fianza.

Anuncios

Cada día estoy más enamorada de mi chica.

Cada día estoy más enamorada de mi chica. Cada día me doy cuenta de que la quiero más, cada día me doy cuenta de que la necesito más, cada día me doy cuenta de que la admiro más, cada día me doy cuenta de que me quedo más tiempo embobada mientras la miro, cada día me doy cuenta de que a su lado rio con más fuerza, cada día me doy cuenta de que planeamos más y más cosas, cada me doy cuenta de que la intento proteger de todo, cada día me doy cuenta que el día que empieza es un regalo.

Cada día estoy más enamorada de mi chica… ¿Es esto posible? Yo la verdad, no lo sé. Es la primera vez que quiero así. No sé si es posible que el amor crezca, como crece el deseo o la admiración. No sé si es posible querer más que el día anterior y saber que mañana me pasará lo mismo. Es la primera vez que quiero más cada día y sé que será la última.

Cada día estoy más enamorada de mi chica y lo noto. Siento dentro de mí aun las mariposas en el estómago cuando de ella se trata, no puedo dormir ni una noche sin abrazarme a ella y susurrarle lo mucho que me importa, la miro y entiendo mis deseos y mis miedos. Es ella… Ella es mi amor, ella es lo que yo necesitaba y lo que quería para mi vida…

Cada día estoy más enamorada de mi chica y se que es culpa de ella y no de mi gran capacidad para amar… Ella se deja querer, ella se hace querer y ella se merece que la quiera como jamás quise a nadie. Ella es preciosa, ella está preciosa y ella me hace sentirme preciosa. Ella es mi carcajada más fuerte, porque la risa nos acompaña allá dónde vayamos. Ella es mi sonrisa disimulada, pícara, oculta… Ella es mi despertar un domingo sin tener que trabajar y desayunar en la cama. Ella es mi sábado noche de sofá, manta y película. Ella es mi pareja de baile y mi pareja de cine preferida. Ella es lo que termina por completarme a mí. Ella es mi alter ego, mi sombra, mi amor y mi devoción…

Cada día estoy más enamorada de mi chica y cada día me siento más orgullosa de sentir tanto amor. Estoy orgullosa de muchas cosas en mi vida, de todas las cosas que he podido conseguir a base de tesón y lucha. Estoy orgullosa del carácter que he terminado por forjar a pesar de todas las circunstancias. Estoy orgullosa de cada una de las palabras que sangro en este blog. Estoy orgullosa de mi familia, de mis orígenes, de mi ciudad y de mis costumbres. Estoy orgullosa de ti, mi amor, y de lo que soy yo a tu lado. Estoy orgullosa de nosotras y de la imagen que proyectamos. Estoy orgullosa de haber encontrado a tan buena acompañante de viaje. Estoy orgullosa de tu sonrisa y de tu mirada llena de luz. Estoy orgullosa de ti, mi vida, porque eres y siempre has sido, una gran luchadora. Estoy orgullosa de tu seguridad, de tu libertad y de tu saber estar. Estoy orgullosa, muy orgullosa.

Cada día estoy más enamorada de mi chica y creo que es lo más normal. El amor no es tan ambiguo como a veces pensamos… El amor crece, como crece el deseo o como crecen las flores… Todo crece porque tiene vida propia. A la vida hay que cuidarla, mimarla, adorarla… Y crece hasta límites desorbitados. Tú eres mi órbita.

Espero que mi chica no lea esto o me tocará dormir en el sofá…

 

Me he enamorado…

Fue verte y sentir un sinfín de emociones y sensaciones.

Fue verte y sentir que se me paraba la respiración y que mi corazón dejaba de bombear. Duró solo un segundo o quizás varios minutos, no sabría decirte, porque cuando hablo de ti, el tiempo vuela…

Fue verte y sentir que se me inundaban los ojos de lágrimas y que la respiración volvía a mí, provocando una exhalación un poco exagerada, aunque lo único exagerado que hay hablando de ti, es lo que provocaste en mí.

Fue verte y sentir que ya te quería. Es raro cuando conoces o ves a alguien por primera vez y sientes esa sensación, esa conexión, esa necesidad casi indescriptible de formar parte de su vida.

Fue verte y sentir que todo lo bueno que he vivido no había sido nada comparado con lo que me queda por vivir a tu lado.

Fue verte y sentirme tan grande de verte. Jamás pensé que nuestro primer contacto me hiciera sentir tantas cosas.

Fue verte y sentir que siempre cuidaría de ti, que serías mi niña, mi consentida…

Fue verte y sentir que en verdad, ya nos conocíamos ¿Verdad? Es cierto que jamás nos habíamos visto, aunque sí que me habías oído hablar ¿verdad? A pesar de que suelo hablar bajito…

Fue verte y sentir unas ganas irremediables de acariciarte, de sentir tu piel sobre la mía y que tú, mi pequeña, pudieras sentir la mía. Tenías la piel sonrosada y suave, muy suave. Olías a vida e impregnaste la mía con tu olor, haciéndome reír y haciéndome sentir que todo es posible en esta vida si se lucha por  conseguirlo.

Fue verte y sentir que eras preciosa, que tus facciones, aun un poco difuminadas me resultaban muy familiares. Fue verte y sentir que en el fondo, no éramos tan distintas…

Fue verte y sentir, que todo el mundo que tuvo la suerte de conocerte aquel día se emocionó. Yo la primera, por supuesto. Eras tan esperada, pequeña mía, que nos emocionaste desde antes de que llegaras.

Fue verte y sentir que ya habías cambiado mi vida, mi forma de comportarme en muchas cosas, mi ilusión por luchar por mi futuro y mis ganas de volver a verte, cuando caía la noche.

Fue verte y sentir que me mirabas… Seguramente no me veías, pero me mirabas. Tus ojos rasgados miraban fijamente a los míos, mientras yo, orgullosa hasta la saciedad de ti, te decía todas las cosas bonitas que se me pasaban por la cabeza… ¿Lo recuerdas? Algún día yo te lo contaré…

Fue verte y sentir… Sentir… Sentir… No todas las personas logran eso con solo mirarlas, hacernos sentir, eso lo has logrado tú, mi pequeña, porque eres muy grande.

Fue verte y sentir que el mundo se me quedaba demasiado grande, que hay tanta vida a nuestro alrededor que a veces ni nos percatamos… Hay tanto amor y tantas cosas buenas que no pueden ser tapadas por las malas, no pueden.

Fue verte y sentir que tenía que besarte, comerte a besos, dedicarte largas parrafadas… Y sentirme observada por mi chica mientras hacía esto y ver, como su mirada estaba cargada de amor y de emoción. Ella se emocionaba cuando me veía contigo, en brazos, dándote besos y cantándote o poniéndome tierna y diciéndote todas las frases bonitas que venían a mi cabeza…

Fue verte y sentir que eres preciosa y que ella, tu tía, también lo es. Pero es cierto, que contigo en brazos, estaba más que preciosa. Tenías la cara iluminada cuando la mirabas y después me buscabas con la mirada por la habitación… Preciosas, las dos, mis dos amores.

Fue verte y sentir que tenía tantos motivos por los que querer a mi hermana, que no sabría por cual empezar. Mi hermana es mi mejor amiga y es mi apoyo para todo. Mi hermana es a la única a la que le cuento mis secretos y mis preocupaciones, a la que le hablo sin mordaza y sin miedo. Mi hermana es la que me ha dado los mejores consejos, la que me ha dado su hombro cuando lo he necesitado, la que ha venido hasta Barcelona para verme y arroparme. Mi hermana es un tesoro y la adoro. Mi hermana me ha dado un motivo más que grande para luchar y seguir creyendo…. Mi hermana me ha dado a mi pequeña, a mi chiquitina, a mi otro amor… Gracias hermana, no sé cómo decirte lo orgullosa que estoy de ti… Aunque ya lo sabes.

¡Eres una madraza!

La vida es un momento, un momento cargado de vida.

La vida es un momento, un suspiro, un mirar el reloj y olvidar la hora… Eso es la vida.

La vida es un momento, una frase acertada, una frase deseada, una llamada a media mañana comunicando la noticia de la vida, de tu vida, sin duda de la suya…

La vida es un momento, es colgar y sonreír o llorar, o las dos cosas a la vez. Es sentir la vida correr por tus venas junto a los nervios, junto a un sinfín de emociones que hasta ese momento, no conocías. La vida es sentir.

La vida es un momento o quizá dos, o tres… Depende quien te cuente la vida, sabiendo que todas las vidas cuentan, que todos los momentos son válidos, que todos los momentos vividos no deberían desaparecer jamás…

La vida es un momento, pero vale más que una trilogía de sucesos vacías… La vida cambia cuando ves a tu hermana embarazada. La vida cambia cuando ves a tu hermana llena de vida, por dentro y por fuera, en sus ojos, en su sonrisa y en esa barriga que te pasarías horas tocando y besando… La vida está llena de vida, sin duda.

La vida es un momento en el que los nervios se apoderan de ti, de tu respiración, de tus manos nerviosas… Y solo necesitas saber que esa vida tan cercana a la tuya, se encuentra bien, se encuentra feliz… La vida es ese momento en el que suena el móvil y te manda una foto en la que ves lo bien que se encuentra.

La vida es un momento en el que sabes que la próxima vida está próxima. Notas la respiración acelerada, las palabras que se tropiezan en tu boca, tu andar despistado… Notas la vida que se aproxima.

La vida es un momento en el que las enfermeras, despreocupadas, se comunican que ya ha nacido, que está preciosa y que la van a traer… La vida es ese momento en el que decidiste esperar ahí, escuchar esa conversación y comunicar a todo el mundo, que la pequeña ya ha nacido.

La vida es un momento en el que la enfermera empuja distraída una cuna con una niña morena, con una gran melena y grande, muy grande…

La vida es un momento que vale por todo… No tiene precio que suban la persiana en “Nidos” y te dejen ver a la nueva vida que ha colmado la tuya de felicidad y apenas tiene minutos de vida…

La vida es un momento en el que ves como tu sobrina está perfectamente, está preciosa y grande. Las enfermeras le peinan su gran melena mientras la lavan. Esa niña es mi perdición, esa niña es mi vida, ha sido el momento de mi vida y por el momento, es mi vida.

La vida es un momento cuando todos, emocionados, nos dimos la enhorabuena y nos besamos.

La vida es un momento, el momento en que mi hermana irrumpe en el pasillo con su cama, y la miras y la ves preciosa. Preciosa es poco…

La vida es un momento y ese momento está lleno de satisfacción y de orgullo. Siempre he tenido a mi hermana presente para todo. Siempre la he admirado y querido, siempre la he apoyado y respetado, siempre la he querido más de lo que ella pueda imaginar y siempre me he sentido querida por ella a rabiar…

La vida es un momento en el que miras a los ojos a tu hermana y ves vida. La vida que transmiten sus ojos, plenos de felicidad…

La vida es un momento en el que la enfermera le coloca a la niña en su regazo y ella se emociona. Esa emoción eclipsa todos los demás sentimientos. Mi vello se eriza, mis ojos se inundan de plenitud y lloro.

La vida es un momento en el que cojo a la niña en mi regazo, le acaricio y ella, me agarra mi dedo con fuerza. Me mira, igual no ve, pero ella me mira, fijamente. La vida es ella, ella nos ha traído la vida.

La vida es un momento, eso sí, un momento tras otro… ¿Cuál es tu momento?

La cuenta de la vieja

Publicado: 7 febrero, 2014 en Uncategorized

¿Sabéis? Mi hermana salía de cuentas el día 20 de enero… Por ese motivo hice mil piruetas para poder estar aquí el día 16… Por sí le daba por adelantarse.
El día 24 fue al médico… Al parecer se habían equivocado con la cuenta… No salía el día 20… Sí no el día 28…
Hoy es día 7 y la han ingresado a las 8 de la mañana. Le han dicho que está aún muy verde, así que allí está la pobre con el gotero… ¿Será hoy el día? ¿Mañana?….

La madrugada no vino sola…

Publicado: 2 febrero, 2014 en Uncategorized

Y la madrugada no vino sola…
Y la madrugada no vino sola, te trajo a ti, vino contigo… El tren entró en la estación, disminuyendo la velocidad y chirriando a cada paso…
Y la madrugada no vino sola, vino con el silbido del tren y el sonido de mi respiración, entrecortada…
Y la madrugada no vino sola porque yo estaba allí… En la dársena, nerviosa, con las manos en los bolsillos resguardándome del frío, calmando los nervios, calmando el temblor de mis manos, de mis frías y nerviosas manos.
La madrugada no vino sola… Viniste tu… El tren llego, la madrugada dio paso al alba y entre el bullicio de pasajeros y maletas, un caminar seguro y erguido me dio la pista…
La madrugada no vino sola… La madrugada se fue con nosotras…
Bienvenida a casa.

20140202-215401.jpg